Obama recibe a Peña Nieto en un desafío directo a Trump

Presidente de EEUU se mostró cercano a México, pero su par fue cauto con las críticas al millonario
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió ayer viernes a su par mexicano, Enrique Peña Nieto, en una demostración de desafío y contraposición con el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump. Y no disimuló ni un poquito. En la conferencia de prensa conjunta que ambos mandatarios brindaron tras el encuentro, Obama criticó duramente al magnate por haber pintado a un país "al borde del colapso" durante su discurso en la convención del partido en Cleveland, Ohio, y dijo que esa idea "no encaja" con la realidad de la mayoría de los estadounidenses.

"No vamos a tomar buenas decisiones basadas en miedos que no tienen base en hechos. Y eso es algo a lo que espero que todos los estadounidenses presten atención", advirtió Obama.

El mandatario enfatizó que, a diferencia de lo expuesto por Trump, los "hechos" demuestran que las cifras actuales tanto de crímenes violentos como de inmigración ilegal son las más bajas en varias décadas.

Obama comentó también que no vio la convención republicana porque tiene "mucho trabajo" que hacer, aunque acotó que leyó sobre lo que se habló y debatió allí.

Peña Nieto, en tanto, se desmarcó de su homólogo y, a pesar de que en la noche del jueves Trump volvió sobre la idea de construir un muro que divida a México de Estados Unidos, propuso un "diálogo franco y abierto" a quien gane las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

"A Hillary Clinton y Donald Trump quiero expresarles mi mayor respeto. Desde ahora propongo entrar en un diálogo franco y abierto con quien resulte electo", dijo el jefe de Estado mexicano. Y agregó: "Su próxima presidenta o presidente encontrará en México un aliado estratégico para afrontar los temas económicos que compartimos, y todos los retos que compartimos".

Peña Nieto subrayó que, aunque su gobierno "observará con gran interés el proceso electoral" en Estados Unidos, "no dará su opinión ni se involucrará en dicho proceso", porque eso "corresponde exclusivamente al pueblo" estadounidense.

"Déjenme expresar mi absoluta voluntad de colaboración con quien sea seleccionado en noviembre como líder de esta gran nación. La próxima presidenta o presidente de Estados Unidos encontrará en México y su gobierno una actitud constructiva con propuestas y buena fe para fortalecer la relación", agregó.

El mandatario mexicano se mostró "seguro" de que con el próximo habitante de la Casa Blanca "será posible dar un paso adelante para poder afrontar retos comunes" y "encontrar soluciones a posibles diferencias".

"Para México es importante que a Estados Unidos le vaya bien y tenga una economía fuerte, y a Estados Unidos le conviene que a la economía de México también le vaya bien", destacó.
Socios y vecinos

Obama destacó que México es "un aliado clave" para su país e incidió en la importancia de la relación ante "la cargada retórica que se escucha a veces" en la campaña presidencial, en una velada alusión a Trump.

"México es un aliado clave y es tremendamente importante para nuestro propio bienestar", dijo en la conferencia de prensa.

El mandatario recordó que México es el tercer mayor socio comercial de Estados Unidos y que cada año "millones de turistas, empresarios, amigos y familia cruzan legalmente la frontera" compartida.

"No solo somos aliados estratégicos y económicos, también somos vecinos y amigos, y familia, incluidos los millones de estadounidenses que están conectados a México por lazos de cultura e idioma", subrayó.

A seis meses de abandonar la Casa Blanca, Obama aseguró que como presidente ha "trabajado para profundizar la alianza entre las dos naciones" y que ayer conversó con Peña Nieto sobre "formas de seguir fortaleciendo la alianza" a partir de ahora.

Fuente: Agencias

Populares de la sección