Los chinos cada vez comen más carne vacuna uruguaya

Nuevo récord en ventas de carne vacuna al principal mercado

La estabilidad del sector ganadero se sustentó en otro máximo de envíos a China
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Desde un lejano récord en 2006, cuando se superaron las 500 mil toneladas vendidas, la exportación de carne de Uruguay se encuentra estabilizada entre las 300 mil y 400 mil toneladas. En 2015 la exportación aumentará levemente por segundo año consecutivo para acercarse al techo de esa franja de la que hace 10 años no sale.

En términos de facturación la carne vacuna logrará resistir la baja de precios y mantendrá un nivel muy parecido al récord del año pasado en casi US$ 1.500 millones. El crecimiento en el volumen colocado (7%) compensará una caída similar –en porcentaje– en el precio de exportación para dar una de las tantas variables constantes que tiene la ganadería uruguaya.

Una estabilidad derivada de otras. El stock vacuno uruguayo permanece muy cerca de los 12 millones de vacunos y, aunque el stock de vacas de cría ha crecido, ese incremento de vientres se detendrá en 2016.

gráfica_carne4.jpg

En sus cimientos, la ganadería uruguaya todavía no logra el despegue que más tarde o más temprano vendrá como consecuencia del repliegue de la agricultura de zonas que captó en la década dorada de 2003 a 2013. El stock ha crecido, pero la sequía de este año llevará a que se frene temporalmente durante 2016.

Esto será así por dos razones. Por un lado, las tasas de destete se mantendrán moderadas por la sequía del primer semestre de este año. Por otro, el aumento en la salida de vacunos. La faena de vacas superará por primera vez el millón de animales. En consecuencias, la baja del precio de exportación, leve, ha ocurrido en un año en que la oferta de carne ha vuelto a aumentar y ese crecimiento ha sido absorbido una vez más por el mercado que se va haciendo cada vez más hegemónico.

China básicamente compra todo lo que tengamos. En 2015 ha vuelto a duplicar sus compras respecto al año anterior, cuando ya había sido el principal destino de la carne uruguaya. Ahora no solo es el principal destino, sino que es uno imprescindible.

Gráfica_carne2.jpg

Los chinos compraran carne vacuna uruguaya por US$ 500 millones en 2015, casi el doble que los US$ 233 millones del año pasado y pasarán de las 75 mil toneladas compradas el año pasado a 160 mil toneladas este año.

Otros países han tenido años de compras muy abundantes que no se sostuvieron luego. EEUU compró más de 100 mil toneladas cada año entre 2003 y 2007, cuando los precios de Uruguay eran más bajos que los de Australia, pero luego se mantuvo en volúmenes menores. Rusia también compró más de 100 mil toneladas por año entre 2008 y 2011 cuando los altos precios de la energía impulsaron su economía. Pero este año las ventas caen por quinta temporada consecutiva y apenas superarán las 10 mil toneladas.

El caso de China es especialmente importante porque tiene la mayor población del mundo con un consumo por habitante bajo pero en ascenso. Potencialmente puede sostenerse como el gran comprador de carne uruguaya y habilitar cualquier aumento de producción que la ganadería uruguaya emprenda. Por ahora en las ventas a ese mercado no se nota el freno de la economía.

gráfica_carne3.jpg

Las colocaciones de noviembre se mantienen muy por encima de las de noviembre de 2014. Si bien como en la mayoría de los mercados el precio promedio de exportación baja levemente respecto a 2014. Mientras el precio promedio de este año para la carne vacuna exportada será de US$ 3.800 por tonelada frente a US$ 4.069 del año pasado, las colocaciones a China promediarán US$ 2.950 desde US$ 3.100 del año pasado.

Pero los precios que China ha pagado difícilmente se sostengan en 2016. Daniel Castiglioni, broker uruguayo de carne y lácteos en el gigante asiático, opinó que el freno en la economía no generan cambios en la demanda de alimentos, pero la competencia va a ser más dura. "Estamos llegando al techo en volumen, la demanda siempre está, pero el problema son los precios y la competitividad. Otros países están entrando de mejor manera a China. Brasil y Argentina están más competitivos. Necesitamos ajustar un poco el precio y mejorar la competitividad arancelaria. El mercado chino no soporta precios tan altos", explicó.

EEUU fue el complemento

Aunque el país asiático se lleva la mayor atención este año deja otros aspectos importantes desde la inserción de Uruguay. Por un lado, la regularidad de los mercados históricos como la Unión Europea e Israel que, aunque bajan un poco en volumen y precio, se mantienen con la importancia de siempre.

Por otro lado, la carne uruguaya depende cada vez menos de la región. Tanto Brasil como Chile pierden importancia. Pero de a poco empieza a aparecer México como un mercado con un cierto potencial. Las ventas de este año se acercarán a las 1.000 toneladas, desde 150 toneladas un año atrás y previamente solo iban muestras. Se empieza a generar una corriente comercial tenue todavía pero que puede significar bastante más en el futuro dada la población de ese país y el impulso que recibe su economía desde EEUU. Justamente EEUU es otro país que tuvo un comportamiento destacado este año dada la poca oferta local y la fortaleza de la economía. Superará las 75 mil toneladas y concretará las mayores compras a Uruguay desde 2007.

gráfica_carne_1.jpg

En definitiva, el mapa de exportaciones de Uruguay en buena medida refleja la situación de los distintos países, por un lado en su economía, por otro en su ganadería y, por otro, en su trayectoria social. Los chinos tienen una economía enfriándose pero su consumo de carne va en ascenso. EEUU tiene una economía fuerte y particularmente una oferta de carne que en 2015 fue muy baja. Rusia, enfrentada con Occidente y ahora con Turquía y muy dependiente del precio de las energías fósiles ha devaluado fuertemente su moneda y reducido su poder de compra. Venezuela ha salido del radar de las exportaciones tras haber sido importante en 2014.

Una pausa en el crecimiento

Tras un aumento en la faena y las exportaciones este año, en 2016 el crecimiento de la oferta se hará más lento. Este año por segundo año consecutivo marca un aumento de la faena de 100 mil vacunos, de los cuales serán 80 mil vacas y 20 mil novillos. No parece haber margen para que la faena de vientres sigan creciendo. Con clima normalizado y área ganadera en expansión la oferta de vacas debería restringirse. El ascenso también debe encontrar limitaciones en una salida de ganado en pie que pone límites a la oferta pero da seguros a los criadores.

Si no hay un derrumbe en China está todo dado para que la estabilidad de la ganadería se mantenga en 2016. Pero en el mediano plazo las luces amarillas no pueden dejar de ser observadas con atención. El único mercado en el que Uruguay logró mejorar el precio este año fue EEUU, pero allí será difícil que se sostenga el precio en 2016.

Con precio bajo en todas las demás materias primas, y particularmente en maíz, el precio de la carne exportada puede caer levemente de nuevo el año próximo. Aunque podrá seguir considerándose estable y la suba del dólar compensará la baja de los precios, aun no aparecen señales claras como para que la ganadería tome con fuerza las zonas que la agricultura le va dejando.

Baja de precios compensada por el dólar

La lógica es que en el año 2016 el precio de exportación de la carne vacuna vuelva a ajustar levemente a la baja, en una magnitud que será absorbida por la suba en el tipo de cambio. La diversificación de los mercados de exportación y la retracción en la oferta de Australia serán las claves para sostener en líneas generales una lógica de estabilidad.

Y más allá de la diversificación, el saber que ajustando un poco más o un poco menos los precios, la inserción en China ha permitido estar presentes establemente en un mercado de 1.400 millones de personas. Mientras un país de esa magnitud compre, a un precio un poco mayor o menor, pero en los volúmenes en los que viene comprando, un precio firme parece asegurado para la carne vacuna.

En 2015, las colocaciones de carne vacuna a China alcanzarán las 160 mil toneladas, frente a 90 mil del año anterior. Es más del doble que lo colocado en EEUU, el segundo comprador. En un mercado de esas dimensiones siempre es arriesgado plantear que un volumen colocado por Uruguay sea un techo. Si el mercado acepta una leve baja de precios, que sea compensada por un tipo de cambio flexible, es posible que China todavía no haya llegado a un techo en su capacidad de compra de carne vacuna uruguaya.

Populares de la sección