Países del Mercosur reforzarán fronteras contra el zika

Los ministros de Salud del bloque regional arman un frente común contra el virus
El primer caso del virus zika en América Latina fue detectado en 2014, y las autoridades sanitarias mundiales estiman que para finales de 2016 la región tendrá aproximadamente 4 millones de casos de infección por este virus.

En el mundo hace pocos años estas enfermedades se veían únicamente en zonas tropicales, por lo que su rápida expansión por el continente alertó a la Organización Mundial de la Salud que el pasado lunes decretó una emergencia de salud pública mundial por la vinculación que realizaron especialistas de esta enfermedad con el incremento de casos de microcefalias en recién nacidos y de personas con el síndrome de Guillain-Barré. Esta enfermedad en adultos provoca debilidad muscular y parálisis en distintas zonas del cuerpo.

"Las evidencias de que el virus zika provoca microcefalias son múltiples e incuestionables", dijo en conferencia de prensa el Ministro de Salud de Brasil, Marcelo Castro.

Durante la mañana de ayer Montevideo fue sede de una reunión extraordinaria de los ministros de salud de países del Mercosur y otros estados asociados, donde doce jerarcas actualizaron la situación epidemiológica de cada país y crearon una serie de acciones puntuales para todos con el objetivo de evitar la expansión de esta enfermedad y el control de los vectores: el mosquito Aedes Aegypti, el mismo que transmite el dengue y el chikungunya.

Vigilancia en las fronteras

Todos los puertos, aeropuertos y pasos de frontera de todos los países tendrán un sistema de información de fácil acceso, que orientará a los visitantes en las medidas de control que se desarrolla en el país de acuerdo a su situación epidemiológica. Por ejemplo, en Brasil, se recomendará a las embarazadas alejarse de las zonas más afectadas por el virus.

En ese sentido, los países pondrán especial énfasis en el control durante los espectáculos deportivos que se realizarán este año en Brasil, el país más afectado por la enfermedad. Se trata de los Juegos Olímpicos y las Eliminatorias del Mundial, donde Uruguay debe disputar un partido en Recife, una de las zonas más afectadas por la enfermedad.

Estos eventos aumentan la posibilidad del contagio de personas que viajen a presenciarlos, y que podrían importar el zika a sus países de origen. En esas fechas la vigilancia especial no solo se hará en Brasil sino en los países limítrofes y se incrementarán las medidas de control, según expresó la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa Etienne.

Control del vector es prioridad

"Donde está el Aedes Aegypti están circulando los virus. No hay medidas mágicas, no hay respuestas sencillas", dijo el Ministro de Salud uruguayo, Jorge Basso, quien agregó que donde no hay vector o donde se logra controlar la densidad poblacional del mismo, se reflejan buenos resultados.

En el territorio nacional está presente en prácticamente todos los departamentos y eso es algo que para las autoridades sanitarias hace inminente la llegada de cualquiera de las enfermedades que transmite el mosquito.

Hasta el momento el zika es una enfermedad para la cual no existe tratamiento ni una vacuna que lo prevenga, por lo que la principal medida de prevención radica en el control del vector, el mosquito Aedes Aegypti, que se reproduce en pequeños recipientes con agua, por lo que las autoridades de la salud de todos los países confirmaron el valor superlativo del comportamiento de la población para garantizar el éxito de la campaña.

"La fumigación no va a ser una salida. No se habló de fumigaciones supranacionales", dijo a El Observador el ministro de Salud de Colombia, Alejandro Gaviria.

Desconocimiento

La unificación del mensaje fue un tema al que se dio especial importancia, lo que llevará a trabajar con las mismas guías, los mismos protocolos y recomendaciones en los diferentes países.
En ese sentido, se buscará generar conocimiento mediante la investigación de especialistas, de una enfermedad de la que se desconocen sus consecuencias.

"Hay muchas preguntas por terminar de aclarar, sobre las que no se ha consolidado suficiente evidencia científica", aseguró Basso.

Las autoridades sanitarias mundiales desconocen hasta el momento varias características de la enfermedad viral y aparecen dudas sobre la correlación del zika con microcefalias, ya que en los 20.000 casos diagnosticados en Colombia, no apareció esta malformación en recién nacidos.
Por eso, el ministro de ese país planteó que se discutió sobre la posiblidad de que existan otros factores que predisponen a que esto ocurra en Brasil, y no en otros países.

Populares de la sección