Pablo Zerbino asumió como presidente de la Asociación Rural del Uruguay

Dijo que pondrá "voluntad y trabajo" al sustituir a Ricardo Reilly en el cargo
Con una breve alocución de nueve minutos y haciendo suyo un pensamiento del poeta indio Rabindranath Tagore sobre "el servicio y la alegría", Pablo Zerbino asumió en esta jornada la presidencia de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) al culminar el mandato de dos años de Ricardo Reilly Arrarte.

"Yo dormía y soñaba que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio. Serví y vi que el servicio era alegría", escribió Tagore, y Zerbino agregó que las palabras "servicio y alegría justifican gran parte de mi actividad".

Zerbino elogió la labor de Reilly al subrayar que luego de su presidencia la ARU "quedó muy bien posicionada" como entidad "interesada en la defensa de los intereses del sector agropecuario" y agregó que "siempre lo hizo con altura, con respeto y con una voz muy clara".

Más adelante, Zerbino, quien es de profesión veterinario e integra una familia numerosa de larga tradición el campo uruguayo, remarcó que pondrá "voluntad y trabajo" en su gestión al frente de la ARU.

"Servicio y alegría justifican gran parte de mi actividad", dijo Pablo Zerbino al asumir en la ARU

El nuevo presidente de la gremial ruralista dijo que "tenía casi la obligación moral de aceptar este desafío siguiendo la huella gremial que mi padre supo transitar", al recordar que fue presidente de la ARU, de la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay en dos ocasiones y de la Sociedad de Criadores de Corriedale del Uruguay también en dos oportunidades, además de socio fundador del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).

Ricardo Reilly aseguró que ser presidente de la ARU fue "una experiencia de vida única"

Zerbino no ocultó el "tremendo cariño" por la institución y prometió asumir "el compromiso de continuar en un camino que lleva 145 años".

Por otra parte, Reilly se despidió con un agradecimiento a todos los que lo acompañaron, a las gremiales y funcionarios de la ARU, a sus colaboradores y a su familia.

Reilly definió "el significado" de dos años de trabajo al frente de la ARU como "una experiencia de vida única", que "es algo intransferible y hay que vivir para comprender la importancia" de la gremial "en la vida del país".


Acerca del autor