Operador privado cuestiona la política de dragado del puerto

Katoen Natie sostiene que cancelación de Maersk fue por un error "grave"
La cancelación de una línea de un portacontendores dede 300 metros que tomó Maersk por la falta de profundidad en la zona de maniobras del antepuerto la semana pasada, sigue generando reacciones en la comunidad portuaria. Desde la Terminal Cuenca del Plata (TCP) dicen que si bien la solución que encontró la naviera internacional –de mantener la ruta con otro buque de menor porte– "da tranquilidad" a los exportadores uruguayos, esa determinación tendrá un "costo económico" para el operador privado de contenedores y afecta la imagen del país.

Además, cuestiona la estrategia de dragado que han tomado las autoridades de la Administración Nacional de Puertos (ANP) por el impacto que este tipo de noticias causan a la imagen internacional del puerto hub de Montevideo.

En diálogo con El Observador el gerente de relaciones institucionales de Katoen Natie (propietario del 80% de TCP), Fernando Correa, calificó el incidente que derivó en la cancelación de la ruta de Maersk como "serio y grave". El jerarca comentó que "recién el domingo de tarde" se lograron iniciar los trabajos de dragado, y que esa tarea "demandará varios días" para que se normalice la situación. Precisamente, el funcionario comentó que TCP estaba iniciando gestiones ante las autoridades para que se "revea" la estrategia de dragado del puerto de Montevideo, porque en la zona del antepuerto hacía seis años que no se realizaba "ningún tipo de mantenimiento".

"El abandono de un área de maniobra para determinado tipo de buques no es un error menor, y no es un error administrativo. Es difícil explicar al exterior por qué llegamos a esta situación", alertó el vocero de la belga Katoen Natie.

Actualmente la zona de maniobras del antepuerto cuenta con una profundidad de siete metros,cuando debería tener por lo menos 10 metros o más, explicó. Correa dijo que los últimos estudios de batimetría que tenía la ANP –previos a la decisión de Maersk– eran de 2015 y no incluían la zona de maniobras. Asimismo, recordó que en plan de dragado de la ANP para 2016 "no estaba incluida" la zona de maniobras como un área para trabajar. "Los planes de dragados deben ser publicados para la toma de decisiones de todos los operadores", reclamó.

Correa considera que el incidente de Maersk no quedará como una "cuestión superada" en el corto plazo y puede afectar la imagen de puerto hub que ostenta la principal terminal portuaria del país. Por otro lado, comentó que la solución que encontró la naviera de traer un barco con menor calado al puerto de Montevideo tendrá "un costo económico" para la terminal porque perderá la mercadería de transbordo que solía moverse para ese buque.

Maersk comunicó la semana pasada que para continuar brindando un servicio confiable a sus clientes pondrá en operación un buque más pequeño, el Mercosul Sling 2, que recogerá la carga en Montevideo y la llevará hasta el puerto brasileño de Río Grande, donde será transferida al buque del servicio Samba (que viaja entre Uruguay y Europa).

"Esto nos costó muchísimo dinero a nosotros. Esto es dinero que estamos poniendo de nuestras arcas para que haga una conexión de aquí a Brasil. A ningún cliente le podemos cobrar absolutamente nada por esto. Esto lo hacemos por la importancia que tiene Uruguay para nosotros", había declarado a El Observador el director ejecutivo de Maersk para la Costa Este de Sudamérica (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), Antonio Dominguez.

La decisión de Maersk se da en un momento complejo para el sector portuario de la región producto de la crisis económica que afecta al gigante de la región, Brasil, que tiene su derrame en la actividad de sus vecinos como Argentina y Uruguay.

Dragan la zona y viajan a Panamá

El vicepresidente de la ANP, Daniel Montiel, informó ayer que las tareas de dragado en la zona de maniobras insumirá n un plazo máximo de 20 días, según consignó Presidencia. Por su parte, para hoy está previsto que el titular del ente portuario, Alberto Díaz, viaje a Panamá para reunirse con el centro regional de operaciones de Maersk Line para explicar el plan de dragado de emergencia que se inició en la zona del antepuerto. Además, la visita pretende buscar algún tipo de compromiso para que el servicio con Montevideo de los buques de 300 metros pueda volver a reinstaurarse.


Populares de la sección