Obama se mete en la campaña y condena islamofobia de Trump

La masacre en Orlando tuvo consecuencias políticas en Estados Unidos
Una semana después de reunirse con Bernie Sanders y de apoyar de forma explícita a Hillary Clinton como candidata demócrata para las elecciones presidenciales de este año, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se metió de lleno en campaña y criticó directamente al virtual candidato republicano, Donald Trump, quien aprovechó la masacre de Orlando para reiterar sus ideas islamofóbicas.

"Los estadounidenses musulmanes son ciudadanos estadounidenses. ¿Vamos a empezar a tratar a todos los estadounidenses musulmanes de manera diferente? (...) Eso es una traición a nuestros valores", afirmó el mandatario en un contundente discurso en el que abordó los avances de la investigación sobre la matanza, que dejó un saldo de 49 muertos y 53 heridos en la discoteca gay Pulse.

El presidente rechazó, sin referirse a Trump por su nombre, las críticas del magnate por no usar el término "terrorismo islámico radical" para describir a los militantes del Estado Islámico, y dijo que era sólo una distracción política. Además, apeló directamente a las propuestas de Trump, que a su juicio tendrían un resultado "devastador" y alimentarían el radicalismo tanto dentro como fuera del país. "No voy a dejar que eso pase".

Obama recordó que EEUU es un país "fundado sobre las libertades fundamentales, incluida la libertad religiosa". "Y si alguna vez se nos olvidan esos valores (...) habremos traicionado las mismas cosas que estamos tratando de proteger", añadió.

Hillary Clinton también cuestionó duramente ayer a su rival. "Lo que dice Donald Trump es vergonzoso. Es irrespetuoso con las personas que murieron y las que fueron heridas, y con sus familias", afirmó.

Trump había reiterado el lunes su propuesta, ya planteada el año pasado, de prohibir la entrada a los musulmanes luego de que el autor de la masacre, Omar Mateen, jurara lealtad al Estado Islámico. La investigación, sin embargo, no había arrojado aún vínculos directos con el grupo yihadista y se seguía la línea vinculada al odio hacia los gays.

Medios de prensa de EEUU publicaron ayer que Mateen había frecuentado la discoteca Pulse y que había tenido contacto con hombres a través de apps de citas gay. Se desconocía la intención detrás de estas acciones.

Tras la masacre, la ventaja de Clinton sobre Trump en la carrera a la presidencia se redujo, según los resultados del primer sondeo Reuters/Ipsos. La encuesta, que se realizó del viernes al martes, mostró que Clinton tiene una ventaja de 11,6 puntos sobre Trump, desde una diferencia de 13 unidades que mantenía la demócrata en los cinco días terminados el sábado.

Fuente: Agencias

Populares de la sección