Oportunidad de rescate educativo

El lanzamiento de Eduy21 es una valiosa iniciativa para sacar a la enseñanza del letargo en que la sumió la inacción oficial

El lanzamiento de Eduy21 por connotados técnicos en educación y otras áreas es una valiosa iniciativa para sacar a la enseñanza pública del letargo en que la ha sumido la inacción oficial. La encabezan Fernando Filgueira y Juan Pedro Mir, a quienes el presidente Tabaré Vázquez había puesto en el ministerio de Educación y Cultura (MEC) para impulsar reformas indispensables. Pero ambos desaparecieron rápidamente el año pasado de la esfera estatal bajo presión del presidente del Codicen, Wilson Netto, tolerada por la titular de la cartera, María Julia Muñoz, y por el propio mandatario. El grupo que promoverá el aplazado movimiento reformista incluye también a otras personalidades de la educación como el magister Renato Opertti y Pablo da Silveira, los economistas Javier de Haedo y Fernando Lorenzo, prominentes dirigentes empresariales y el líder sindical Richard Read.

Filgueira, exsubsecretario del MEC, explicó a El Observador TV que el grupo creará "una propuesta de reforma estructural de la educación" que convoque a todo el sistema político a acordar y poner en práctica los postergados cambios a un sistema que mantiene a Uruguay en un profundo atraso mundial. Destacó que Eduy21 "no es ni partidaria, ni vinculada al gobierno, ni enfrentada al gobierno" Por su parte Opertti destacó que el desarrollo del país exige transformar el alicaído sistema educativo actual, una verdad que desde hace años rompe los ojos pero que obstruyen las actuales autoridades del área, si no con el acuerdo al menos con la aceptación de un gobierno que no termina de reaccionar.

Filgueira recalcó que los planes de Eduy21 incluyen ir hacia una educación integrada hasta los 15 o 16 años, meta que contempla el plan anunciado por Vázquez al comienzo de su período de unificar Primaria y Secundaria pero que naufragó cuando Netto le puso la proa. Agregó que es necesario ir hacia un Codicen multipartidario para que una representación política amplia lo saque de la ineficacia en que lo mantiene su actual conformación restrictiva, dominada por un sector del oficialismo. Dijo que Eduy21 organizará mesas de diálogo técnico-político e implementará talleres y seminarios para educadores.

El Codicen y la pasividad oficial han frustrado hasta ahora todos los intentos reformistas, que han claudicado desde el comienzo del gobierno anterior, cuando el entonces presidente José Mujica bajó los brazos en sus anuncios de cambios, cediendo a las presiones de sindicatos docentes y de las propias autoridades de la educación. Es incierto hasta donde Eduy21 podrá imponer sus razonables objetivos, encaminados a poner en marcha reformas estructuradas desde hace casi seis años pero abandonados por los dos últimos gobiernos del Frente Amplio. Todos los esfuerzos han fracasado hasta ahora bajo el lastre de la incompetencia oficial. Pero el surgimiento de este grupo de figuras de peso, guiadas exclusivamente por las verdaderas necesidades del país, exige el respaldo no solo del gobierno sino de todo el sistema político. Claro que lograrlo requerirá que la actual administración abandone su inoperante tolerancia, apoye a Eduy21 y ponga al frente de la educación a personas capaces, en reemplazo de las mezquindades personales y corporativas que la mantienen en una mediocridad sin futuro. Puede ser la última oportunidad de rescatar a la enseñanza pública.

Populares de la sección

Acerca del autor

El Observador

El Observador