Ocho razones para pintar mandalas

A partir del 6 de junio, El Observador publicará una serie de ocho libros para colorear y desarrollar el potencial creativo

De un tiempo a esta parte, los libros para colorear para adultos se han convertido en un fenómeno cada vez más masivo. Entre los subgéneros de este tipo de libros, los mandalas son uno de los destacados.

El Observador presenta ahora la colección Mandalas, una serie de ocho libros para colorear que presentan diversos diseños con variados niveles de complejidad, desde lo más sencillo a otros más intrincados y con una mayor variedad de matices de color.

Esta colección, en la que cada diseño viene acompañado de frases de diversos pensadores y autores como Rhonda Byrne o el Dalai Lama, presenta estos diseños de origen hindú y budista relacionadas con el mundo espiritual y la relajación, propone además varios beneficios para la vida cotidiana.

8 razones para pintar mandalas

Tiene efectos terapéuticos

Al concentrarse en la pintura la mente se calma, como si se estuviera meditando. Por lo tanto, se potencian sensaciones positivas como la alegría, la paz, la creatividad y la seguridad; a la vez que se reducen las emociones negativas como el miedo, la rabia, la inseguridad, el estrés y la depresión, así como ayuda a combatir el insomnio.

Ayuda a la concentración

Durante la realización de esta actividad, el cerebro se enfoca solamente en ella, incrementando la capacidad de concentración. La mente se desconecta del resto del mundo por un momento, lo que también colabora para lograr un descanso más pleno.

Ejercita el cerebro

Pintar involucra tanto la lógica como la creatividad, lo que favorece el desarrollo y el equilibrio de los dos hemisferios del cerebro. Por un lado, al elegir colores se estimula el lado derecho y analítico del cerebro, mientras que el izquierdo (asociado con la creatividad), se desarrolla al mezclar y combinar tonos y colores.

Reconecta con el niño interior

Si bien lo pueden disfrutar personas de todas las edades, para los adultos que pintan estos mandalas, se les permite conectarse con el "niño interior" y reconectarse con los mejores recuerdos de su infancia. Todo esto favorece la relajación y hasta puede llegar a proporcionar una sensación de optimismo con respecto al futuro.

Reduce la ansiedad

Al pintar mandalas se liberan endorfinas, los neurotransmisores que generan una sensación de bienestar general, relajando la mente.

Fomenta la creatividad

Elegir que colores utilizar, en que combinación y en qué cantidad es una habilidad que se desarrolla con este tipo de libros, a la vez que favorece la utilización de la creatividad en el trabajo y en aquellas actividades relacionadas con el juego y el pensamiento analítico.

Ayuda a redescubrirse

Como actividad recreativa, pintar mandalas permite una salida temporal de la rutina y del trabajo, generando momentos de distensión y generando una mayor comodidad y felicidad a lo largo del día.

Permite dedicarse a algo por puro placer

Una caja de colores o marcadores, paciencia, y unos cuantos minutos del día es lo único que se necesita para poder pintar mandalas: una actividad que se puede hacer por la simple razón de que hace bien, sin ninguna responsabilidad.

La colección Mandalas comenzará a publicarse este lunes 6 de junio con El Observador, con un costo de $ 110 cada uno. Son ocho libros, que saldrán cada 15 días.


Populares de la sección