Ola de frío: empresas y particulares compran de más y falta supergás

Las empresas dicen que se normalizará el servicio de reparto de garrafas

Como suele ocurrir en el inicio de cada invierno, el abastecimiento de supergas en se ha visto especialmente reducido, con picos de esperas por garrafas de hasta casi 6 horas. La causa principal es la intensa ola de frío que se está viviendo en todo el país, que ocasiona que en algunas plantas, como la de Acodike, se generen problemas técnicos que aunque son sencillos de resolver, retrasan la producción. A su vez, la población, a raíz de la alerta amarilla emitida el miércoles por el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet), se abastece con mayor cantidad de garrafas, lo que se transforma en otra de las puntas del problema.

Según indicó a El Observador Martín Machado, miembro de la Asociación de Distribuidores de Supergás (ADISUP) y distribuidor de Acodike, el problema principal pasa por la gran demanda, que pese a que las plantas se encuentran envasando "al cien por ciento", no consiguen llegar al número de pedidos que se registran por día.

"Las empresas están envasando casi a pleno. Y digo casi porque los últimos tres o cuatro días, debido a tanto frío, surgieron algunos problemas técnicos en la planta. Por ejemplo, hubo un apagón de casi una hora, donde se perdió la posibilidad de envasar entre 500 y mil garrafas. También se averió un sensor de gas, que posiblemente restó otras 500. Entonces, si se empiezan a sumar los números tenemos casi 2 mil garrafas menos, que para nuestros números es una pérdida importante", dijo Machado.

Según explicó, Acodike envasa unas 18 mil garrafas diarias, de las cuales 4.900 van para Ducsa –casi el 22% de la producción diaria-, 8 mil se distribuyen en el interior y 6 mil en la capital del país. El distribuidor consideró que de a poco la producción se ha ido estabilizando y que la demanda será, de a poco, cumplida. "Hoy (jueves) se envasó un poco mejor, no hubo ningún problema, y mañana estarían saliendo unas mil garrafas más a Montevideo, lo que en total equivaldrían a 7 mil exclusivamente para la capital. Eso significa que cada puesto de venta tendrá 100 garrafas más".

Machado indicó que entre la alerta y las advertencias de falta de supergas, las compras de varias garrafas hechas por una sola persona o empresa se han disparado. "No es algo normal que la gente venga y compre dos o tres garrafas, que te llame un comercio y te encargue cuatro o cinco en lugar de una como todos los días. Eso quita muchas garrafas del circuito", dijo.

Horas extra

Desde Riogas se aseguró que en la planta los empleados se encuentran realizando horas extra desde la semana pasada y que continuarán en ese plan, de manera de poder satisfacer los pedidos. Fuentes de la empresa señalaron que la planta está alcanzando desde el domingo niveles de producción "históricos", cumpliendo con la demanda de sus clientes y abasteciendo también a una parte de la demanda que otras empresas no han podido cumplir. La empresa reconoce "demoras importantes en las entregas" pero asegura que en el transcurso del día se cumple con todos los pedidos.

Soja afectada

En tanto, la entrega de gas a las plantas de procesamiento de soja no se ha normalizado desde las primeras medidas sindicales en el conflicto de los trabajadores de las empresas abastecedoras de gas.

"Siempre ha estado complicado, el suministro nunca se puso a tono. A veces tenés suerte que hacen una entrega parcial, y a veces no. El tema es que no dan certeza de nada, no atienden el teléfono en ningún lado", dijo a El Observador Ignacio Foderé, director de la empresa Fadisol, acopiadora y exportadora de granos. El empresario señaló que el producto se tiene que secar de forma urgente, porque se están formando especies de rocas de granos donde se concentra la humedad, lo que hace que se pierda la mercadería. Foderé reclama porque considera que ni las empresas que comercializan gas ni el Poder Ejecutivo "mueven nada" para solucionar el problema.


Populares de la sección