Padres del Varela quieren tomar conducción del colegio

En las últimas semanas el colegio ha perdido entre 15 y 20% de alumnos

El proyecto que la comisión de padres del colegio José Pedro Varela presentará hoy a la Sociedad Uruguaya de Enseñanza (SUE), sociedad civil que gobierna la institución, no solo plantea una solución económica, sino también un cambio de conducción en la gestión.

Ignacio Porras, padre de un alumno del colegio e integrante de la comisión, dijo a El Observador que el plan apuesta a que la SUE se organice de otra forma para que el control y gestión de la institución pase a manos de los padres. Explicó que es "ilógico" pensar en salvar al colegio y permanecer gobernados por quienes lo llevaron a esa situación. "Sería como sacar las castañas del fuego y seguirlas cocinando", afirmó.

Al respecto, manifestó que actualmente los padres son los principales acreedores de la institución, ya que los pagos de cuotas adelantadas suman un millón de dólares a su favor. Por esa razón, explicó que es voluntad de la comisión que cada padre que inscriba a su hijo en el colegio, pase automáticamente a ser miembro de la comisión civil que la gobierne.

Porras expresó que todavía no está claro el camino jurídico que se debe seguir, pero adelantó que seguramente se necesite un cambio de estatutos, al menos para que los padres puedan ser miembros honorarios de la SUE.

Según Porras, la reestructura también incluirá la reducción de gastos a nivel administrativo y gerencial. Indicó que constataron que a ese nivel existen varios cargos que se repiten y otros que tienen salarios que no corresponden con la función que cumplen.

Al respecto, el viernes pasado en entrevista en El Observador TV, Sergio Sommaruga, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep) señaló que en la institución había cargo medios, como la contadora, que cobraban $ 180 mil mensuales. A su vez, El País informó ayer que los sueldos y gastos fijos de la institución rondaban los U$S 650 mil al mes, es decir,
U$S 500 por alumno (1.200 inscriptos) aproximadamente.

En ese sentido, Marcelo Rolando, otro padre integrante de la comisión dijo a El Observador que en esto "no hay secreto ni magia". "Hoy en día el negocio está en marcha y como tal todavía es solvente. El problema es que se creó un flujo de caja negativo por altos costos de mano de obra, porque hay muchos asesores", puntualizó.

Porras sostuvo que el proyecto no define si todos los funcionarios y docentes que trabajan en el colegio podrán mantener su trabajo. Explicó que eso dependerá de cómo se comporte la matrícula. En ese sentido, adelantó que en las últimas semanas, como consecuencia de la crisis, la institución perdió entre 15 y 20% del alumnado, es decir, 240 estudiantes. En tanto, más de 60% de los padres han manifestado su apoyo al proyecto de la comisión, que se presentará hoy.


Populares de la sección