Otro intento de esencialidad que dejó al gobierno mal parado

El PIT-CNT rechazó la medida y la bancada del FA pedirá explicaciones
El gobierno decretó la esencialidad en la distribución de combustibles confiado en que así podría contener el desabastecimiento y poner fin al conflicto con el sindicato de trabajadores. Sin embargo, un día después de que el decreto entrara en vigencia, lo único que consiguió el Poder Ejecutivo fue ganar nuevos enemigos, ya que el conflicto lejos está de ser superado, surgieron críticas del PIT-CNT y del Frente Amplio, y no es seguro que se restablezca la distribución en condiciones normales.


La esencialidad obliga a los trabajadores a cumplir su horario de trabajo pero, por mandato constitucional, no puede obligarlos a trabajar más que ocho horas. Y el servicio de reparto de combustible no puede cumplirse en tiempo y forma si los trabajadores no hacen horas extras porque falta personal. Por lo tanto, tanto funcionarios de ANCAP como transportistas de combustible aseguraron a El Observador que la medida de esencialidad incrementó aún más el desabastecimiento.

"La guardia gremial es un compromiso que adoptamos para que no haya desabastecimiento. Si nosotros dejamos de hacer horas extra no se puede cumplir con el servicio, eso está configurado desde hace tiempo", dijo el secretario general del gremio de funcionarios de ANCAP (Fancap), Gerardo Rodríguez.

"Tal como estaba funcionando (el servicio) antes del decreto de esencialidad era mejor", dijo Benavides de la UTC

La opinión de Rodríguez fue compartida por el presidente de la Unión de Transportistas de Combustible (UTC), Óscar Benavides, quien dijo que las guardias (que se hacen con horas extras) son imprescindibles para la carga completa de los camiones, ya que, de lo contrario, dejan de ser cargados a las dos de la tarde, cuando se cumplen las ocho horas de trabajo.

"(El martes) muchos camiones tuvieron que volver y no pudieron cargar porque los trabajadores llegaron a su turno y cortaron (el servicio), sin hacer horas extra", explicó. En estos días (el servicio)no funcionaba normal pero, tal como estaba funcionando antes del decreto de esencialidad, era mejor", agregó.

Como si fuera poco, el problema de suministro podría agravarse el próximo fin de semana si los transportistas deciden trabajar el sábado en lugar del lunes, por ser feriado nacional. En ese caso, los trabajadores de ANCAP no harán las horas extras y los camiones quedarán nuevamente sin cargar, advirtió a El Observador el vicepresidente de Fancap, Salvador Sprovieri.

Este lunes, el 95% de las estaciones de servicio del sur del país, que se abastecen de la planta de La Tablada, se habían quedado sin combustible. La ministra de Industria, Carolina Cosse, reconoció que "aún con una operación normal" de la planta, llevará "varios días normalizar la situación".

Esta es la tercera vez que el gobierno de Tabaré Vázquez recurre a la declaración de esencialidad de servicios cuando los conflictos gremiales se agravan. La primera vez fue en agosto de 2015 ante una serie de paros docentes que distorsionaron el dictado de clases a los estudiantes.


"Si nosotros dejamos de hacer horas extra no se puede cumplir con el servicio", señaló Rodríguez de Fancap

El presidente Vázquez decretó la esencialidad de la enseñanza pero debió dar marcha atrás luego de recibir una andanada de críticas del Frente Amplio y la oposición.

En febrero de este año cuando trabajadores del Instituto Uruguayo de Meteorología dejaron de hacer pronósticos en el marco de una serie de reclamos salariales, la esencialidad fue decretada, esa vez con éxito.

Rechazo y medidas

La esencialidad en la distribución de combustibles no cayó bien en el sindicato de ANCAP desde el primer momento. El martes, el sindicato difundió un comunicado en el que sostuvo que la medida es "inoportuna e innecesaria" ya que el sindicato "cumplió a cabalidad todas las solicitudes de guardia gremial y extensión horaria requeridas por el Directorio de ANCAP y el Poder Ejecutivo, para asegurar el abastecimiento de combustibles".

Asimismo, afirmó que el desabastecimiento se debió a un lock out de la empresa que "está usando la esencialidad como pretexto para encubrir una reorganización del trabajo que pasa por arriba de la ley de negociación colectiva".

Frente a ese escenario, una delegación de Fancap se reunió el martes con el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT en busca de un mayor respaldo. Luego de la reunión, la cúpula sindical resolvió rechazar el decreto de esencialidad del gobierno y convocar una Mesa Representativa especial el próximo viernes 16 para definir los pasos a seguir, informaron fuentes del PIT-CNT.


"La esencialidad, lejos de ayudar, profundiza las diferencias y complejiza los escenarios posibles", expresó el diputado Gerardo Núñez

Asimismo, se resolvió encomendar al departamento jurídico de la central sindical un informe analizando si la medida viola el derecho de huelga de los trabajadores. Por otra parte, se evaluó la posibilidad de realizar gestiones en el ámbito de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dado que el presidente de la central sindical, Fernando Pereira, se encuentra en la sede del organismo en Ginebra.

El PIT-CNT había resuelto un paro parcial desde la hora 9 hasta las 13 para el próximo miércoles 21 en el marco de la Rendición de Cuentas. Sin embargo, la central sindical puede definir nuevas medidas este viernes durante la Mesa Representativa.

Explicaciones

La medida de esencialidad encontró resistencias incluso dentro del propio partido de gobierno. El diputado del Partido Comunista Gerardo Núñez dijo al portal web Ecos que la bancada de diputados frenteamplista resolvió solicitar una reunión con los ministros de Trabajo e Industria.

Asimismo, dijo que se solicitará a ANCAP una explicación acerca de por qué los camiones no fueron a cargar combustible a la planta de La Tablada el sábado pasado.

Núñez publicó en su cuenta de Facebook un descargo sobre la decisión en el que sostuvo: "Cuando se decreta una esencialidad, es porque fracasaron los mecanismos de negociación y diálogo. Habla de una mala articulación, la respuesta a esto no puede ser mediante la imposición. La esencialidad, lejos de ayudar, profundiza las diferencias y complejiza los escenarios posibles para construir salidas colectivas. Una pena".


Populares de la sección