Otro líder pro-Brexit se bajó de la carrera para ser primer ministro

Nigel Farage tomó una posición similar a la del exalcalde de Londres, Boris Johnson.
La posibilidad de que uno de los líderes de la campaña del Brexit acabe gestionando la ruptura con la Unión Europea (UE) se alejó todavía más este lunes con la dimisión de Nigel Farage, el dirigente del independentista UKIP que también se bajó de la carrera por ser el primer ministro británico que sustituya a David Cameron, quien quería permanecer en la Eurozona y por eso renuncia a su cargo.

La salida de la Unión Europea ha provocado un sismo político en el Reino Unido y ha desembocado, aunque por motivos distintos, en una sucesión de dimisiones que parece no tener fin.

Farage tomó el mismo camino que otro de los líderes de la campaña pro-brexit, el exalcalde de Londres Boris Johnson, que la semana pasada declinó competir por sustituir al actual primer ministro. Johnson se bajó tras la traición política de su principal aliado para el referéndum, el euroescéptico ministro de Justicia, Michael Gove, que anunció su candidatura antes y lo dejó en falso con diversas críticas.

Mientras, la batalla por suceder al primer ministro británico se endureció este domingo en los medios de comunicación, en un momento en que la ministra del Interior, Theresa May, aparece como la gran favorita.

May contaría ya con el apoyo de un centenar de los 330 diputados conservadores, quienes deberán escoger a partir del martes a los dos candidatos finalistas, según los medios de comunicación británicos. Sin embargo, sus principales rivales decidieron bloquearle el paso, asegurando que el sucesor de Cameron debería salir de las filas de los partidarios del Brexit en el referéndum del pasado junio.

Theresa May militó por la permanencia en la UE, así Cameron, que anunció su dimisión un día después de la victoria de los partidarios de abandonar el bloque.

El traidor

Mientras que una de las candidatas, Andrea Leadsom, padece una falta de notoriedad, Michael Gove tiene la imagen de "traidor", en primer lugar, respecto a su amigo Cameron por elegir el campo del Brexit y, después, de cara a su aliado euroescéptico Boris Johnson, por anunciar su candidatura antes que él.

Gove reiteró el domingo en la BBC que no pensaba que Boris Johnson podría haber dirigido el país. "Tengo el sentimiento de que no estaba listo para responder al desafío", declaró y puso como ejemplo el hecho de que finalmente el exalcalde de Londres renunciara a suceder a Cameron.

En declaraciones a la cadena ITV, May estimó, por su parte, que el país merece algo más que un primer ministro pro-Brexit. "Necesitamos a alguien que sepa construir a partir de la herencia de David Cameron" y para todo el país, aseguró.

En el otro extremo, el líder laborista Jeremy Corbyn pugna por seguir en el cargo después de que la mayoría de sus diputados le dieran la espalda.

Si Gove o Andrea Leadsom, los dos candidatos pro-Brexit que concurren a las primarias del Partido Conservador, no ganan, la ruptura con Bruselas recaerá en un primer ministro que no quería salir de la UE.

"Cobarde"

El adiós de Farage fue celebrado por varios compañeros del Parlamento europeo. "Farage es el último cobarde en abandonar el casos que ha creado", escribió el eurodiputado conservador alemán Manfred Weber. "Primero quería que le devolvieran su país, ahora quiere recuperar su vida. Pero lo que no devolverá es su escaño de eurodiputado", dijo otra colega, la holandesa Sophie in't Veld.

Entre tanto, el gobierno confirmó que pretende bajar el impuesto de sociedades, una medida para evitar una fuga de empresas en caso de que se materialice la salida.

Farage, de 52 años, alegó que quería volver a su vida normal tras haber cumplido su gran sueño político. "La victoria de la 'salida' (de la UE) en el referéndum significa que he alcanzado mi ambición política", anunció el eurodiputado en una conferencia de prensa en Londres.

Antiguo corredor de materias primas en la City de Londres, Farage asumió la dirección del Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP) en 2006, y desde entonces dimitió en un par de ocasiones, en 2009 y 2015, para acabar regresando.

"Vine a este combate desde el mundo de los negocios porque quería que fuéramos una nación que se gobernara a sí misma, no para convertirme en un político de carrera", dijo el líder de esta formación anti-UE y anti-inmigrantes.


Populares de la sección