Otra vez una superbanda

Pericias balísticas confirmaron que el mismo grupo asaltó remesa en Géant, BROU de la Paz y joyería
Todos los elementos que la Policía viene reuniendo desde hace meses en torno a los resonantes asaltos contra remesas, peajes y casas de cambio la encaminan a una banda de estructura "muy compleja", que tiene la misma forma de actuar, idéntica cobertura logística e información muy precisa, pero cuyos integrantes van rotando en cada golpe.

Por esa razón los investigadores sospechan que hay un cerebro que proporciona información, autos y armas pero no participa de los asaltos.

La primera sospecha se centra en un policía que tenga acceso a información privilegiada.
Durante meses los investigadores realizaron operativos secretos para relevar si había policías vinculados o en lugares cercanos a los asaltos, si alguien había dado órdenes de "liberar" alguna zona en la que se dieron los golpes, y se hizo seguimiento a uniformados, pero ninguna pista prosperó.
La Policía Científica está jugando un papel importante en desenredar esta madeja. El delincuente procesado en las últimas horas por intento de homicidio pudo ser vinculado a los asaltos a la remesa en el Géant el lunes 5 de diciembre y a un peaje gracias a que en ambos hechos fue herido y quedó su huella de sangre. Cotejado el ADN, permitió determinar que había estado en ambos lugares y confirmar las sospechas de la Policía acerca de que se trataba de la misma banda.

Pero hay más logros de la Policía Científica. Sus expertos en balística detectaron que las balas recogidas en el supermercado Géant, en un asalto a una sucursal del Banco República de La Paz en enero de este año, y una rapiña a una joyería de Montevideo pertenecían a las mismas armas.
Esto permitió avanzar en el armado del mapa investigativo: la banda golpea diversos objetivos y desde hace años. De hecho, tras analizar los videos de las cámaras de vigilancia, la Policía llegó a la conclusión de que el golpe contra el Correo del barrio Pocitos en 2013 fue dado por la misma banda.
Ayer el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, declaró que no es una, sino que son varias bandas. Pero los investigadores precisaron en reserva las declaraciones del ministro: es una misma estructura delictiva que se integra con diferentes bandidos.

Según dijo un oficial de la jefatura de Montevideo, todos son elegidos entre profesionales, veteranos, gente que sabe manejar información y no se apresura.

Muchos terminan cayendo en otros hechos, porque al margen de actuar en esa banda trabajan por la suya. Pero se considera que al menos 10 delincuentes que están presos pertenecieron en algún momento a esta organización.

La fuente policial agregó que la banda golpea cada 25 días o un mes, pero si el botín es grande pueden pasar dos meses entre un hecho y otro. Incluso se cree que algunos remeseros que fueron asaltados y declararon cifras pequeñas, en realidad fueron atacados por esta banda, que no golpea si no es por montos altos.

En sus declaraciones ante la Justicia, el delincuente detenido esta semana dijo que en la banda había brasileños y argentinos. Aunque la Policía no cree en buena parte de su testimonio, sí está convencida de que una vez que dan un golpe, algunos de sus integrantes viajan a Brasil o a Argentina pero sin pasar por los puestos fronterizos. Uno de los policías que trabaja en la investigación dijo que luego del robo de la remesa en el Géant todos los que participaron se juntaron en un lugar que está identificado, se repartieron el botín y cada uno se fue por su lado.

La Policía sospecha también que el delincuente Julio Guillén, alias el Cotorra Loca, que está requerido por uno de estos asaltos, puede ser uno de los líderes del grupo. Hay dos o tres delincuentes que están identificados como participantes de al menos uno de estos robos, pero a la Policía se le hace difícil ubicarlos por la movilidad que demuestran quienes participan en esta banda.

Populares de la sección

Acerca del autor