Obispo aclara que en visitas a escuelas no dio charlas a alumnos

Alberto Sanguinetti llamó a ocuparse de los "verdaderos problemas" que tienen las nuevas generaciones

El obispo de Canelones, Alberto Sanguinetti, respondió en una columna publicada en la página web de la Conferencia Episcopal, los cuestionamientos que recibió de parte de asociaciones civiles y de algunos legisladores sobre su visita a distintas escuelas del departamento con el objetivo de poner a disposición diversas instalaciones de la Iglesia Católica, como gimnasios.

El obispo, que visitó los centros educativos tras obtener autorización del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), aclara en la columna que durante estos encuentros no dio charlas sobre catolicismo a los alumnos sino que conversó "francamente" con los adultos responsables de las instituciones.

"Todos tratamos con las mismas realidades, procurando ayudar. En algunos medios, sobre todo en los más vulnerables, la comunidad católica tiene diversos servicios dirigidos a la promoción de las personas, que frecuentemente son también estudiantes de los centros. Es común que haya complementación de servicios y visiones", afirma Sanguinetti.

El obispo señala que la experiencia fue "enriquecedora" y agradece por estos "encuentros civilizados, entre gente que piensa libremente, en una sociedad plural, que reconoce distintas pertenencias". "Formamos parte de una sociedad integrada y diversa. Es bueno oír y ser oído", expresa el prelado.

A su vez, recuerda que la ley de Educación dice que la enseñanza está abierta a todas las ideas y creencias. En este sentido, señala que aunque no sea "políticamente correcto no estaría fuera de lugar que si alguna vez un rabino visita una escuela, diera una charla sobre judaísmo y los alumnos hicieran preguntas. "Los alumnos pueden pensar y alguna vez oír las creencias directamente del que las tiene y no de quienes se oponen", resalta.

Por último, cuestiona a aquellos que sostienen que la fe debe vivirse solo en la vida privada. "¿Acaso se aceptaría decirle a un marxista que su pensamiento es del ámbito privado y no puede presentarlo en ningún nivel de enseñanza?", se pregunta. Y agrega: "No deja de ser curioso que quienes se dicen no creyentes, ateos o agnósticos, pretendan dictaminar lo que es una religión".

"Abramos la cancha, que saldremos todos ganando, en especial las nuevas generaciones que ya tienen verdaderos problemas, no la visita de este servidor", concluye la columna.


Populares de la sección