Otoño esquizofrénico: una playlist

Canciones que escuché los últimos tres meses, sin más. Llévese las que le gusten

Mientras que algunos siguen defendiendo al disco o álbum en oposición a la playlist (y en varios casos seguro les asista la razón) los servicios musicales de internet creen cada vez más en ella. En paralelo a eso, más y más gente escucha música por internet y, desde los tiempos de iTunes, la canción individual -el single- tiene más pulso masivo que la obra global. Como a mí en cuanto periodista vinculado a la experiencia musical me sigue interesando la forma en que la gente consume hoy la música, desde hace tiempo intento armar playlists e intento estudiarla como formato. 

No tengo claro cómo se hace una playlist perfecta, ni mucho menos las reglas para que una selección de canciones sea otoñal, laboral o viajera. Quiero decir que no encuentro realmente un concepto fuerte detrás de las listas con esos pretenciosos nombres que me suelo encontrar en internet. Entonces al no tener respuestas (seguro que habrá más reflexión sobre la playlist como estándar de consumo cultural en próximos años), el único marco que tengo es el personal: son canciones que esuché durante estos tres meses y que, por alguna u otra razón, no me pasaron desapercibidas. Es probable, sí, que esto de tener días de mucho frío, de humedad, de calor y hasta primaverales haya alterado su ánimo, pero no quiero profundizar en eso porque aquí -insisto- no hay un concepto explícito. 

El fin de esta playlist es meramente divulgativo: a continuación le voy a contar por qué me gustó tal canción y quizá usted se la lleve a una lista suya o escuche (ojalá) el disco completo más tarde. Cada título es un link: haga click para escuchar la canción. Debajo, la lista de Spotify completa para escuchar o seguir si usted tiene cuenta allí. Vamos entonces: 

 

Chedda da Connect - Flicka da Wrist

Es uno de los últimos éxitos del hip hop más sucio, pendenciero y comercial. Los integrantes de la realeza NBA como LeBron James lo han hecho suyo. No me pude sacar el estribillo de la cabeza desde la primera vez que lo escuché.  

 

Dorrough feat. Problem - Who got it

Un hip hop con un costado pop. El "ahá, ahá" y el intercambio de versos ingenioso se coló varias veces en mi música durante las horas de trabajo. Es interesante las variables sutiles dentro de este género que pueden hacer que una canción prenda. Como Chedda, Dorrough no dice nada demasiado interesante, pero sí que lo hace sonar bien.

 

Juan Wauters - Through that red

Mucho más orquestado y vocal, nuestro crédito local en el indie estadounidense hace un precioso tema que a mí me recuerda mucho al Bryan Wilson de los Beach Boys más entrañable, al de That lucky old sun. De los mejores temas de su nuevo disco Who me?, al que reseñé hace algunas semanas.

 

Blur - Pyongyang

The Magic Whip es uno de los grandes discos del año y la prueba de que el paso del tiempo iba a demostrar que los que envejecerían mejor musicalmente serían ellos, no Oasis. Pero esta canción es más Damon Albarn que Blur. Con muchas conexiones a su disco solista del año pasado, es una crónica circunstancial de una persona en una ciudad -nada menos que la capital más impenetrable del mundo- que palidece en su anacronismo, todo contado en un relato que parece de Raymond Carver. Es el mejor tema de ese disco.

 

A.S.A.P. Rocky - Excuse me

Volvemos a la estación hip hop. Creo que cuando Rocky dice que está en un momento tan dulce de creación que puede marcarse lo mismo un disco de rap ambiental que un tema pop está haciendo lo mismo que cuando LeBron James dice que es el mejor jugador de basketball del mundo: diciendo la verdad.

 

Juan Wauters - Todo terminó

Usted se preguntará por qué vuelvo con Wauters o por qué no lo puse en seguida del anterior tema suyo que compartí. Mi respuesta es que los temas fueron entrando conforme me fueron "ganando". Seguro que usted arma sus listas de forma parecida. Esta canción tiene un estribillo ideal para cantar en un bar. Es un temazo otoñal con vibra beatlera, probablemente el hit de mi otoño.

 

DMA's - The Plan

Ya no tiene ni gracia sorprenderse de cómo los británicos siguen sacando bandas de pop precioso para estas épocas de frío. Ellos son veinteañeros, evidentemente están influidísimos por Oasis en lo melódico pero van por otro lado en cuanto a lo tímbrico y los arreglos. Si usted gusta de este tipo de pop rock acústico y estribillero con una pátina de nostaglia, escúchese todo el disco porque en eso son de lo mejor que hay.

 

Santullo - Espiral

Tengo el disco de Fernando Santullo siempre cerca y ya lo escuché decenas de veces pero nunca consigo tiempo para escribir de él. Su forma de pintar los estados personales y su registro vocal mucho más abierto -que, por cierto, juega más a favor de las cosas que quiere contar- se refleja en toda su potencia y actitud en esta canción. A Fernando Santullo no le faltan nunca palabras (por lo general siempre encuentra la justa) y tiene un costado pop que dialoga todo el tiempo con su actitud rockera más abyecta. Y de ahí siguen saliendo cosas buenas. 

 

Molina y los Cósmicos - Santiago

Una balada viajera que salta del discurso social y urbano a la declaración amorosa. Supongo que es involuntario, pero Molina replica muy bien el estilo del asturiano Nacho Vegas en cuanto a esa forma cercana de cantar este tipo de canciones. En paralelo a eso tiene un gran momento instrumental cuando emerge la voz de la chica que aparentemente escuchó cantar en la capital chilena (nota del autor: nada de investigación periodística se ha hecho para arribar a estas conclusiones).

 

Atlas - Move on

La voz de Martín Rivero en esta especie de pop neo-indie toma un color distinto con los sintes detrás y me animo a decir que por más versatilidad que haya agarrado, su voz funciona mucho mejor cuando el acompañamiento es una base de rock, que es la que de algún modo tiene este tema. Esto debería sonar en cualquier boliche rockero de música para bailar, en el caso de que Montevideo lo tuviera y a la Intendencia de Montevideo se le hubiera pasado cerrarlo por supuestos ruidos molestos.

 

Phazesband - Crazy horses

Creo que "Vol.1", su primer lanzamiento, es el acontecimiento de rock psicodélico guiado por guitarras del año musical uruguayo. Sí, suenan a rock viejo, viejísimo, con largos pasajes placenteros de trance distorsionado y una voz que parece sintonizar con el mejor Liam Gallagher de los conciertos en vivo.

 

Hablan por la Espalda - La procesión

Además de mi tema favorito de otro de los discos que tengo pendiente reseñar, es la prueba de que la madurez de una banda de rock se traduce en la contundencia de canciones así. Cuando suenan así es imposible imaginarse a Fermín Solana disociado de los guitarrazos de su hermano Martín, pero lo mejor de la canción es en realidad ese punto en el que puede escucharse a toda la tribu de músicos llegar al climax. Desde el primer pre estribillo es absolutamente imposible separarse de la canción, tanto como lo es no querer cantar junto a Solana hasta el final del tema.

 

Ezra Furman  - Lousy connection

De lo más rescatable de entre el humo comercial de la nueva ola de cantautores rockeros anglosajones. Furman pasó por el prestigioso show de música en vivo de Jools Holland y apunta para estrella del firmamento pop rock, pero se le advierte una inteligencia rockera que no tienen sus pares. Es un chico con menos problemas de estima de los que la prensa le señala, con más influencia musical que el sonido a rock viejo que le endosan y con una capacidad envidiable para hacer canciones de esas que cuando suenan -de nuevo, lamento repetir la referencia- en un bar de buena gente es el propio público el que pide que suban el volumen y canta el estribillo. 

 

Brodinski feat. Theophilus London - Gimme back the night

¿Me deja cerrar con pop rapero anglosajón a la francesa, aunque no tenga nada que ver con lo que viene? Cuando parece que es un tema más de esos hechos para Vevo y las radios estadounidenses, Brodinski se lo lleva a un costado más oscuro al marketineado Theophilus. El resultado es intrigante, un producto más de esa extraña factoría de músicos parisina llamada Savoire Faire y su sello Bromance.

 

 


Comentarios

Acerca del autor