Optimismo y mesura en el gobierno para 2017

Después de dos año difíciles, el presidente Tabaré Vázquez espera el 2017 con "muy buenas" perspectivas económicas y con el desafío de mejorar la educación
El gobierno cerrará los ojos este 31 de diciembre y los volverá a abrir en 2017 con la expectativa que el tercer año de la tercera administración del Frente Amplio escape de la conflictividad del 2015 y de las inclemencias climáticas del 2016 que dejaron un costo inesperado para el país.

El Poder Ejecutivo es optimista en cuanto a las oportunidades que el nuevo año traerá para el país y confía que algunas de las inversiones que sobrevolaron en los últimos meses se puedan concretar. En particular está la expectativa de poder culminar de manera exitosa con los trabajos de preparación para que la empresa finlandesa UPM confirme la instalación de su segunda planta en el país.

El principal argumento que proyecta un 2017 auspicioso desde el punto de vista económico se basa en la capacidad de Uruguay de seguir creciendo por decimocuarto año consecutivo en un contexto regional e internacional volátil y, por momentos, adverso. Este período de crecimiento ininterrumpido conforma el lapso más prolongado desde la Segunda Guerra Mundial, dijo a El Observador el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri.

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, dijo en declaraciones a la prensa el miércoles 28 que en 2016 Uruguay mantuvo el grado inversor, que bajó la desocupación y que el empleo aumentó. Además señaló que las reservas internacionales garantizan estabilidad para el país.

"En 2015 tuvimos que trabajar mucho internamente para la elaboración del Presupuesto, pero ya en 2016 con el Presupuesto Nacional votado se pudo extender el esfuerzo en otras áreas, lo que llevó a terminar el año con un crecimiento económico", afirmó el mandatario.

Vázquez dijo que Uruguay está "en una posición muy sólida" y "estable" desde el punto de vista económico y social, razón por la cual dijo que las perspectivas son "muy buenas". El presidente también marcó la agenda para su tercer año de gobierno.

"Para el 2017, seguiremos trabajando en infraestructura con muy buenas perspectivas de inversiones internacionales. Se va a encarar la Rendición de Cuentas para el próximo año con algunas prioridades: la primera y fundamental es educación y la segunda es el Sistema de Cuidados. En esos niveles vamos a trabajar con mucha fuerza", anunció.

Justamente en el plano social es donde el gobierno cree que tiene algunos desafíos. En 2016, el Ministerio del Interior informó sobre una baja en el delito. La expectativa es que para el 2017 se profundice esa mejora.

Otro número "positivo" que generó expectativa en el gobierno es la baja en materia de accidentes de tránsito respecto a los años precedentes.

Finalmente el gran desafío que el Ejecutivo se plantea es el mejoramiento de la educación. Vázquez prometió en campaña electoral que habría de "cambiar el ADN de la educación". En setiembre dijo que esa transformación ya estaba en curso. Sin embargo, el sistema educativo sigue tropezando con algunos problemas que se repiten desde hace años.

Populares de la sección

Acerca del autor