Nueva ficción uruguaya para Internet

Hoolister, un siniestro parque en decadencia donde nace otro modo de contar historias
Por Matías Castro, especial para El Observador

Un parque de atracciones cuyos empleados descubren el secreto sórdido que esconde su propietario. Esa es la sinopsis de El maravilloso parque Hoolister, la nueva serie web que filman ahora Gastón Armagno, director, guionista, director y actor, y sus compañeros de Finoli Films. La expresión "serie web" significa que está pensada para ser emitida en Internet, sin avisos ni horarios de emisión que dependen de la buena o mala voluntad comercial de un canal tradicional.

"La elección de trabajar para Internet tiene que ver con la libertad que te da" explica Armagno, que tiene 31 años y hace ocho que dirige la productora Finoli. "El de las series web es un mundo que creció muchísimo y tiene festivales propios. Escuela de canotaje (la serie anterior que hicieron junto a Canal M) se presentó en el BAwebfest y ganó como mejor guión de Latinoamérica y también en la categoría de mejor actriz, compitiendo con Chile, Venezuela, España y otros países. Ahí descubrimos que hay todo un mundo de coproducción y distribución, donde mucha gente compra series sin importar el idioma, porque el público que consume estas producciones es variadísimo, es un consumidor que acepta más rápido lo multicultural. Eso me abrió la cancha a buscar otros formatos, cosa que implica contar historias en poco tiempo. Hacer historias más extensas implica un presupuesto que nuestra productora no tiene. Así que tratamos de generar productos que podamos hacer bien y para un formato que crece mucho. Filmar para la tele es muy difícil, porque no hay un lugar específico para ficciones como esta y además es un medio que implica mucho más inversión".

Su productora nació para la web, con un programa llamado Finoli Finoli que se emitía exclusivamente en el desaparecido portal LinkTevé. Con el tiempo se convirtieron en productores, se rebautizaron Finoli Films y emprendieron otros proyectos, además de servicios audiovisuales. Con el dinero que ganaron en un trabajo de encargo, financiaron El maravilloso parque Hoolister. A partir del extenso casting que hicieron para Neptunia, una película que filmaron hasta hace poco y que se verá el año que viene, encontraron muchos de los actores de esta serie.

"El maravilloso parque Hoolister surgió porque encontramos la locación" cuenta Armagno.
"Descubrimos el Blu Park junto al Geant, hablamos con los dueños y nos abrieron las puertas. Queríamos hacer una serie web distinta a Escuela de Canotaje, que era un mockumentary (un falso documental). Escribí el guión con mi socia Patricia Porzio. Al principio tenía más que ver con monstruos y fantasmas, con unos tipos que decían ser cazafantasmas y no lo eran, pero no nos cerraba. A Patricia le pareció que había que llevarla más hacia el suspenso, con un grupo de personas que trabajan en un parque donde no va mucha gente. Estas personas, de tanto estar sin nada para hacer, van descubriendo que el dueño del lugar esconde algo más, y que eso trae consecuencias en el micromundo del parque. Aparecen tipos raros, compañeros que desaparecen, muertos; y como la protagonista es fanática de series policiales y de Los archivos X, se hace la cabeza y se da cuenta de que el parque es una pantalla. Cuando ella entiende lo que pasa, empieza a llamar la atención de estos tipos, y ahí se empieza a complicar".

Después de mucho tiempo de funcionar como un proyecto casi de culto, en el último año se ha hablado más de las producciones de Finoli gracias a que recibieron el apoyo de Alfredo Casero, quien los señaló como renovadores del humor rioplatense. Casero, de hecho, filmó hace un mes en Montevideo una participación en Neptunia y antes ya había trabajado con ellos. Otra cosa que les dio más proyección fue el éxito de Escuela de canotaje, una historia de humor absurdo más apta para seguidores del inglés Ricky Gervais que de la comedia rioplatense más populachera.

Dentro del equipo de base en Finoli siguen los mismos de cuando empezaron con sus sketches en LinkTevé: Armagno y Marcelo Bessonart. En esos primeros años, cuenta Armagno, que es la cara más visible del grupo, filmaban mucho y se concentraban en el humor. "A partir de cierto punto decidimos frenar y ponerle más cabeza a las cosas", cuenta. Por el camino se sumó Patricia Porzio, actriz, productora y guionista, que sería la tercera socia en el emprendimiento y que es la protagonista de Hoolister. Además, han tenido colaboraciones en guiones de Bruno Conti, habitual actor de sus producciones.

"Finoli no es un proyecto personal", dice Armagno, "porque no podría hacer todo lo que hago sin mucha gente. Necesito estar apoyado en el equipo, porque es imposible de otro modo. Si bien yo soy el director de la productora, tengo dos personas que son los que más me acompañan, Marcelo y Patricia Porzio. Los tres siempre estamos pensando en cosas para hacer, no solo para la ficción, sino que también videoclips (como uno para Max Capote que filmamos hace poco) y publicidad. Yo arranqué el proyecto y estoy a la cabeza, pero me apoyo en ellos. Es un equipo fijo de tres personas que se extiende a más gente". Ese equipo, justamente, está ahora en las últimas etapas del rodaje de la serie, a la que todavía le faltará un tiempo de posproducción para ser emitida.