Oficialismo rechaza proyecto para convertir deudas hipotecarias a UI

Los deudores del BHU reclaman recibir el mismo trato dispensado a morosos que pasaron a la Asociación Nacional de Vivienda

La bancada de diputados frenteamplista no está dispuesta a hacer lugar al pedido de miles de deudores del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) de pasar sus obligaciones nominadas en Unidades Reajustables (UR) a Unidades Indexadas (UI), como sí se hizo para la cartera “pesada” de morosos que fueron traspasados a la Agencia Nacional de Vivienda (ANV) cuando se reestructuró la entidad prestamista. El grupo de deudores reclama que se da una situación injusta, mientras que desde el oficialismo aseveran que un cambio de régimen pondría en jaque al propio BHU y a la Asociación Nacional de Vivienda (ANV).

El Partido Independiente (PI) presentó en setiembre en la Comisión de Hacienda de Diputados un proyecto de ley para que unas 20.000 familias –según los deudores– puedan convertir su deuda en UR a UI. La UI evoluciona a la par de la inflación, mientras que la UR se ajusta por el Índice Medio de Salarios (IMS), un indicador que ha evolucionado en los últimos años por encima de la suba de precios al consumo.

El PI espera que la comisión de Diputados atienda el asunto a partir de junio, dijo a El Observador, Iván Posada. El FA, en cambio, señala que el proyecto no saldrá de comisión y que morirá antes de pasar a la Cámara de Diputados, señaló el diputado oficialista Alfredo Asti.
La presidenta del BHU, Ana Salveraglio, prefirió no hacer declaraciones hasta tanto se expida la Comisión de Hacienda. 

Carlos Pintos, jubilado de 65 años, forma parte del grupo de deudores que aún paga sus cuotas por vivienda en UR. Recalcó a El Observador los dos puntos sobre los que basan su reclamo: que hubo “malos pagadores” que cambiaron de UR a UI –son los morosos que pasaron a la órbita de la ANV–, y que la UR nació con un cometido que ya no se sostiene, al punto de que el BHU ya no la toma en cuenta.

La UR se ajusta a la evolución del salario y desde su nacimiento en 1968 se propuso proteger al deudor de la inflación. Sin embargo, en los últimos años el salario subió por encima de la inflación y la UR se disparó (hoy está en casi $ 650). En 2004 el BHU tomó para operar la UI creada dos años antes, sistema que se ajusta por el Índice de Precios al Consumo (IPC). “Desde esa fecha, la evolución de la Unidad Reajustable supera a la Unidad Indexada en más de un 40%”, asegura el Movimiento Deudores de BHU en su página de Facebook, perfil que hasta ayer tenía 8.286 miembros.

En esa reestructura que afrontó el BHU en 2004, una cartera de deudores atrasados pasó a la ANV, donde se les  bonificó la deuda y pasaron a pagar sus cuotas en UI. “Fue un coletazo de la crisis; a esa cartera morosa la pasaron a la ANV, le hicieron una quita grande y le bajaron enormemente la cuota. No estamos en contra de los morosos, porque resuelven algo importante como la vivienda. Nosotros queremos lo mismo porque somos buenos pagadores y la gente ya no aguanta más”, dijo Pintos.

Los deudores piden al gobierno crear un fideicomiso, a cargo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), con la cartera de los que aún pagan cuotas en UR, y que los créditos en UR se conviertan en UI. Lo que pierda el BHU se compensaría con la condonación de una deuda que éste mantiene con el MEF. “El saldo del capital adeudado al BHU en UI que surja de la aplicación de la ley será bonificado por única vez en el porcentaje que se determine por la diferencia de la evolución entre la UR y la UI entre el 1º de marzo de 2005 y el 31 de diciembre de 2011”, aseveran los deudores.

Pateada para adelante

El proyecto de ley llegó en setiembre a la Comisión de Hacienda impulsado por el PI pero, de acuerdo al diputado Posada –que integra esa comisión–, entrará en el orden del día recién en junio.

Para el legislador, la situación de los deudores en UR no tiene doble lectura. “Entre aquellos que pasaron a un fideicomiso administrado por la ANV hubo casos especiales de cancelación total de la deuda, lo que ha generado muchas veces rispideces. Porque otros deudores en esos mismos complejos habitacionales no tuvieron el mismo tratamiento. Es una situación muy injusta”, afirmó. 

La oposición oficialista

Asti, miembro de la Comisión de Hacienda, destacó que todo el Frente Amplio resolvió rechazar el proyecto por el “impacto que puede tener sobre el BHU y la ANV”. Para el diputado, el proyecto de ley es “absolutamente desechable por la forma que está diseñado”. Según Asti el texto propuesto no tiene ninguna chance de pasar a la Cámara.

“Muchos no saben el contenido de esa propuesta. Por ejemplo, si hay un cambio de sistema pasarían a categoría 5 como deudores financieros y les impediría el acceso al crédito. Además, perjudicaría al BHU con una pérdida del patrimonio, implicaría no cumplir con las normas del Banco Central (BCU), y al no poder prestar dinero, el BHU estaría impedido de dar viviendas a otros. A la ANV también se le complicaría al tener que reestructurar toda su cartera”, explicó Asti.

Y, ¿por qué unos sí cambiaron de UR a UI y otros no? Por una cuestión de política social, respondió Asti. “Hubo que seleccionar con criterios de favorecer a los sectores más vulnerables, como toda política social, como las políticas de este gobierno”.


Populares de la sección

Comentarios