Otra excepción: Nacho Vegas vuelve a Montevideo

El compositor asturiano llega a La Trastienda
Van dos veces seguidas y eso llama la atención. Es que pasaron muchos años para que Nacho Vegas viniera por primera vez a tocar a Montevideo. El año pasado, cuando tocó el primer encuentro del cantautor con la ciudad, una Trastienda con buena afluencia de público fue a su encuentro. Vegas estaba presentando ante todo las canciones de su disco Resituación de 2014, nada menos que el sexto de una carrera que ha contado con el aplauso de la crítica desde Desaparezca aquí (2006), el tercero, y que sabe también de discos a dúo con figuras de la música española del tamaño de Christina Rosenvinge y Enrique Bunbury. Los solistas, además, no son los primeros pasos en su carrera: fue miembro fundador de la banda de noise rock Eliminator Jr y también de la reconocida Manta Ray.

A primera vista, una persona podría decir que la música de Nacho Vegas es catártica. Otra podría decir que está marcada por lo existencial hasta sus últimos trabajos, que lo encuentran voluntariamente vinculado a lo que podría llamarse, si acaso, la canción de protesta. En realidad, el secreto de Nacho Vegas nace en su particular voz de barítono y se apoya en la construcción de las letras y la selección de referencias, todo dotado de una intensidad y autenticidad prácticamente sin parangón en los cantautores de su generación. Lo de Vegas, además, posee una profunda raíz estadounidense que le da otro tipo de colores a su música y a su vez va en la línea de otros grandes nombres de la música independiente española, como Chucho, o Los Planetas.

Lo que no ha cambiado de Vegas es la intensidad de su autoconciencia, que por momentos puede rozar tanto lo dramático como lo paródico. Se dice que la progresión compositiva de Vegas ha pasado de lo personal a lo social, a lo generacional, pero lo que en realidad sucede con las canciones de Vegas y con la importante masa de seguidores que ha cosechado, no masiva pero sí fiel, es que rezuman una autenticidad y una puntería para identificar temas y personajes que es esencial para el oficio. Y el producto de eso ha sido la identificación de una buena cantidad de personas con la música que ha generado, sin importar dónde pose su mirada el artista.

"En la política está habiendo mucho cambio y entonces creo que tenía que escribir cosas que hablaran de la gente en otro plano. La música popular trabaja con los sentimientos que tenemos en común. A la larga, creo que lo alternativo puede tener que ver hoy con plantearse hacer eso", dijo a El Observador el año pasado, a propósito de cómo la alternatividad hoy para él pasaba por pasarse a lo comunitario y a lo político en sus canciones, que a su vez se convirtieron en banda de sonido de manifestaciones en España y que siguen teniéndolo a Vegas en el centro de las polémicas y con su presencia en protestas. De algún modo, su canción Cómo hacer crac fue uno de los himnos no oficiales de los movimientos políticos y sociales acontecidos en España durante los años recientes.

Canciones Populistas es el nombre el nuevo EP que Vegas se trae a Montevideo. Pero además de presentar esas canciones en vivo, el músico estará a las 13 en el Centro Cultural de España para un encuentro con prensa y seguidores. Es una chance extraña: sin grandes sellos ni productores de fondo, Nacho Vegas, uno de los mejores creadores de canciones de su tiempo, pasa de nuevo por Uruguay, y por segundo año consecutivo.

Acerca del autor