Oposición y chavismo ahondan crisis institucional en Venezuela

El presidente Nicolás Maduro remueve el gabinete y sacude el área económica
La escalada del conflicto entre el gobierno chavista de Nicolás Maduro y un fortalecido parlamento opositor adentra a Venezuela en una crisis institucional, que complica aún más la solución de la grave crisis económica y profundiza la polarización del país. En este contexto, Maduro modificó ayer parte de su gabinete al cambiar 18 ministros de una treintena de carteras. Los cambios más contundentes estuvieron del lado de la vicepresidencia ejecutiva y los encargados del área económica para hacer frente a una "emergencia" en ese ámbito.

Diputados oficialistas denunciaron "por desacato" a la junta directiva del parlamento por haber juramentado el miércoles a tres opositores, cuya proclamación estaba suspendida por una impugnación del partido gobernante admitida por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Por este motivo, el oficialismo pidió ayer al TSJ que declare la "nulidad" de las decisiones que tome el Parlamento, anunció el legislador chavista Pedro Carreño.

"Nosotros no hemos incurrido en desacato, quienes incurren en desacato es quien desacata la voluntad popular recientemente después de las elecciones", refutó ayer el presidente parlamentario Henry Ramos Allup, un curtido diputado y acérrimo antichavista de 72 años.

En abierto desafío al TSJ, al que la oposición acusa de servir al chavismo, con la juramentación que presidió Ramos Allup, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) reivindicó la mayoría calificada de dos tercios (112 de las 167 curules) que ganó en los comicios del 6 de diciembre, enterrando casi 17 años de dominio chavista en el Congreso.

"Prepárense para una lucha prolongada", advirtió por su parte el número dos del chavismo y exjefe parlamentario, Diosdado Cabello, tras señalar que esa decisión viola la Constitución y "vicia de nulidad" cualquier decisión del parlamento.

Cabello advirtió que ninguna decisión del parlamento será publicada en la gaceta oficial y pedirán al tesoro nacional no entregarle "ni un cinco" para su funcionamiento administrativo, lo que Ramos Allup calificó de una "fanfarronada".

"Vamos a introducir en el marco de la Constitución una demanda ante la violación flagrante de la Constitución y el irrespeto de una decisión de otro poder público", declaró el diputado oficialista Ricardo Molina en la Plaza Bolívar, donde una multitud de simpatizantes del chavismo protestaba esta mañana contra la oposición.

Sin amilanarse, la mayoritaria bancada de la MUD formó una comisión para investigar el nombramiento, hecho por los oficialistas poco antes de entregar el control legislativo, de 34 magistrados del poderoso TSJ.

"Estamos en un proceso de transición muy especial. Hay una confrontación porque no había separación de poderes", dijo a la AFP Mercedes Pulido, académica de prestigiosas universidades del país.

Colisión frontal

El martes, en la instalación de la Asamblea, Ramos Allup planteó la hoja de ruta de la MUD con el control del parlamento: presentar en un plazo máximo de seis meses una vía legal para cambiar el gobierno, liberar presos políticos y aprobar reformas económicas.

Las cartas que tiene para cumplir su cometido de cambiar al gobierno son un referendo revocatorio para cuando Maduro, elegido en abril de 2013 para un período de seis años, cumpla la mitad de su mandato, una reforma constitucional o una Asamblea Constituyente.

Para encarar la nueva realidad política del país con lo que llama "un parlamento burgués" y una creciente crisis económica, Maduro reorganizó su gabinete de gobierno después de la instalación de la Asamblea.

Entre los cambios más notables destaca el nombramiento del actual gobernador del oriental estado Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz, como vicepresidente ejecutivo, ubicándose así en el puesto que desde hace dos años ocupaba Jorge Arreaza, yerno del fallecido mandatario Hugo Chávez (1999-2013).

El presidente también anunció el nombramiento del profesor universitario Luis Salas como nuevo vicepresidente económico al frente del Ministerio de Economía Productiva y la creación de nuevos departamentos ministeriales.

El hasta ahora presidente de la Federación Nacional para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria y Petróleos, Miguel Pérez Abad, fue nombrado ministro de Industria y Comercio, mientras que el exdiputado Jesús Farías estará al frente de la cartera de Comercio Exterior e Inversión Extranjera.

El presidente también anunció la creación de los ministerios de Producción Agrícola y Tierras, Pesca y Acuicultura y Agricultura Urbana, tres carteras que serán impulsadas para hacer frente a esa "emergencia económica".

Venezuela, con las mayores reservas petroleras del mundo, sufre el desplome de los precios del crudo –fuente del 96% de sus divisas– un déficit fiscal de 20% del PIB, 200% de inflación, severa escasez y una contracción económica del 6% en 2015, según cálculos privados.

¡A Chávez no se le toca!

En un hecho simbólico que el oficialismo recibió como un "claro acto de provocación", Ramos Allup ordenó el retiro del palacio legislativo de todos los cuadros e imágenes de Chávez.

"A Chávez no se le toca. Que nos respeten al pueblo, porque sino se van a arrepentir", gritaba un hombre que cargaba un retrato del expresidente en medio de una muchedumbre de chavistas reunidos en la céntrica plaza caraqueña.

La noche del miércoles, Maduro expresó su "indignación" y llamó a "rebelarse frente a estas manifestaciones neofascistas, antibolivarianas, antipatriotas, antinacionalistas".

"No ha habido ningún lenguaje peyorativo lo que ha habido es restitución o reparación de un abuso", afirmó ayer Ramos Allup.

El nuevo presidente parlamentario dijo esperar que Maduro lo invite al Palacio Miraflores para dialogar. "¿Será que no quiere oír lo que le voy a decir?", se preguntó con sarcasmo.

Fuente: Agencias

Populares de la sección