Olesker quiere terminar con el PS gobernado "por las cúpulas"

Dice que su partido ha sido en parte responsable de "polarización" de FA
"Queremos una Casa del Pueblo llena de pueblo". Así cerró su campaña el candidato a la Secretaría General del Partido Socialista (PS) por la lista 4, Daniel Olesker, en una sala de la sede del partido, que lleva ese nombre. Olesker se refería a dejar atrás "el partido de las cúpulas, el de que tres, cuatro y cinco gobiernan por todos".

El exministro de Desarrollo Social y de Salud competirá el domingo en las elecciones del PS con la senadora Mónica Xavier, que representa a las listas 1, 2 y 3. Durante su discurso de cierre, Olesker enfatizó que mañana se enfrentarán "la continuidad y el cambio". El "cambio" para el candidato implica terminar "con la polaridad del Frente Amplio (FA), que tanto mal le ha hecho". "Porque el partido en parte es responsable de esa polarización y no trabajó propuestas para evitarla", agregó.

Olesker anunció que se enfrentaría con Xavier en diciembre del año pasado. El bloque que representan se define como removedor y promueve realizar una nueva reforma tributaria y regular los precios de la canasta básica.

Durante el cierre de campaña, a Olesker lo acompañaba el diputado Gonzalo Civila, que criticó a quienes apoyan la candidatura de Xavier por no respetar "una campaña sin agravios". "Nuestra campaña ha sido una campaña de propuestas. Muchas veces hemos sentido que esa tónica no ha logrado acompañar a todos los compañeros del partido, pero hemos hecho los mayores esfuerzos de que ese sea el espíritu de una campaña a lo socialista", dijo.

El lunes pasado, Xavier dio por cerrada su campaña por la lista 1 y reafirmó continuamente que tendrían "lealtad al gobierno". "Queremos un partido que esté al respaldo de nuestro gobierno. Lo decimos sin titubear. Queremos un Partido Socialista que se ponga al frente de la defensa del gobierno. ¿Cómo podemos pensar que mejor mirar de afuera si hemos trabajado para esto?", dijo frente a militantes socialistas de un ala que se proclama "renovadora".

Civila se refirió de forma indirecta a esa "lealtad" y afirmó que, de ganar las elecciones, aportarán al "gobierno desde un lugar de compromiso activo". "No hacemos gárgaras de respaldo al gobierno porque el gobierno somos nosotros", manifestó en oposición a los dichos de Xavier.

Confrontar con la derecha

Para Olesker, la confrontación no se da con el otro bloque del partido, sino con "la derecha", a la que considera que "se siente fuerte". "Se siente fuerte porque recuperó gobiernos en la región, que se siente fuerte porque las cámaras empresariales han salido a querer quebrar los logros que los trabajadores han logrado en estos 11años de gobierno", enfatizó.

Según el candidato, ese es uno de los principales objetivos a los que apuntará si asume como secretario general del PS. A ese objetivo, sumó el de la militancia, que entiende que se ha perdido, no tanto a nivel institucional, sino de las bases, "en la calle". Por ese motivo, propuso "el cambio para recuperar la cultura militante".

Junto con la recuperación de la militancia, Olesker mencionó el de la inserción del Partido Socialilsta en la sociedad. "No tenemos opinión del partido, nos sentimos ajenos a la discusión partidaria, proponemos volver a la región del partido, que se llegue al interior del país", afirmó.

Porque más allá de todos los objetivos que enumeró, parae el ala removedora, el primero y principal es "tener un partido grande", que recupere su voz y pueda "reivindicar el proyecto socialista.

Populares de la sección