Obama reivindica mantener los lazos "constructivos" con Rusia

Presidente saliente de EEUU abordó amplia agenda de temas en su última rueda de prensa
El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo ayer que era de interés de Estados Unidos tener lazos "constructivos" con Rusia, pero reconoció que la relación retornó a un "espíritu confrontativo" cuando Vladimir Putin regresó a la presidencia.

"Creo que es de interés de Estados Unidos y del mundo que tengamos una relación constructiva con Rusia. Ese ha sido mi enfoque a lo largo de mi presidencia", dijo Obama en su última rueda de prensa antes de entregar el cargo el viernes a Donald Trump.

Obama dijo que en los ocho años de su presidencia exhortó a Rusia a tener un rol "constructivo" en el mundo, e intentó colaborar con el Kremlin.

Pero subrayó que tras el regreso de Putin a la presidencia en 2012, una creciente "retórica antiestadounidense" y un "espíritu confrontativo", que evocaba a la Guerra Fría, "hicieron la relación más difícil".

Enfrentados por la situación en Ucrania y Siria, Washington y Moscú profundizaron su desconfianza mutua tras las acusaciones de la inteligencia estadounidense de interferencia rusa en sus elecciones presidenciales, que ganó Trump.

Mientras el gobierno saliente y las agencias de inteligencia se mantienen muy críticos con Rusia, el próximo presidente ha expresado mayor escepticismo sobre esas acusaciones.
Estados Unidos impuso sanciones económicas a personas cercanas a Putin tras la invasión rusa a Crimena, que amplió recientemente tras las revelaciones de pirateo electrónico en los comicios.

Obama también criticó a Putin por negarse a profundizar en los compromisos sobre la reducción de armas nucleares, aunque dio a Trump el beneficio de la duda de una nueva relación con Moscú.

"Si el presidente electo Trump logra reiniciar esas negociaciones en una manera seria, creo que queda mucho espacio para ambos países para reducir nuestros inventarios" nucleares, dijo el mandatario.

Inmigrantes

Estados Unidos y Cuba mantuvieron "duras" negociaciones que permitieron a Washington poner fin a la política de "pies secos, pies mojados" para los inmigrantes cubanos, pero lograron una normativa "justa y apropiada", dijo Obama.

Esa política era "un resabio de una vieja forma de pensar que no tenía sentido en estos días y en esta era", dijo Obama.

"Alcanzamos una política (migratoria) que pienso que es justa y apropiada a la naturaleza cambiante de la relación" bilateral.

La política de "pies secos, pies mojados" permitía a inmigrantes cubanos que llegaran ilegalmente a territorio estadounidense beneficiarse de un trámite acelerado para obtener la residencia permanente, al tiempo que los interceptados en el mar eran devueltos a Cuba.

Con esa política, dijo Obama, EEUU trataba "a los inmigrantes cubanos de forma completamente diferente de personas de El Salvador o Guatemala o Nicaragua".

De acuerdo con el presidente saliente, ese cambio debe ser visto como parte de un "cambio monumental" en las relaciones entre los dos países.

En su última conferencia de prensa, Obama se refirió a la situación de los inmigrantes en general y estimó que expulsarlos sería una violación a "valores medulares" del país.

"Hay una diferencia entre el normal funcionamiento de la política y ciertos temas donde nuestro valores medulares pueden estar en riesgo. Pongo en esa categoría los esfuerzos institucionales de silenciar el disenso y la prensa, y de deportar chicos que crecieron aquí y en la práctica son estadounidenses", dijo.

Trump prometió adoptar una posición rígida hacia la situación de los inmigrantes irregulares, y llegó a proponer la expulsión del país de un contingente estimado en unos 11 millones de personas.

Conflicto en Medio Oriente

En su comparecencia, Obama también aseguró que la continuidad de la tensión entre israelíes y palestinos es "insostenible" y además es peligrosa para todas las partes involucradas.

"Estoy preocupado porque pienso que el status quo es insostenible. Es peligroso para Israel, es malo para los palestinos y es malo para toda la región, y además es malo para la seguridad nacional de Estados Unidos", dijo Obama en su última conferencia de prensa como mandatario.

De acuerdo con el presidente, la prioridad es "preservar la posibilidad de una solución de dos Estados".

Justicia con Manning

Barack Obama dijo que "se hizo justicia" en el caso de Chelsea Manning, justificando su decisión de conmutar la pena de la exsoldado por filtrar documentos militares a WikiLeaks.

Popularidad en alza

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejará mañan a la Casa Blanca con un alto nivel de popularidad (del 60%), cercano al que tenía cuando llegó al poder hace ocho años.

Trump y América Latina

El millonario Donald Trump será investido mañana como nuevo presidente de Estados Unidos, sin haber delineado un plan coherente de las relaciones de Washington con América Latina, en una situación que sume en la incertidumbre a toda la región.

Durante su campaña electoral, Trump apenas sugirió que podría revertir lo avanzado hasta ahora en las relaciones con Cuba e insistió en la construcción de un muro en la frontera con México para impedir la entrada de inmigrantes.

También criticó los acuerdos comerciales que EEUU suscribió y prometió renegociarlos, en una amenaza que en principio afecta directamente a México, con quien está unido –junto a Canadá– en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Como en otros aspectos de su plataforma, el nuevo presidente no esbozó una estrategia general o una doctrina que pueda guiar las relaciones de Washington con el resto del continente, ni adelantó planes para alianzas en que pueda estar especialmente interesado.

Para el politólogo y asesor legislativo Marc Hanson, el análisis de posibles escenarios de las relaciones entre Trump y América Latina es fácil de resumir. "Nadie tiene ninguna idea de qué podemos esperar", dijo a la AFP.

De acuerdo con Hanson, es significativo que Rex Tillerson, futuro secretario de Estado, pasó una agotadora jornada respondiendo preguntas ante una comisión del Senado sin hacer mención a América Latina, más allá de algún comentario sobre Cuba. Pero aún con relación a la isla, añadió, hay contradicciones internas en el equipo del presidente.

El equipo de transición, apuntó, incluye "el mayor lobby" de Washington en favor de mantener el embargo a Cuba, pero Tillerson es contrario a la aplicación de sanciones a países porque las considera un obstáculo para las empresas estadounidenses.

Fuente: Agencias

Populares de la sección