OSE Maldonado cambiará cañerías para evitar el agua turbia

Los primeros siete kilómetros de caños se colocarán en Piriápolis, Punta del Este y Maldonado, donde la empresa detectó mayores problemas

El agua amarronada saliendo por las tuberías de Maldonado fue un episodio que se repitió varias veces durante el verano. Este miércoles en la noche volvió a suceder en Punta del Este y su color marrón intenso provocó incertidumbre en los usuarios.

Ante los reclamos, las autoridades de OSE aseguran que el problema no es el proceso de potabilización sino el estado de las cañerías, por lo que planean cambiar 22 kilómetros de conexiones para minimizar el problema.

En diálogo con El Observador, el director de la Unidad de Gestión Desconcentrada de OSE Maldonado, Miguel Crobo, señaló que la turbiedad se debe a "arrastres" que se generan cuando hay un mayor consumo de agua que el habitual. "El agua viene con una velocidad inusual, empieza a arrastrar y a romper todo lo que está adherido a la cañería, son cañerías de mucho tiempo", explicó.

Los análisis realizados por la empresa determinaron que el color amarronado se debe a partículas de hierro y de carbón activado. Para solucionarlo, cada vez que OSE recibe una denuncia -En Maldonado son entre cuatro y cinco al día, según Corbo-, realizan purgas en las cañerías que implican dejar correr el agua durante aproximadamente media hora hasta que empieza a salir incolora.

Para dar una solución de fondo a esta problemática, la empresa llamó a licitación para comenzar a cambiar las tuberías que aún quedan de hierro por las de PVC y así minimizar los episodios de turbiedad. La primera adjudicación fue para sustituir siete kilómetros de caños en Piriápolis -sobre todo en el balneario San Francisco-, Punta del Este y ciudad de Maldonado, donde se registra la mayor cantidad de roturas. En este caso se empezará a trabajar una vez terminada la temporada, cuando disminuya la cantidad de gente en esas zonas. En una segunda etapa se licitarán los arreglos en otros 15 kilómetros de caños del departamento, los cuales OSE espera tener prontos para principios de 2017.

Los 22 kilómetros de cañería que se quiere sustituir representa cerca del 30% del total de tubos de hierro que todavía hay en el departamento. Una vez que se concreten esas obras, el plan es renovar otros 22 kilómetros de caños, aunque para esas obras aún no hay fecha definida.

Tema sensible


Corbo consideró que el estado del agua potable en Maldonado es un tema sensible debido al mal sabor que se registró en abril del año pasado a raíz de floraciones de algas en la Laguna del Sauce. Sin embargo aseguró que a pesar de eso el agua que llega a los usuarios es potable.

"Todos sabemos que -la Laguna del Sauce- está mal, que está con problemas", dijo a El Observador el director de UGD OSE Maldonado, aunque advirtió que la situación está siendo monitoreada de forma constante.

"Felizmente, todo lo que presenta la laguna nosotros lo estamos llevando de una manera muy buena y no tenemos ningún tipo de problema en cuanto a la potabilidad del agua que elevamos", afirmó.

El problema es la fuente

En línea con Corbo, el presidente de OSE, Milton Machado aseguró que la desconfianza de los usuarios contrasta con la calidad que está teniendo el agua potable hoy en día. "Yo me animo a afirmar que la calidad del agua de OSE es mejor que hace 10 o 15 años. Es un agua que está más exigida desde el punto de vista normativo y está mucho más controlada que antes", expresó a Búsqueda el jerarca. De todos modos reconoció que en varios casos las "fuentes" de agua están "peor que antes a raíz de la "presión ambiental".





Populares de la sección