Pablo Echarri: "El oficio del actor es bastante cruel"

El artista presentó Al final del túnel, filme que protagoniza junto a Leonardo Sbaraglia
A la hora de elegir al protagonista principal para el filme argentino de suspenso, Al final del túnel, el actor Pablo Echarri –quien trabajó como productor ejecutivo por primera vez en un largometraje– decidió dar un paso al costado. En cambio ofreció la propuesta a su colega Leonardo Sbaraglia, con quien trabajó quince años atrás en Plata quemada (2001) y nuevamente en Las viudas de los jueves (2009). Mientras que Sbaraglia interpreta a un hombre en silla de ruedas cuyo hogar se ve envuelto en un plan para atracar un banco, Echarri toma el rol antagonista al liderar a la banda criminal encargada del boquete. El filme, dirigido por el cineasta Rodrigo Grande, se estrena el próximo jueves en Uruguay y durante la promoción del largometraje en el país, Echarri conversó con El Observador sobre cómo el filme lo encuentra en un punto más heterogéneo en su carrera, su interés futuro por dirigir y el rol que tienen las redes sociales en su vida personal.

Al Final Del Tunel - Trailer Oficial

Al final del túnel es su primera película como productor. ¿No pensó antes en probar suerte con ese oficio?
Sí, de entrada. Hace 23 años que laburo de esto. Empecé como galán en las novelas y cuando hice televisión me di cuenta que podía ser una buena entrada hacia el cine. Tuve un interés concreto en ver "la cocina en general" y fui entendiendo cada vez más. La producción propone un arco creativo más grande que el del actor. Lo hice por primera vez en El elegido (Telefe, 2011) después en Mi amor, mi amor (Telefe, 2012-2013), produjimos teatro y luego La leona (Telefe, 2016) que está al aire ahora. Luego llegó Al final del túnel.

¿Ese doble rol le influenció de alguna forma en la interpretación de su personaje mientras grabaron?
Se mezcló con mi deseo ir corriendo la cara de la exposición. La idea de producir vino porque hay un deseo en no dedicarme más a esto, a actuar. Por lo menos a que el sostén económico de mi familia no dependa de poner la cara en la televisión o en el cine. Porque el oficio del actor y de la actriz es bastante cruel. Tiene vaivenes muy pronunciados. Hay momentos de real bonanza y otros de profundos frenos.

Como actor, ¿qué le interesa del cine de género, ya sea un policial o un thriller de suspenso?
Me interesa construir buenos productos de géneros que construyen nichos que llaman a la gente al cine. Se pueden hacer buenas películas. No tengo aspiraciones en dedicarme a ser actor "camaleónico" o que me llamen a trabajar en industrias extranjeras. Si alguna vez sentí eso, ya lo perdí. No me llama la atención. No sería capaz de viajar a un país a quedarme cinco meses a ver si tengo éxito. Mi orden de prioridades ha cambiado. Mi rol de padre, esposo y estar en la Argentina es diez mil veces más importante que triunfar con una película. Hice mi experiencia en España, creí que me iba a quedar más tiempo y salí corriendo.

En Uruguay hay un recibimiento muy cálido del público con las comedias románticas argentinas. ¿Por qué cree que es tan exitoso?
Es un rubro muy interesante para el público. Me parece lógico que suceda con el público uruguayo. Es un género que, cuánto mejor escrito está y mejor producido e interpretado está, más se transforma en algo más allá de un mero acto de entretenimiento.

¿Ha pensado en dirigir?
En un futuro seguramente lo haré. Casi como una consecuencia, como fue la de productor. Fue un deseo, una necesidad. Tenía más necesidad de sentir que era capaz de transformar una historia en un hecho consumado. Eso quería comprobar. Todavía tengo que seguir adquiriendo conocimiento.
Recientemente se mostró molesto por la decisión detrás del cambio de horario de su telenovela La leona en la señal Telefe. ¿El rating sigue siendo un gran condicionante a la hora de mantenerse al aire?
Sí, definitivamente. Y de una froma bastante obsoleta. Es un poco cruel. La empresa que mide y está avalada por la Cámara de Anunciantes (Kantar IBOPE Media) lo hace de una forma antigua. Hay una clase social que queda afuera y que en los últimos años comenzó a consumir y nos miran a nosotros. Terminás en un vaivén de corridas de horarios con números que no son fehacientes.

Debido a sus dichos de apoyo al gobierno de Cristina Fernández, La leona se enfrentó a un "boicot" por parte de cientos de usuarios en internet. ¿Qué atención le presta a las redes sociales?
Las ignoro olímpicamente. No es un medio en el que me comunique. Las valoro como hechos sociales definitivos en esta altura del milenio. No me pongo a tiro con la crueldad de la gente. Si sos cruel y cobarde, podés intentar lastimarme desde el anonimato y yo me corro de la línea de tiro. No me preocupa.

En Estados Unidos hay plataformas como Netflix ¿Apostarías a eso?
Debemos subirnos a ese juego. La televisión de aire está en franca extinción, más rápida de lo que todo el mundo cree. En unos años va a tomar una forma diferente en el que venderán otro tipo de servicios. Celebro la llegada de esas plataformas. Celebro la idea de que el contenido sea la vedette y no el canal emisor sea lo más importante. Hoy es así. El contenido tiene lugar si el canal de aire te da un espacio. Ahora hay más posibilidades de vender el material. Estuvimos hablando con los directivos de Netflix a ver qué buscan. Es un comienzo. Hay mucho talento audiovisual en Argentina y ni hablar en Uruguay, que está despegando.

Populares de la sección

Acerca del autor