Oferta premium con vista a la rambla de Colonia

Una compañía desarrollista argentina invirtió U$S 20 millones en la construcción de un edificio que mezcla apartamentos premium con un Condo Hotel de cuatro estrellas. Ya se vendió el 70%.

En parte hotel, en parte edificio de apartamentos. Esa es la propuesta de Dos Orillas, una inversión de U$S 20 millones que consta de una construcción de un edificio de cinco pisos y 10.000 metros cuadrados de superficie,  ubicados en la rambla costanera de Colonia.

El edificio se divide en 102 unidades de las cuales 60% son apartamentos en régimen de propiedad horizontal y 40% como Condo Hotel de cuatro estrellas, un formato inmobiliario a través del cual  los inversores que compran una unidad la ceden a una administradora que la utiliza como habitación de hotel, por la que sus dueños cobran una renta.
Si bien el formato es mixto –se utiliza el mismo edificio tanto para el Hotel como para los apartamentos–, se contará con entradas diferenciadas.

El proyecto, que comenzó en 2011, se encuentra actualmente en el 75% de ejecución y ya fueron vendidas el 70% de las unidades. En marzo de este año se entregarán los apartamentos y para el 2016 el Hotel. Según el presidente de la compañía desarrollista Big Ben, Andrés Castellano, una cadena hotelera operará el Condo Hotel, aunque todavía no fue cerrado el trato.

“Apuntamos a inversores que buscan resguardo de valor, un uso de la propiedad y renta”, apuntó Castellano. Según el presidente de la compañía desarrollista, la inversión de los Condo Hoteles garantizará una renta anual del 3% sobre el valor de la propiedad los primeros tres años.

“Dos Orillas es un producto premium que no es tanto más caro que el resto, pero que representa bastante más en la estética y en los niveles de terminación”, comentó. Tanto quienes visiten el hotel como los dueños de los apartamentos podrán utilizar la piscina exterior, la piscina interior fría y climatizada, el spa con hidro masaje, la ducha escocesa, sala de masaje, sauna, vestuarios, jacuzzi, gimnasio, bar restaurante, un salón corporativo y un business center con la posibilidad de recibir a  100 personas.

El valor de las unidades va desde los  U$S 130 mil a U$S 500 mil, pasando desde mono ambientes a apartamentos con cuatro ambientes, con o sin jacuzzi, con unidades que van desde 50 metros cuadrados a alrededor de 170 metros cuadrados.

Por los servicios, los dueños de los apartamentos deberán pagar unas expensas que rondan entre  U$S 3 y U$S 4  por metro cuadrado. La venta de las unidades está a cargo de la inmobiliaria Toribio Achaval.

Una diamante por pulir
La riqueza histórica de Colonia, sumada a la cercanía con Buenos Aires, hacen de la ciudad “un diamante que hay que pulir”, opinó Castellano. Su compañía desarrollista, de origen argentino, tiene otro proyecto en ejecución en el departamento y “en cartera” algunos más (ver recuadro).

De hecho, Castellano es el segundo vicepresidente de la Asociación de Desarrolladores de Colonia, que se creó en 2009, con el objetivo inicial de promover la construcción de una red cloacal para la rambla. “La ciudad tiene mucha riqueza histórica, que no es fácil de conseguir, y tiene un flujo de personas que pasan todos los años para ir a otros destinos, pero también para visitarla especialmente”, destacó el empresario argentino.

Además, “para la inversión argentina, Uruguay ha representado siempre un resguardo de valor”, recordó Castellano. Sin embargo, los acuerdos tributarios entre el Estado uruguayo y el argentino, sumado a los altos precios de la plaza, hacen correr algunas inversiones a otros lados, entre ellos Asunción, explicó el presidente de la desarrollista. Pese a esto, Big Ben tiene inversiones solo en Uruguay y Argentina, siendo Colonia una de sus principales unidades de negocio, dijo Castellano. l


Fuente: Guillermo Losa

Populares de la sección

Comentarios