Orlando Dovat: Ejemplo de excelencia

“No ponerme límites es el principio que me ha regido la vida entera”, dijo el fundador y director de Zonamérica

Si uno está convencido de un proyecto tiene que trabajar para llevarlo adelante. En 1990, a los 45 años, le propuse a mi socio emprender un negocio diferente. Ahí me transformé en empresario, sin darme cuenta. A este tipo de personas empecinadas y convencidas las llaman emprendedores", recordó Orlando Dovat hace poco tiempo en el libro Inspiradores latinoamericanos de Alexis Jano.

Su objetivo inicial no era liderar una zona franca, sino ser su usuario. Unos años antes, junto a su socio Daniel Carriquiry, había fundado Costa Oriental, en la zona franca estatal de Colonia, y descubrió las carencias que tenía la ley que databa de 1923. Fue así que a partir de 1985 colaboró con el Ministerio de Economía en la redacción de la nueva norma legal. Fue aprobada en 1987, pero nadie empezó a utilizarla de inmediato. Estaba convencido de que era una buena herramienta, que no perjudicaba a las empresas que actuaban en el mercado local ni a los exportadores, que pagaban sus impuestos. Esta ficción legal fue pensada como algo similar a un país extranjero insertado en territorio nacional. Fue así que Dovat se lanzó al agua consiguiendo inversores para fundar Zona Franca Montevideo.

Hoy Zonamerica –nombre que se adoptó en 1997, para ampliar la visión internacional del negocio– lleva casi US$ 200 millones invertidos, con más de 350 empresas instaladas. En ella trabajan más de 10 mil personas y se estima que allí se produce el 1,5 % del PIB de Uruguay. Cuenta con varias plataformas de negocios: logística, centros de distribución, banca y servicios financieros, consultoría, call centers, BPO (outsourcing de procesos), KPO (externalización de procesos de conocimiento), centro de servicios compartidos y tradings, servicios profesionales, biotecnología, entre otros.

En 2011 fue reconocida como la mejor zona franca de las Américas por la Asociación de Zonas Francas de América.

Pero más allá del logro empresarial de Zonamerica, Dovat se convirtió en un referente en el impulso de la exportación de servicios, y –bajo la nueva reglamentación de zona franca que él mismo ayudó a elaborar– Uruguay cuenta hoy con 12 zonas francas, la mayoría creadas bajo la nueva ley que Dovat ayudó a confeccionar: Zonamerica, World Trade Center, Aguada Park, Parque de las Ciencias, Florida, Colonia Suiza, Libertad, Colonia, Nueva Palmira, Rivera, UPM, Montes del Plata.

El empresario, al que le atrae la posibilidad de transformar la vida de sus semejantes, es reconocido también por la tenacidad y la rebeldía para encontrar soluciones teniendo la flexibilidad como valor, y siempre en una búsqueda constante de la excelencia. Uno de sus desafíos profesionales ha sido el de posicionar a Uruguay en un mundo globalizado y el de demostrar que los uruguayos que trabajan en régimen de zonas francas pueden ser eficientes y competitivos. Con todo esto, el objetivo último –dicho en forma expresa por Dovat en variadas ocasiones– es brindar un ejemplo de forma de trabajo.

Dovat insiste en la necesidad de generar un ambiente de innovación y en el que los uruguayos deben ser más exigentes consigo mismos. También subraya a menudo que tiene que haber más transparencia en las empresas para así llevar a una mejora de la imagen del empresario en la sociedad. Se define como un optimista proactivo.

En 2010 Zonamerica empezó a planear su internacionalización, y hoy lleva adelante un ambicioso proyecto en Colombia, en la ciudad de Cali, en lo que es una de las mayores inversiones de una empresa uruguaya fuera de fronteras. Implica invertir unos US$ 300 millones para construir 18 edificios en un área de 38 hectáreas. Brindará empleo a 17 mil personas con el objetivo de convertir a la ciudad colombiana en un polo exportador de servicios. No se descarta que sea el primer paso que lleve a Zonamerica a otros países, inclusive a otros continentes.

En 2012, Dovat fue el primer uruguayo en ser reconocido como emprendedor del año en el programa de la consultora EY.

Por su trabajo en Zonamerica, fue elegido como uno de los empresarios referentes de Uruguay en la encuesta entre hombres de negocios y ejecutivos que el suplemento Café y Negocios publicó en 2014. Lo destacaron como "visionario" e "innovador", y ponderaron que "logró modificar la realidad del país", al ser pionero en la prestación de servicios de Uruguay para el mundo.

Esta nota forma parte de la publicación especial de El Observador por sus 25 años.


Acerca del autor