Opositores y chavistas salen hoy a las calles a mostrar su poder

Maduro amenazó con enviar a prisión a dirigentes de la MUD si ocurren hechos de violencia
En medio de acusaciones mutuas de buscar un estallido de violencia, en una batalla hasta ahora dialéctica en la que también intervino la Organización de los Estados Americanos (OEA), la oposición y el gobierno de Venezuela medirán sus fuerzas hoy con movilizaciones masivas a favor y en contra de un referéndum revocatorio del mandato de Nicolás Maduro.

Militares y policías empezaron ayer a ubicarse en puntos estratégicos de Venezuela ante lo que se prevé será la mayor movilización callejera que hará la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para exigir al Consejo Nacional Electoral (CNE) acelerar el referéndum en una jornada denominada como la "Toma de Caracas".

Maduro acusó a la oposición de planear un "golpe de Estado" y amenazó con mandar a prisión a dirigentes opositores si se desatan hechos de violencia. "Chillen, lloren o griten, ¡presos van!", sentenció.

En medio de la tensión, la OEA dirigida por el uruguayo Luis Almagro, quien desde hace meses mantiene un enfrentamiento personal con Maduro, advirtió que cualquier abuso de autoridad del gobierno será "inaceptable" y le cargó la responsabilidad al oficialismo venezolano ante eventuales víctimas.

La secretaría general de la OEA denunció ayer lo que percibe como un "recrudecimiento de la represión y de las violaciones de derechos humanos" en Venezuela antes de la marcha opositora.

En un comunicado, la secretaría general de la OEA expresó su "preocupación por lo ocurrido" en los días previos a las marchas de hoy.

Criminalizar la protesta

"Se pretende criminalizar la protesta, se amenaza con inhabilitar a partidos políticos, y se criminaliza la actuación de diputados de la Asamblea Nacional y activistas de la sociedad civil", sostuvo la OEA.

"Será completamente inaceptable para la secretaría general cualquier abuso de autoridad. La secretaría general hace responsable al gobierno de toda víctima, que espera no tener que lamentar", agregó la oficina de Almagro.

El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, también advirtió sobre una estrategia de "amedrentamiento" del oficialismo. "Toda Venezuela se está movilizando por el derecho a votar (...) por encima de la estrategia del miedo, el chantaje y el amedrentamiento, para hacer la más importante movilización política de nuestra historia reciente", sostuvo.

Pasando a la ofensiva, los chavistas se manifestaron ayer, lo hicieron también el martes, y convocaron para hoy en Caracas a una gigantesca movilización que denominaron la "Toma de Venezuela" para, según sus dirigentes, "defender la revolución".

Analistas internacionales coinciden en la relevancia de las movilizaciones de hoy. "La oposición se está jugando el todo por el todo, busca demostrar que es una gran mayoría en el país que quiere cambio. El gobierno está centrando su estrategia en desmoralizar, desmovilizar y meter miedo", afirmó a la agencia AFP Diego Montoya-Ocampo, analista del IHS Markit Country Risk, con sede en Londres.

¿Por qué ahora?

La MUD reclama al CNE, al que acusa de "chavista", que la recolección de cuatro millones de firmas necesarias para convocar la consulta popular se haga cuanto antes.

Pero la autoridad electoral descartó que la marcha opositora pueda acelerar el referéndum, reiteró que esa etapa se hará la última semana de octubre, y advirtió que eventuales disturbios callejeros paralizarán el proceso.

A la oposición le urge que el referéndum sea antes del 10 de enero de 2017, porque si Maduro pierde habrá elecciones; pero si es revocado después de esa fecha, será sustituido por su vicepresidente. Para revocar al presidente socialista se necesitan más de los 7,5 millones de votos con los que fue elegido en 2013. Según la firma Venebarómetro, 64% de los electores votaría en su contra.

Aunque la oposición tiene a su favor el malestar popular, desde 2014 no convoca multitudes. Según analistas, en parte porque está fresco el recuerdo de la violencia en esas manifestaciones que exigían la salida de Maduro del poder, lo que dejó un saldo de 43 muertos.

Fuente: Agencias

Populares de la sección