Pagaron más de US$ 1 millón por mapas de Estados Unidos

Los mapas manuscritos corresponden a estrategías desarrolladas en la guerra de la independencia en 1781

Seis mapas del Estado Mayor que probablemente cambiaron el curso de la guerra de independencia de Estados Unidos en 1781, fueron vendidos a coleccionistas estadounidenses por alrededor de US$ 1,12 millones, en un remate organizado en Francia.

Estos valiosos mapas manuscritos de Nueva York, de la rada de Boston, de la bahía de Chesapeake y del puerto de Portsmouth fueron encontrados en un granero propiedad de los descendientes del conde de Rochambeau, jefe del cuerpo expedicionario francés.

"Estos fueron los mapas que permitieron a Rochambeau convencer a George Washington (...) de que renunciara a dar el asalto contra Nueva York y se dirigiera a Virginia, donde la flota francesa daba una ventaja estratégica a los independentistas", aseguró Aymeric Rouillac, encargado de la subasta realizada en los salones del castillo de Artigny, en Montbazon (centro).

Aunque existen copias "mejor conservadas" de los mapas del Estado Mayor en archivos y museos, para el subastador éstos fueron en los que se basaron Rochambeau y Washington para desarrollar su estrategia. "Estos mapas huelen a pólvora", comentó entusiasmado Rouillac.

El más grande, que detalla las posiciones de las tropas británicas, los independentistas y el cuerpo expedicionario francés comandado por el conde de Rochambeau en julio de 1780, fue vendido en US$ 652 mil a un coleccionista de Nueva York que tendrá que pagar además un 24% de comisión.

Otro coleccionista, de Nueva Jersey, adquirió por su parte cuatro mapas, mientras que un neoyorquino perteneciente a "una dinastía de coleccionistas y comerciantes", compró el último mapa, detalló el subastador. El conjunto de insignias del sargento Rochambeau fue vendido por un total de US$ 2,25 millones, comisión incluida, agregó.

El conde de Rochambeau fue enviado a América por el rey Luis XVI de Francia como encargado de un cuerpo expedicionario al rescate de las tropas que se encontraban en lucha contra la potencia colonial inglesa.

En julio de 1780, se unió en Rhode Island al ejército continental comandado por Washington, general al mando de los independentistas y futuro primer presidente de Estados Unidos, quien deseaba atacar Nueva York. Sin embargo, los mapas de Rochambeau demostraban que la defensa de Manhattan era fuerte y que los independentistas sufrirían una derrota si atacaban.

Con el apoyo de los franceses, Washington dirigió a sus tropas al rescate de Lafayette en Virginia, donde los independentistas ganaron las batallas decisivas de Chesapeake (5 de setiembre de 1781) y Yorktown (19 de octubre).


Fuente: (AFP)