Obama: "El embargo hiere a los cubanos en vez de ayudarlos"

El presidente dijo que "es hora" de que el Congreso de su país levante el bloque

El presidente estadounidense, Barack Obama, llegó hoy al Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana, donde fue recibido a la entrada por su homólogo de Cuba, Raúl Castro.

"Vine aquí a dejar atrás los últimos vestigios de la Guerra Fría", Barack Obama.

Al hacer su aparición en el escenario, el mandatario recibió una fuerte ovación a la que respondió con un "Muchas gracias" en español.

Antes de comenzar con su discurso, Obama, urgió a la comunidad internacional a permanecer "unida" ante el terrorismo, al condenar los atentados en Bélgica y prometer que su país hará "lo necesario" para llevar ante la justicia a los responsables.


Obama condena "indignantes" ataques de Bruselas

"Pueblo cubano" y "cambio" fueron seguramente las palabras más pronunciadas por el presidente Barack Obama en el discurso que pronunció para la gente de la isla, que lo escuchó en el Gran Teatro de La Habana y en su casa a través de una transmisión televisiva con pocos antecedentes.

"No puedo forzarlos a que estén de acuerdo con lo que pienso", Barack Obama.

El comienzo de su discurso estuvo marcada por frases esperanzadoras y positivas del estilo de "he venido acá a extender una mano amiga" o "Estados Unidos y Cuba son como dos hermanos que han vivido separados". Lo mismo que ayer en la conferencia de prensa que brindó junto con Raúl Castro, al comienzo Obama destacó los puntos de encuentro y valores compartidos.

Obama teatro

Pero después el presidente de Estados Unidos, primero que viaja a la isla en 88 años, comenzó a hablar de aquellas cosas que, a su entender, los cubanos podían hacer mejor. "Los cubanos no van a alcanzar su potencial si no hacen cambios aquí en Cuba. Debería ser más fácil hacer una empresa aquí", dijo por ejemplo, al tiempo que reclamó más internet.

"Creo que los ciudadanos deben ser libres de hablar sobre lo que piensan sin temor alguno". Barack Obama.

"No puedo forzarlos a que estén de acuerdo con lo que pienso", comenzó luego, antes de mencionar lo que él considera como exitoso para el desarrollo de una nación. En primer lugar, la igualdad de todos ante la ley, pues todos merecen educación, salud, alimentación, entre otras cosas.

Obama en teatro

Después se detuvo en la libertad de opinión y política. "Creo que los ciudadanos deben ser libres de hablar sobre lo que piensan sin temor alguno", y destacó que en un Estado de derecho no debería haber "detenciones arbitrarias".

En una frase que podría resultar irónica, agregó: "No todos están de acuerdo conmigo, pero los derechos humanos son universales, no son una bandera política", insistió.

Luego se refirió al pasado de su país, donde se vivió la segregación racial y la esclavitud pero el debate permitió superar las diferencias y crecer como nación. "En el país hay enormes problemas, pero la democracia es la forma de solucionarlos", apuntó.

"Por lo tanto, este es mi mensaje para el pueblo cubano y el gobierno", dijo, antes de continuar: "Los ideales encuentran su versión más verídica en la democracia".


Populares de la sección