Nuevas dosis contra la gripe llegan la semana que viene

Las que quedan están reservadas para casas de salud
Los picos de internación por infecciones respiratorias que anualmente aparecen en invierno, esta vez se comenzaron a registrar en el mes de mayo, como consecuencia de que los fríos se adelantaron. Los centros de salud y las emergencias móviles se saturaron por los cuadros gripales ya conocidos: dolor de garganta, resfrío, dolores musculares, decaimiento y fiebre. Al no haber empezado el invierno aún, las autoridades sanitarias coinciden en que esta situación se va a mantener varios meses más.

Hubo cuatro muertes por gripe A H1N1 y esa situación disparó las cifras de vacunación: en un mes se inoculó la misma cantidad de gente que el año pasado en tres meses, a pesar de que la campaña este año tuvo un inicio problemático, luego de que las dosis llegaran dos semanas tardes. El diagnóstico fue sustancialmente distinto al del precedente, la campaña de vacunación más baja en cinco años.

En 2015 en seis meses no se llegaron a suministrar ni 500.000 dosis y las autoridades sanitarias debieron desechar al menos 50.000. Este año debieron encargar 100.000 dosis más porque las vacunas se acabaron y la gran mayoría de la población de riesgo no se vacunó.

El último relevamiento realizado por el MSP registró que solamente el 16% de los niños de seis meses a cuatro años se vacunaron, entre las embarazadas solo lo hizo el 27%, los mayores de 65 años el 23% y el personal de salud el 52%, todos considerados grupos de población de riesgo por ser más vulnerables ante el contagio de la gripe, y por lo tanto con mayores posibilidades de desarrollar cuadros graves.

Las dosis llegarán al país al final de la semana que viene, según confirmó ayer la ministra de salud, Cristina Lustemberg. Para su utilización la cartera pondrá especial énfasis en la población de riesgo.
Las recomendaciones para evitar contagiarse son: la ventilación de los espacios cerrados, la utilización de alcohol en gel, el lavado periódico de manos y taparse con el codo la boca o la nariz antes de toser o estornudar, ya que se trata de la principal vía de transmisión del virus. En tanto, la utilización de tapabocas es recomendado para quienes estén con cuadros respiratorios y cuiden a niños, inmunodeprimidos o adultos mayores.


Populares de la sección