Obsesión de cord cutter

Miguel Ángel Dobrich amplía su proyecto digital Dobcast con el audiovisual El Norte es el Sur, con músicos locales
Todavía –y quién sabe por cuánto tiempo más– cuando se habla de comunicación mucha gente sigue pensando solo en medios tradicionales. Incluso en 2016, cuando ya los hábitos de consumo los trascienden o directamente no los incluyen.

Pero el podcast –que puede definirse como "un programa de radio que se escucha cuando se quiera, descargándose o vía streaming"– no era una novedad en Montevideo cuando Miguel Ángel Dobrich comenzó Dobcast.uy, un sitio de contenidos on demand apuntado a explotar el contenido como no se había hecho hasta ahora en Uruguay, que incluye a su programa de entrevistas Mvd No y su más inmediato Perché Mi Piace, así como también a otros de compañeros de ruta como Vera Basket (con Carlos Tanco y Martín Osimani), Señal VL (con el periodista mexicano Miguel Solís) o el flamante Deep sh*t (con Salvador Banchero).

Pero también Dobrich estrenó hace semanas un ciclo audiovisual llamado El Norte es el Sur, ya disponible a través de su sitio y en Youtube, y que pone a sus entrevistados en una dimensión diferente a la que el oyente conoce dentro de su trabajo, una de "confort y arbitrariedad", como él mismo define. Es apenas el primero de muchas posibilidades que irán más allá del formato con el que arrancó su proyecto.
El norte es el sur Dobrich

¿Cómo surgió Dobcast.uy?

Desde hace –fácil– unos tres años, vivo escuchando podcasts de música, cine, humor, ciencia, cultura pop, literatura y NBA. Mis transiciones por la ciudad son con auriculares y tienen eso de banda sonora. Como buen cord-cutter que soy, es decir, como persona que abandonó el cable para consumir contenidos on demand o en streaming, me resultó natural abrazar el podcast. Y comencé a preguntarme por qué razón no había gente en Uruguay haciéndolos de modo profesional. Con esto no me refiero a que no existieran productos de calidad (El triángulo obtuso tiene episodios hermosos), sino a que nadie había intentado llegarle a la máxima cantidad de escuchas, desde diferentes plataformas, con contenidos rentables. Hoy Dobcast es más que un sitio de programas de audio on demand. Es un ecosistema de contenidos para cord-cutters. Abrazamos la máxima de Bruce Lee: somos agua, tomamos la forma que sea necesario: audio, video y, quién te dice, hasta newsletter.

¿Qué ofrece el formato del podcast como diferencial?

Es muy placentero. Los medios tradicionales van por la cita, las negritas y el sound bite; el podcast me permite ir por lo contrario: por la conversación. En Mvd No mis invitados tienen tiempo para articular sus ideas (y sus dudas). Cumplió un año y medio y superó los 45 mil escuchas. El mercado principal de Dobcast.uy es Uruguay, luego sigue Estados Unidos, Argentina, México, España y Brasil. Y no es que me imagine al uruguayo en un futuro cercano escuchándonos desde diferentes plataformas: eso ya está pasando.

¿Por qué el ciclo audiovisual lleva ese nombre?

El Norte es el Sur es un ciclo audiovisual de diálogo con músicos latinoamericanos que realizo junto a Balvano Studio. El nombre se desprende de la idea de Torres García, obviamente. Los protagonistas del programa tocan en festivales de relevancia, giran por el continente, han editado alguno de sus discos en otros mercados y ofrecen su obra en plataformas digitales. Uruguay les da la espalda parcialmente y ellos se abren camino por otros lados. Si, efectivamente, el Norte es el Sur, mirémonos. Acá están pasando cosas buenas.

¿Y por qué tirarse ahora a hacer un ciclo audiovisual?

El Norte es el Sur no es una mera instancia de registro estilizado de canciones: es un programa de diálogo con músicos sobre su universo compositivo, sus logros y sus desafíos profesionales. Accedés al lugar en el que trabajan –que, en general, es donde viven– y conocés mucho más de ellos, de su metodología y del material del que se nutren. Te diría que estamos en uno de los peores momentos para invertir en proyectos audiovisuales, pero como ansioso funcional a mí me gusta ejecutar. Los escuchas de Dobcast tienen entre 18 y 45 años y su núcleo duro va de los 25 a los 44; con eso en mano –Dios bendiga las analíticas de SoundCloud y las redes sociales– supe que podía concretar un ciclo interesante para músicos emergentes.

¿Tiene fecha de caducidad?

El primer ciclo será de siete episodios. Luego comienzo a rodar la adaptación audiovisual de Perché Mi Piace para Vera+ y ya estamos produciendo la tercera temporada de Vera Basket. La Casa del Confort y la Arbitrariedad no para.

El norte es el sur Dobrich

¿Te animás a recomendar tres capítulos de Montevideo No que haya que darle a probar a cualquier recién llegado?

Claro, con mucho gusto.

- En el primer episodio de MVD NO dialogo con el (ex) mago y cineasta chileno, Moisés Sepúlveda. Con rapidez y humor, tocamos temas esenciales: creer o no en Dios, la muerte, Woody Allen, el sexo y, obvio, los faros.

- Ep.14 con Matilde Campodónico. Obviando que amo la obra de Matilde, en este episodio quedan en evidencia un par de cosas: la ventaja que da el tempo y los tiempos del podcast, y que la forma del programa la da el invitado. Es una hermosa instancia reflexiva sobre la fotografía, y el valor de la reiteración y el oficio.

- Como MVD NO es un programa de charlas más que de entrevistas, es que se puede conocer más de los invitados. Quizá muchos de ustedes recuerden a Jazmín Stuart por"Verano Eterno" pero lo de ella es infinitamente más grande que el programa de Cris Morena. Es guionista, directora -y una capa abierta al naufragio lúdico-. Con ella hablamos de la reencarnación, la serie Cosmos y los conos femeninos para hacer pis. Imperdible.

Y en el naufragio dialógico es que, de verdad, accedés a mucho más del otro. Si no me creen: escuchen los episodios con Tato López, Carlos Tanco, Salva Banchero o Rita Carelli.


Populares de la sección

Acerca del autor