Ómnibus con destino incierto

UCOT duda en cuanto a absorber a trabajadores de Raincoop; decisión depende de una asamblea
Algo presentían los extrabajadores de Raincoop cuando la suerte les dijo el lunes pasado a qué empresa de transporte debían ir a trabajar, luego de que quebrara la cooperativa a la que pertenecían.
En ese momento las caras largas de quienes fueron asignados por sorteo a la cooperativa UCOT eran evidentes: incluso llegaron a ofrecer dinero para intercambiar con aquellos que se irían a Coetc. El comentario general en la sede del PIT-CNT, donde se hizo el sorteo era que, tarde o temprano, los ómnibus amarillos iban a tener el mismo destino que los azules de Raincoop.

El argumento que manejaban los trabajadores era básicamente una cuestión de tamaño. UCOT es la cooperativa de transporte urbano más chica de las dos que quedaron en la capital, ya que opera apenas el 8,9% del mercado contra el 12% que tiene Coetc.

El presidente de UCOT, Mario Alvarellos, echó por la borda ese razonamiento, aunque su mensaje no fue mucho más alentador: "Las dos cooperativas estamos al mismo nivel. Estamos en una posición de medir y de cuidar bien los pasos que vamos a dar. Un paso mal dado en esta operación podría generarnos complicaciones", advirtió en diálogo con El Observador.

En el caso de UCOT, la cooperativa mantiene una deuda de US$ 3 millones con el Fondes a partir de la compra de 20 ómnibus nuevos, la cual prevé empezar a pagar a fines de este año.

Eso, sumado a la caída de la venta de boletos que la empresa atribuye a la puesta en práctica de los boletos de una y de dos horas en 2008, llevaron a la cooperativa a ajustar su cinturón.

Ahora, con el cierre de Raincoop, las cooperativas perdieron mercado frente a las sociedades anónimas (Cutcsa y COME), y eso, en palabras de Alvarellos, generó una "preocupación superlativa".
Dudas con ex Raincoop

En el sorteo del lunes, 172 trabajadores de la ex Raincoop se fueron con la idea de que más temprano que tarde empezarían a ser parte de UCOT, primero como empleados y luego de seis meses como cooperativistas. Sin embargo, la empresa no tiene los puestos asegurados.
Según Alvarellos, la decisión está sujeta a varias condiciones.

En primer lugar, al financiamiento que puedan recibir de los bancos –sobre todo del Banco República– para adquirir algunos de los ómnibus de Raincoop y reparar otros.

Luego, la decisión también depende de que se alcance la firma de un convenio con el sindicato de cooperativistas del transporte (Ascot), que dé "garantías" de que UCOT no va a correr riesgos.
Esta postura, según Alvarellos, fue transmitida a los participantes de la negociación.

"Acá siempre UCOT fue claro. Si se dan todos los pasos, si hay un financiamiento que se pueda conseguir. Nosotros ya estamos trabajando justamente para llevar esos datos para que los compañeros entiendan que esto es viable y que podamos pasar a ese proceso de análisis de las líneas, y de los compañeros de Raincoop integrándose a UCOT".

El directivo agregó que "el único acuerdo que se había firmado era con la participación de COME, que se había presentado a la intendencia. Luego la intendencia tuvo que decidir porque la asamblea de Raincoop nunca dijo que aceptaba la propuesta que está creada".
Asamblea
Si estos dos pasos se cumplen, los directivos de la cooperativa están dispuestos a apoyar el proceso de absorción, aunque ellos no tienen la última palabra.

La decisión final la tendrá la asamblea de trabajadores, que a su vez tendrá dos oportunidades para decidirlo.

El próximo 17 de julio se reunirá para votar si le permiten a UCOT tener más de 20% de empleados que de socios. Hoy la relación es 605 socios y 50 empleados,
En una segunda asamblea votarán si los extrabajadores de Raincoop se convierten de manera definitiva en socios de la cooperativa. Todo este proceso llevará, al menos, tres meses.

Sobre la balanza también pesa el desgaste que implicó la negociación de los últimos meses sobre el futuro de la ex Raincoop, que derivó en discusiones internas entre los trabajadores de las diferentes cooperativas.

Hoy, los socios de UCOT están divididos entre quienes quieren "dar una mano" a los extrabajadores y quienes no quieren sumar posibles complicaciones a su fuente de trabajo.

Líneas sin cubrir
Mientras, las líneas de Raincoop que la Intendencia de Montevideo reasignó a UCOT, apenas se cubren. La suburbana 222, la urbana 79, la CA1 y la L12 solo brindan servicios de emergencia, mientras que las líneas 17 y 71 aún no están en circulación.

El presidente de UCOT señaló a El Observador que se encuentran manteniendo reuniones con el sindicato y con los bancos para poder avanzar en las negociaciones y alcanzar acuerdos que permitan a la cooperativa tener un panorama más firme sobre su futuro, aunque advirtió: "La incertidumbre en el sistema cooperativo está siempre vigente".

Populares de la sección

Acerca del autor