Nuevos estatales trabajarán ocho horas y en feriados laborables

Los funcionarios dicen que el gobierno quiere menoscabar sus derechos

Los funcionarios de la administración central dejarán de gozar de algunos privilegios que hoy tienen sobre el resto de los trabajadores. O por lo menos es la intención del gobierno, plasmada en el borrador de un proyecto de ley de 91 artículos, que debate con los propios empleados para crear el nuevo estatuto del funcionario público.

La primera decisión clara del Poder Ejecutivo aparece en el segundo artículo.  Allí se establece que “el ingreso a la función pública de carrera como su ascenso dentro de ésta debe basarse en el mérito personal del ciudadano, demostrado en concursos internos y externos, la evaluación de su desempeño y otros instrumentos de calificación”.

Pero además, los empleados que sean seleccionados a través de esos concursos tendrán un vínculo provisorio con el Estado por 18 meses y serán designados en un cargo presupuestado sólo si una evaluación técnica los aprueba.Quienes accedan por concurso a cargos de jefatura, deberán cumplir metas de gestión para conservar ese puesto.

El horario de 6 horas tampoco corre más para el gobierno. Por eso pretende establecer para los funcionarios que ingresen al Estado una jornada ordinaria de trabajo de “8 horas diarias efectivas de labor y cuarenta horas semanales”. 

Y los feriados laborables también dejarán de ser un beneficio. En el borrador del proyecto se indica que esos días “deberán ser trabajados” y se indica que los feriados no laborables y pagos son el 1º de enero, 1º de mayo, 18 de julio, 25 de agosto y 25 de diciembre.

En la semana de Turismo también se mantendrá en funcionamiento a las oficinas que atiendan público, de lunes a jueves, con una guardia de personal mínimo.

De todas formas, mantendrán beneficios de los que ya gozan, como las licencias por maternidad y paternidad superiores a las del sector privado, y las primas por hogar constituido, por matrimonio y por nacimiento de hijos.

En contra

Sin embargo, el gremio se opone a algunas de las modificaciones que pretende introducir el Poder Ejecutivo.

“Esto no es un estatuto del funcionario público. Es una recopilacion de normas, algunas que ya estaban en desuso y que el gobierno juntó tratando de lesionar y menoscabar derechos de los trabajadores de la administración central”, dijo a El Observador el secretario general de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), Joselo López. Agregó que el proyecto incluye sólo a los 16 mil empleados de la administración central, y no incluye a los más de 260 mil empleados del Estado.

“Es una verdadera risa lo que plantea el presidente José Mujica sobre los ascensos. En la administración central la carrera funcional hace años que no marcha, a tal punto que la mayoría de los cargos de responsabilidad siguen siendo por clientelismo político y amiguismo, como pasaba con los gobiernos blancos y colorados”, dijo.

Agregó que están de acuerdo con los ascensos por concurso, pero reclaman que a los cargos de responsabilidad “no solo accedan los profesionales”. Sobre la extensión del horario, dijo que no entrarán en “la provocación” del gobierno, y que “si se aumenta la carga horaria, tiene que aumentar el salario”.

El proyecto completo puede leerse aquí.


Fuente: Paula Scorza twitter.com/pscorza

Populares de la sección

Comentarios