Núcleo inflacionario cede y lleva a corregir a la baja expectativas

En el año móvil a junio, el IPC cayó levemente a 10,9%; freno en suba del dólar modera presiones
La inflación se descolgó en junio del 11% y parece iniciar un camino de moderación en sus principales componentes. La interrupción en el ritmo de apreciación del tipo de cambio llevó a los analistas a corregir a la baja sus expectativas para el cierre de año.

En los 12 meses a junio, el Índice de Precios al Consumo cerró en 10,9%, según los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los analistas privados encuestados por El Observador a fines de junio esperaban que la inflación se moderra pero de forma más pronunciada de lo que efectivamente se dio. La mediana de los expertos proyectaba una inflación de 10,6% para los 12 meses finalizados en junio. Durante el último mes, los precios al consumo subieron 0,4%, alentados por el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas, seguido por restaurantes y hoteles. En el primer caso, el aumento promedio de los precios fue de 0,96%, mientras que restaurantes y hoteles se encarecieron 0,54%. Por otra parte, los rubros transporte, y recreación y cultura presentaron una baja de precios en la comparación mensual con mayo, de 0,31% y 0,23%, respectivamente.

Por otro lado, en los 12 meses a junio sobresalió el salto de casi tres puntos porcentuales (a 17,8%) que mostró el aumento de alimentos no elaborados (hortalizas, verduras, frutas y carne). Como consecuencia de las complicaciones climáticas –que impactaron en verduras y hortalizas–, ese componente cerró casi 7 puntos por encima del índice general.

Precisamente, el economista de Cinve, Nicolás Fornasari, dijo ayer a El Observador que el comportamiento de ese indicador "sorprendió" porque estaba previsto que su impacto estuviera acotado básicamente a mayo y que no se extendiera a junio como ocurrió. No obstante, indicó que esa variable "debería converger a la normalidad" en los próximos meses, algo que jugará a favor del control de las presiones inflacionarias.

El impacto del dólar


La baja de 0,5% que tuvo el dólar el pasado mes se reflejó en un descenso en los precios transables –aquellos bienes y servicios que se comercian con el exterior y que toman sus precios en los mercados internacionales– que pasaron de una expansión interanual de 12,1% en mayo a una tasa de 10,9% en junio. Además, esa categoría tuvo el menor incremento interanual desde enero.
Por su lado, la inflación no transable –los precios de la economía uruguaya que no se ven incididos por el mercado exterior –, también moderó su aumento en casi tres décimas y se descolgó de los dos dígitos para cerrar en 9,9% en los 12 meses a junio.

En tanto, la inflación subyacentes –aquella que refleja únicamente el comportamiento del núcleo duro de la canasta de consumo, sin considerar alimentos no procesados ni los precios administrados– tuvo un descenso respecto a mayo de casi medio punto para cerrar en los 12 meses a junio en 10,3%, y también mostró el menor ritmo de expansión interanual desde enero.

Según Fornasari, el comportamiento que mostró el billete verde en el último mes tampoco estaba dentro de lo previsto hace poco tiempo, algo que se reflejó con una fuerte moderación en los precios de las manufacturas durables. El experto adelantó como "probable" que Cinve corrija a la baja su proyección de inflación de 10,35% para el cierre del año producto de la "nueva dinámica" que está mostrando el dólar y la moderación que está mostrando la "inflación tendencial".

En la misma línea, Santiago Rego de CPA Ferrere destacó el "afloje" que muestra la inflación subyacente en los últimos tres meses, algo que de alguna manera refleja el impacto negativo que causó la fuerte apreciación del tipo de cambio en los meses de enero y febrero.

Con una moderación del "núcleo duro" de los precios en curso –que también está asociado a un menor dinamismo del consumo privado y crecimiento de los salarios–, CPA seguramente corrija levemente a la baja su estimación de una inflación de 10,3% para fines de año. De todas formas, Rego aseguró que se mantiene la proyección de una suba de precios en el eje de 10% para este año y 2017, pero descartó un regreso a una suba de precios de un dígito.

En el proyecto de Rendición de Cuentas que el gobierno elevó al Parlamento el pasado mes, el equipo económico proyectó una suba de precios de 9,9% en promedio para 2016 y de 8,4% para 2017.

Embed



Populares de la sección