Optimismo ibérico: Rajoy dijo que el TLC "está más cerca que nunca"

Uruguay y España quieren cerrar acuerdo entre Mercosur y la UE en 2017
Los gobiernos de Uruguay y de España reiteraron sus buenas intenciones para concretar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea, un acuerdo del que empezó a hablarse en 1995 y que, tras la suspensión de las negociaciones en 2004, volvió en 2010 al primer plano de la agenda regional, pero sigue sin concretarse.

Más allá de las dilatorias, ayer el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, se hizo presente en la Torre Ejecutiva para asegurarle al mandatario uruguayo, Tabaré Vázquez, que hará esfuerzos ante sus pares de la Unión Europea para que "antes de fin de año haya un acuerdo político" sobre el TLC entre los dos bloques, dijo en una conferencia realizada al finalizar la reunión de los dos jerarcas.

Horas antes, durante un encuentro con empresarios, Rajoy había afirmado que el acuerdo está "más cerca que nunca".

La promesa de Rajoy acerca de los pasos que dará la comunidad europea –que tiene como una de sus principales potencias a los franceses y su proteccionismo agrícola–, fue bien recibida por Vázquez, quien desde que asumió su segundo mandato en 2015 puso el TLC con Europa en la primera plana de su agenda internacional.

El jerarca español afirmó en la conferencia brindada junto a Vázquez que en los últimos dos rondas de negociación hubo "avances" y confió en que haya acuerdos sobre "algunos aspectos complejos", aunque no hizo mención a ninguno en particular.


"Si va a ser un TLC u otra suerte de acuerdo no estoy en condiciones de decirlo, pero el gran objetivo es el de un acuerdo de libre comercio", dijo.

En tanto, Vázquez afirmó que "las condiciones políticas de los dos bloques permiten" al gobierno uruguayo ser "optimista para lograr ese acuerdo".

Pero el compromiso de Rajoy no fue la única buena señal que se llevó Vázquez del encuentro.
El mandatario español también dijo que hay empresas ibéricas interesadas en participar de las licitaciones para las obras ferroviarias que la finlandesa UPM exige en caso de instalar una tercera planta de celulosa en Uruguay.

Según admitió en diciembre de 2016 el ministro de Transporte, Víctor Rossi, el gobierno deberá recuperar al menos 300 kilómetros de vías férreas con "estándares europeos" para conectar Paso de los Toros, donde estaría la nueva planta, con el puerto de Montevideo.

Rossi fue uno de los integrantes del gobierno uruguayo que participó en la reunión con Rajoy. También estuvieron el canciller Rodolfo Nin Novoa, el ministro de Economía, Danilo Astori; la ministra de Industria, Carolina Cosse; el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma, y el asesor presidencial y presidente de Cutcsa, Juan Salgado.


Sobre las inversiones ferroviarias, Rajoy destacó el "conocimiento" y el desarrollo teconológico de las empresas españolas del rubro. "Las empresas españolas tienen interés y se van a presentar al concurso como hacemos siempre", afirmó.

Vázquez, en tanto, se refirió al avance de las negociaciones con UPM. El presidente dijo que el gobierno espera la respuesta de la compañía después de que el Poder Ejecutivo uruguayo le negara una solicitud para acceder a una exoneración del Impuesto al Patrimonio.

"En Uruguay siempre hemos dicho: dentro de la Constitución y la ley todo, fuera nada. Y esa es la base de la resolución de Uruguay", dijo sobre la negativa de exonerar ese tributo.

En el encuentro, los gobiernos de España y de Uruguay también acordaron "reimpulsar" un tratado de "cooperación y amistad" firmado en 1992.

La aspiración de Vázquez es que haya más reuniones periódicas entre los cancilleres de los dos gobiernos para tratar el tema de las migraciones de personas entre los dos países.

Populares de la sección