ONU: primera pulseada fuerte entre Rusia y el EEUU de Trump

Con votos a favor de Washington y en contra de Moscú, el Consejo de Seguridad vetó sanción a Siria
Rusia y China vetaron ayer un proyecto de resolución de la ONU impulsado por Estados Unidos, Reino Unido y Francia para imponer sanciones a Siria por los ataques con armas químicas de 2014 y 2015.

De esta manera, Rusia se posicionó en la vereda opuesta de Estados Unidos, por primera vez desde el Donald Trump -quien mantiene buenas relaciones con el presidente ruso Vladimir Putin- asumió el poder a fines de enero de este año.

El bloqueo coincide con la dificultad que afronta la ONU por llevar adelante las negociaciones de paz en Ginebra tras seis años de conflicto.

La medida -que quería imponer sanciones a once ciudadanos sirios y diez entidades- logró nueve votos a favor, pero China, Rusia y Bolivia se opusieron. Kazajistán, Etiopía y Egipto se abstuvieron. Para ser aprobadas, las resoluciones de la ONU requieren nueve votos a favor y ningún veto.
Esta es la séptima vez que Moscú bloquea una resolución para proteger a Damasco, su aliado en Oriente Medio. China, miembro permanente del Consejo de Seguridad como Rusia, lo hizo en seis ocasiones.

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió antes de la votación que su país no respaldaría la resolución al ser "muy inapropiada". Pero la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, reiteró que era "muy apropiada". "Es un día triste para el Consejo de Seguridad cuando sus (países) miembros comienzan a excusar a otros (países) miembros que matan a su propio pueblo", dijo la norteamericana al Consejo de Seguridad tras la votación.

"Definitivamente el mundo es un lugar más peligroso", añadió Haley.

Si bien no se trata de un choque directo entre presidentes sino entre diplomáticos e incluso Trump ha tenido sus diferencias discursivas con Haley en el pasado (ver recuadro), esta votación cobra valor si se tiene en cuenta que se trata la primera de importancia para la nueva administración estadounidense.

El lunes, Trump y el vicepresidente Mike Pence se reunieron con su embajadora ante el organismo internacional en Washington en un almuerzo privado, en el que se estima que la política exterior fue el centro de las discusiones.

Antes, Haley ya había dejado claro su pensamiento con respecto a Siria, que ratificó con su voto ayer: "¿Cuánto tiempo más seguirá Rusia protegiendo y excusando al régimen sirio?", dijo tras la reunión a puertas cerradas del consejo para discutir el uso de armas químicas en Siria. "Ha fallecido gente sofocada hasta la muerte. Eso es bárbaro", agregó.

Washington ha apoyado a grupos rebeldes que luchan contra las fuerzas del presidente Bashar al Asad y lidera una coalición internacional militar contra el EI en Siria e Irak.

Reino Unido y Francia enviaron a los países del Consejo el borrador de la propuesta en diciembre. Cuando la nueva administración estadounidense lo respaldó, envió la señal de que estaba preparado para confrontar a Rusia en la cuestión siria.

El embajador chino ante la ONU, Liu Jieyi, aseguró que las sanciones eran prematuras y que el grupo ONU-OPAQ tendría que haber tenido la posibilidad de completar la investigación.

El régimen sirio ha negado una y otra vez el uso de armas químicas en la guerra civil, que dejó más de 300.000 muertos desde marzo de 2011.

Diferencias entre Haley y Trump

A comienzos de febrero de este año la designada por el flamante gobierno estadounidense para representarlo en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Nikki Haley, marcó su primer diferencia en pensamiento con respecto al discurso en política exterior sostenido por Donald Trump, más concretamente en lo que atañe a su visión sobre Rusia. Por ese entonces, Haley condenó al Kremlin por la anexión de Crimea. "Estados Unidos sigue condenando y pide el fin inmediato de la ocupación rusa de Crimea", dijo la Haley luego de una reunión de emergencia de Naciones Unidas por un aumento de la violencia en el este de Ucrania y añadió: "Crimea es parte de Ucrania. Nuestras sanciones relacionadas con Crimea se mantendrán hasta que Rusia devuelva el control de la península a Ucrania".

Populares de la sección