Nuevo misil norcoreano inquieta al mundo: puede llegar a EEUU

Artefacto voló a más de 2.000 kilómetros de altura; según especialistas es capaz de alcanzar a Alaska
El nuevo ensayo con un misil balístico realizado el domingo por Corea del Norte elevó a un límite casi insostenible el nivel de tensión en la península coreana y puso en alerta a sus vecinos de la región, Estados Unidos y las principales potencias sobre el grado de amenaza que implican para el mundo las acciones del régimen de Pyongyang.

Mientras Corea del Norte aseguró ayer que probó con éxito un nuevo tipo de misil, que sería capaz de transportar una "potente cabeza nuclear" y alcanzar bases estadounidenses en el Pacífico, algunos expertos consideraron que se trata del artefacto más poderoso al que apeló ese país hasta el momento.

Los analistas estiman que el misil podría incluso llegar hasta Alaska o Hawái de ser disparado en una trayectoria normal.

El misil fue disparado en ángulo alto para no afectar a países vecinos, según confirmó el gobierno de Corea del Norte.

Tras el ensayo, Estados Unidos y Japón pidieron convocar una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU, prevista en principio para hoy. El Consejo de Seguridad es presidido en mayo por Uruguay.

En Tokio, el misil norcoreano fue registrado en un viaje de unos 800 kilómetros y a una altura de poco más de 2.000 kilómetros en su vuelo de media hora.

Distintos analistas surcoreanos consideraron que se trata de la altitud más alta y un tiempo de vuelo más extenso que el de cualquier otro misil probado por el país.

El recién desarrollado misil Hwasong-12 voló hasta 2.111 kilómetros y se mantuvo en el aire durante media hora antes de aterrizar en el mar de Japón, situado entre los dos países, a unos 787 kilómetros del lugar de lanzamiento, dijo el portavoz del gobierno japonés, Yoshihide Suga.

Otro misil de prueba lanzado en marzo también cayó en una zona muy cercana a Japón, lo que generó alarma en Tokio.

Desde el año pasado, Corea del Norte realizó dos tests nucleares y decenas de pruebas de misiles balísticos, en su intento por desarrollar armamento capaz de alcanzar el territorio continental de EEUU.
En caso de que el misil hubiese sido lanzado en un ángulo normal, pudo haber volado mucho más lejos, entre 4.000 y 7.000 kilómetros.

La agencia oficial KCNA informó que es "un misil estratégico de mediano a largo alcance recién desarrollado" y que el líder norcoreano Kim Jong-Un "supervisó personalmente el lanzamiento de este nuevo modelo de cohete".

Algunas fotos incluso lo muestran en un hangar cerca del misil, y en otras aparece aplaudiendo junto a oficiales después del disparo.

Este fue el segundo lanzamiento de un misil norcoreano en cerca de dos semanas y el primero desde que el presidente Moon Jae-In llegó al poder en Corea del Sur.

La prueba estaba destinada a examinar "los detalles técnicos y las características" de un nuevo tipo de cohete, "capaz de transportar una carga nuclear grande y poderosa", aseguró KCNA.

Incómodo para EEUU

Lee Illwoo, un experto en asuntos militares de Seúl, comentó que el desarrollo del misil "es muy incómodo" para Estados Unidos.

Antes de la prueba del domingo, se sospechaba que un misil de rango intermedio, denominado Musudan, era el de mayor potencial entre los que ya probó Corea del Norte, con un alcance de alrededor de 3.500 kilómetros. Por ejemplo, este artefacto podría afectar las bases militares estadounidenses en Guam (una isla perteneciente a EEUU en el océano Pacífico).

Durante una prueba realizada el año pasado, el Musudan alcanzó una altitud de 1.410 kilómetros.

El régimen norcoreano informó que el nuevo misil puede llevar una pesada ojiva nuclear; incluso dijo haber perfeccionado la detonación de la ojiva en complejas circunstancias de reingreso a la atmósfera.

Algunos expertos creen que esa supuesta capacidad del misil de llevar ojivas pesadas permitiría a Pyongyang desplegar bombas de mayor tamaño o múltiples ojivas potencialmente capaces de alcanzar objetivos diferentes.

Uruguay analiza en ONU amenaza norcoreana

A pedido de Estados Unidos y Japón, hoy se realizará una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas luego del nuevo ensayo misilístico de Corea del Norte realizado el domingo, dijeron fuentes diplomáticas.

Según la delegación de Uruguay, que en mayo ejerce la presidencia del Consejo, la reunión será hoy. El representante uruguayo en la ONU es el embajador Elbio Rosselli.

El diplomático uruguayo ha mostrado una postura crítica hacia las acciones realizadas por Corea del Norte. En ese sentido, Uruguay apoyó todas las resoluciones del Consejo de Seguridad que condenaron y sancionaron al régimen de Pyongyang por las pruebas nucleares realizadas.

Por su parte, la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, dijo que no existe "ninguna excusa que justifique las acciones" de Corea del Norte.

A través de su cuenta de Twitter, señaló que el misil cayó cerca de Rusia y tras este nuevo ensayo China "no puede tener expectativas en el diálogo; la amenaza es real".

El gobierno de Donald Trump ha venido reclamando desde hace semanas un fortalecimiento de las sanciones y un endurecimiento de la posición de China, principal aliada de Pyongyang. "Lo que haremos es continuar apretando las tuercas", dijo.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección