Pablo Atchugarry sorprende con sus esculturas enbronce fundido

A las esculturas clásicas en mármol, ahora les suma trabajos en bronce fundido realizado en Verona, Italia. Aparece el modernismo del color

Por Linng Cardozo.

Allí está él, encorvado sobre un bloque de mármol y blandiendo una enorme amoladora. Pleno enero y Pablo Atchugarry está trabajando para cumplir con pedidos de muchas partes del mundo, mientras está atento a las exposiciones que monta en dos puntos del planeta.

Detiene el ruido de la amoladora, se saca la mascarilla, mira el trabajo aún inconcluso y se dirige a un enorme galpón. Ha dicho: “debo cuidarme porque este trabajo exige mucho esfuerzo”. En efecto, cuando se dirige al galpón su enorme cuerpo renguea levemente.

Ordena a un montacargas y desde ese espacio comienzan a salir unas piezas típicas de Atchugarry: pliegues incesantes. Pero esta vez hay una sorpresa: son de color. Aparecen los rojos plenos, el azul, el verde.

¿De qué se trata? Atchugarryva ordenando las piezas en un enorme salón de exhibición plenamente iluminado por las enormes paredes vidriadas.

“Hace seis años que trabajo en esto. Son piezas fundidas en bronce –con la técnica a “a la cera perdida”- que luego son pintadas. Las mando hacer en una fundición en Verona, Brustolin, que ha realizado entre otras obras importantes la puerta del Vaticano. La pieza en bronce se pinta en algún caso con pintura de auto y bueno…aquí están”, comenta a Retazo de los Cielos.

Atchugarry ordena casi sin hablar. Mira el espacio, ayuda a correr el montacargas, corrige una ubicación, se aleja, mira y confirma el lugar.

La exposición se llamará “Mundo de fuego” y comenzará a exhibirse el próximo 6 de febrero. Serán 9 piezas. Formalmente siguen apareciendo los pliegues, esas especies de sábanas sutilmente sujetas desde arriba por hilos invisibles, la característica esencial de la obra de Atchugarry. Primero trabajó el mármol, hace poco hizo una enorme escultura en madera de olivo que está en su parque de esculturas y ahora incursiona en el bronce fundido. “Aparece el color con mayor contundencia. Antes estaba atado a los colores de los mármoles que trabajaba: gris, blanco, rosado y negro. Ahora hay una mayor libertad con el color”, asegura. “No hay límite”, reafirma. Cuando se le consulta porque continuaba con la línea formal ya transitada, Atchugarry sencillamente dice: “es la manera que tengo de que me reconozcan”. Ahora opera con el color y lo expresa en el bronce fundido, muy popular en el arte moderno. Parte de estas nuevas piezas se exhibirán en Nueva York y Singapur.

LA ANTIGUA TÉCNICA. El bronce fundido es una técnica que data del año 3.500 AdC. Tanto que esa época es reconocida como la Edad de Bronce.La técnica empleada por la fundición Brustolin –bajo control y boceto de Atchugarry- se llama “a la cera perdida”. Esteprocedimiento escultórico sirve para obtener figuras de metal (generalmente bronce y oro) por medio de un molde que se elabora a partir de un prototipo tradicionalmente modelado en cera de abeja. Esta tecnología es utilizada en todo el mundo y fue desarrollada de manera independiente y paralela por los sumeriosindioschinosmesoamericanos e Incas, la cual fue adoptada por civilizaciones contemporáneas o posteriores.

Para la fabricación de objetos con la técnica de moldeo “a la cera perdida” se utiliza un modelo en cera. Este modelo previo es rodeado de una gruesa capa de material blando que se solidifica; una vez endurecido, se mete en un horno, que derrite la figura de cera, saliendo ésta por unos orificios creados al efecto (de ahí su denominación) y, en su lugar, se inyecta el metal fundido, que adopta la forma exacta del modelo.

El bronce va adquiriendo la forma que Atchugarry quiere. Se funde a 1.000 grados. Para extraer la figura es necesario retirar el molde. Esta forma de trabajar el metal (bronce), requiere un largo, costoso y complicado proceso junto con una perfecta y adecuada combinación de diversos oficios: para el proyecto general y la coordinación, los escultores; para los primeros pasos, los moldeadores; para la labor de horneado, los fundidores y para el acabado, los cinceladores y patinadores.

Verona tiene una larga tradición en esa técnica. Además de Brustolin, está por ejemplo la FonderíaBonvicini, que ha hecho trabajos de fundición en bronce para Joan Miró, Fernando Botero, Dalí y Giorgio De Chirico, entre otros.

(Se puede observar esta técnica en este informe del canal Discovery).


Comentarios

Acerca del autor