Nuevo conflicto puede afectar a la bebida

El sindicato reclamo mejora salarial y cambios en presentismo

Como ya ha sucedido en otros años y en la previa a la zafra de verano, la industria de la bebida enfrenta la amenaza de un nuevo conflicto que podría afectar la producción y abastecimiento en meses claves.

La Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) paralizó ayer la actividad en las Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC) y amenaza con incrementar las medidas si la empresa no cumple con una serie de reclamos salariales, que según el sindicato se había comprometido a atender.

El nuevo diferendo está planteado entorno a mejoras salariales para una categoría de los sectores cerveza y jarabes, y el reclamo para que se introduzcan modificaciones en el sistema de presentismo.

Por un lado el sindicato entiende que los nuevos estándares de calidad que debe cumplir la empresa implican "una mayor intensidad de trabajo", por lo que corresponde "una mejor paga". Además, el sindicato propuso que quienes no tengan faltas entre noviembre y enero deberían ser premiados con días libres, además de los incentivos económicos que ya se perciben por este concepto.

El dirigente de la FOEB, Richard Ferreira, dijo a El Observador que en primera instancia la empresa había aceptado "verbalmente" avanzar en estos aspectos, pero luego cambió su posición. Incluso el tema había sido aprobado en una asamblea de trabajadores.

"Esta semana nos encontramos con que la empresa termina descociendo lo acordado la semana pasada y nos dice que no había ningún acuerdo. Veremos cómo se avanza en los próximos días y sino incrementaremos las medidas de cara a noviembre y diciembre. Esperemos que no, porque otra vez no queremos amenazar con que no haya bebidas en las fiestas tradicionales", dijo Ferreira.


Populares de la sección