Otro virus problemático para bebés prematuros

No existe una vacuna que lo prevenga ni un tratamiento; el 90% de los bebés lo contraen
Las infecciones respiratorias son la tercera causa de muerte infantil en el primer año de vida de un bebé y en ese sentido el virus sincicial respiratorio (VSR) es el de mayor circulación. "Los niños hoy tienen muchas infecciones respiratorias que no son como gripe. Hay niños con H1N1 pero los pediatras sabemos que una infección que predomina es el VSR para la que no hay vacuna", manifestó días atrás la ministra interina de Salud Pública, Cristina Lustemberg.

Es un virus que se contagia de persona a persona a través del contacto con las manos, la tos, el estornudo –al igual que la gripe- pero el virus también puede permanecer en objetos por varias horas a través de secreciones. Los brotes de la enfermedad se manifiestan especialmente entre abril y agosto, pero este año se adelantó el frío, por lo que se registró un aumento de casos.

Esta enfermedad tiene mayor incidencia en los menores de dos años y es la principal causa de infección respiratoria en niños pequeños, que provoca el 40% de los ingresos en cuidados intensivos y es un virus que carece de una vacuna que lo prevenga y de un tratamiento. En tanto puede llegar a ser mortal, especialmente en los que pertenecen a la población de riesgo.

No existen otras medidas preventivas –para evitar la propagación del virus- que lavarse las manos si se va a estar en contacto con niños, evitar las aglomeraciones en lugares cerrados, intentar que los bebés no estén en contacto con humo de tabaco o con otros niños enfermos. Sin embargo, "es muy difícil –evitar el contagio- porque más del 90% de los niños de dos años tienen contacto con el virus", expresó a El Observador la pediatra y neonatóloga, especializada en seguimiento de bebés prematuros severos, Gabriela Bazán.

Cada año nacen en Uruguay 49.000 bebés, el 10% de los cuales nacen prematuros, es decir con menos de 37 semanas de gestación. Muchos de ellos pasan internados varios meses, desarrollan problemas pulmonares por la ventilación, una patología ocular que es la primera causa de ceguera infantil, tienen hemorragias o complicaciones intestinales. Hay aproximadamente cien por año que integran el grupo de riesgo que tiene más probabilidades de tener virus sincicial respiratorio grave porque pesan menos de 1.500 gramos, y esa posibilidad aumenta cuanto menor es su peso y edad de gestación.

De los bebés sanos un 3% requieren internación en cuidados intensivos, pero esa cantidad se multiplica por seis en el caso de los que pertenecen a grupos de riesgo, además de tratarse de casos más graves de la enfermedad. Al riesgo propio de la enfermedad se suma que una vez que una persona se contagia con el virus no adquiere la inmunidad contra él por lo que puede generar una reinfección.

No hay medidas preventivas para los niños sanos, pero para los prematuros que pertenecen al grupo de riesgo, que tienen cardiopatías congénitas, tienen la posibilidad de acceder a una "inmunización pasiva" a través del Fondo Nacional de Recursos que disminuye las formas graves de la infección pero no evita que se contagien. "Para los niños de riesgo contamos con esa herramienta, pero para los otros no contamos con nada. Es una droga cara entonces hay que seleccionar bien a la población", dijo Bazán.


Populares de la sección

Acerca del autor