Obama da otro paso hacia el deshielo tras anunciar visita a Cuba

Luego de visitar la isla comunista, el presidente emprenderá rumbo a Argentina
Después de 88 años, un presidente de Estados Unidos visitará Cuba. En un paso más hacia la normalización de relaciones bilaterales, el presidente Barack Obama anunció que el 21 y 22 de marzo realizará este histórico viaje a la isla comunista. Luego de pasar por La Habana, Obama y su esposa volarán a Buenos Aires, donde estarán entre el 23 al 24 de marzo para reunirse con el mandatario Mauricio Macri y para profundizar la relación bilateral.

"Aún tenemos diferencias con el gobierno de Cuba, y voy a tratarlas directamente. Estados Unidos siempre se pondrá del lado de los derechos humanos en todo el mundo", expresó el mandatario entre los cuatro mensajes en la red social Twitter, en los que confirmó su viaje a Cuba.

"Hace (14) meses, anuncié que comenzaríamos a normalizar las relaciones con Cuba y ya hemos logrado avances significativos", escribió Obama.

El anuncio del viaje del presidente a La Habana corona un proceso que arrancó el 17 de diciembre de 2014, cuando Obama y el líder cubano Raúl Castro sorprendieron al mundo al anunciar el fin de medio siglo de ruptura para iniciar un proceso de reaproximación diplomática.

De acuerdo con la Casa Blanca, en La Habana el mandatario estadounidense tiene previsto reunirse con Raúl Castro y mantendrá contactos "con miembros de la sociedad civil, empresarios y cubanos de a pie".

En esa histórica visita, Obama "trabajará para continuar con los progresos que hemos hecho en el camino hacia la normalización de las relaciones" con Cuba, señaló la Casa Blanca.

El último presidente de Estados Unidos en visitar Cuba fue Calvin Coolidge, en 1928. En esa ocasión, con motivo de la sexta Conferencia Internacional Anual de Estados Americanos que se celebraba en La Habana, Coolidge fue recibido por el entonces presidente de Cuba, Gerardo Machado.
La llegada de Obama fue celebrada en La Habana.

"Somos vecinos y hemos estado enemistados durante 50 años. La noticia es una satisfacción. Aquí en Cuba, la gente simpatiza con Obama pues ha tenido la valentía de acercarse a nosotros precisamente cuando nuestro aliado Venezuela está en crisis", dijo Felipe Rodríguez, un chofer de 28 años.

Para que vea la realidad

Por su parte, el gobierno de Cuba considera que la visita de Obama a la isla será "un paso más" en la mejoría de la relación bilateral y una "oportunidad" para que conozca la realidad cubana, al tiempo que reiteró su disposición a hablar de todos los temas, incluidos los derechos humanos.

"Creemos que va a ser una oportunidad importante para que él (Obama) pueda tener una aproximación directa a la realidad cubana y a todo lo que hemos estado haciendo en los últimos años en nuestro país (...) para realizar las transformaciones que sean necesarias dirigidas a la mejoría del bienestar de la población cubana", dijo en conferencia de prensa en La Habana Josefina Vidal, directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Sobre el asunto de los derechos humanos, Vidal reiteró que "Cuba está abierta a conversar con el gobierno de Estados Unidos sobre cualquier tema incluyendo el de los derechos humanos", en el cual, dijo, existen diferentes concepciones y puntos de vista entre ambos países.

Ver a los disidentes

El pasado diciembre, Obama ya adelantó en una entrevista con el portal Yahoo que esperaba poder visitar Cuba en 2016, en su último año de mandato, pero aclaró que solo haría ese viaje si se daban las condiciones para reunirse con disidentes en la isla.

"Si voy de visita (a Cuba), parte del trato es que voy a poder hablar con todo el mundo", explicó Obama entonces.

"He dejado muy claro en mis conversaciones directas con el presidente (Raúl) Castro que continuaríamos los contactos con aquellos que quieren ampliar el alcance de la libertad de expresión dentro de Cuba", afirmó.

En el marco del restablecimiento de las relaciones bilaterales, los dos gobiernos rubricaron este martes un histórico acuerdo sobre aviación civil que permitirá una conexión regular de vuelos comerciales entre ambos países por primera vez en más de cinco décadas.

Uno de los temas que sigue obstaculizando la normalización plena es el embargo económico que pesa sobre Cuba y cuyo levantamiento completo depende del Congreso de Estados Unidos, aunque Obama ha tomado medidas ejecutivas para flexibilizar los viajes y algunas transacciones comerciales.

En Buenos Aires

En Argentina, Obama buscará "profundizar los esfuerzos para aumentar la cooperación entre nuestros gobiernos en diversas áreas, incluyendo comercio e inversiones, energías renovables, cambio climático y seguridad ciudadana", detalló la Casa Blanca.

La visita se anuncia en momentos en que el gobierno de Macri negocia con fondos especulativos y otros acreedores para poner fin al multimillonario juicio por la deuda en default desde 2001.

Fuente: Agencias

Populares de la sección