"Pájaro" Singer: el fotógrafo y sus mandalas cannábicas

Exposición: la construcción de mandalas fotográficas en donde el cannabis es el pretexto en la búsqueda del equilibrio.
El punto. Esa representación geométrica es, en esencia, el equilibrio perfecto. El punto no tiene aristas, ni ángulos; no hiere. Abruma por su perfección. Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales y rituales del macrocosmos y el microcosmos, utilizadas en el budismo y el hinduismo. Es la representación del equilibrio en el pensamiento dominante de Oriente.

Marcelo "Pájaro" Singer es fotógrafo, pero viene de la tecnología. Se acercó a la fotografía en puntitas de pie, en su periplo pasó por El Observador y múltiples países. En 2010 viajó a Sudáfrica y de allí salió un precioso libro –llamado "Más cerca del cielo"- sobre la peripecia de la selección uruguaya y su cuarto puesto en el Mundial de Fútbol.
Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales y rituales del macrocosmos y el microcosmos, utilizadas en el budismo y el hinduismo.
Ahora incursiona en la fusión de fotografía, construyendo mandalas. Admite que es un trayecto espiritual, en una hoja de ruta abierta que no sabe dónde lo llevará. Ahora construyó mandalas con marihuana, con distintas miradas sobre el cannabis. Su trabajo se puede observar en un GrowShop en la peatonal de Pérez Castellanos esquina 25 de Mayo o en esta página. Aquí se pueden observar las fotos que dan nacimiento a los mandalas. La muestra se llama "Amándalas" y se exhibirá en la Expo Cannabis que se realizará en el LATU.

La búsqueda

La exploración sobre las culturas de Oriente es un desafío para quienes hurgan en la sique humana. Tanto Sigmund Freud como Carl Jung se sirvieron del pensamiento oriental para entender, descubrir y vislumbrar alguna claridad en los procesos del comportamiento humano. Más todavía: Jung utilizó los mandalas para investigar las estructuras arquetípicas de la sique humana.
La observación de estas piezas exige un recorrido también en varias direcciones. La tonalidad dispuesta en los diferentes trabajos –fotos de cannabis intervenidas en 24 pétalos- ofrece una rica paleta de colores que naturalmente llevan al centro; el equilibrio perfecto. El punto central.
Junto a ese primer dato de Singer –el tránsito por la espiritualidad- está directamente vinculado con el cannabis, la marihuana. Forman un todo.

Obsérvese que la Cannabis Sativa es originaria de las cordilleras del Himalaya. ¿Los mandalas no tienen ese mismo origen? Durante miles de años los seres humanos han cultivado esta planta con diferentes objetivos, pero uno de ellos es como una herramienta de carácter espiritual.


La obra de Singer

El trabajo de Singer tiene dos plataformas potentes. Por un lado, desde sus conocimientos tecnológicos y fotográficos, construye mandalas. Una primera apuesta al equilibrio. Por otro lado, acude al cannabis en su acepción plástica y sanadora. Una segunda apuesta al equilibrio. Ambas tienen un fuerte linkeo con la espiritualidad. No es novedosa la construcción de mandalas desde la fotografía; lo que conmueve es el resultado del uso de ese pretexto sánscrito, al asociarse el cannabis en la construcción plástica.
Las líneas sugeridas que llevan al centro de los mandalas –el punto central- es también una representación del infinito, una fuga hacia el infinito; puede ser la síntesis de Singer: el equilibrio como búsqueda permanente y una tarea interminable pero necesaria.
¿Qué construye Singer? Un punto y varias dimensiones, pero todo en una expresión de equilibrio. El Mandala es, ciertamente, un punto en un plano. La circunferencia es un punto. El tema es que en esta expresión plástica el binomio Mandala-Cannabis adquiere una profunda dimensión y significación.

La observación de estas piezas exige un recorrido también en varias direcciones. La tonalidad dispuesta en los diferentes trabajos –fotos de cannabis intervenidas en 24 pétalos- ofrece una rica paleta de colores que naturalmente llevan al centro; el equilibrio perfecto. El punto central.

No hay en esta propuesta una búsqueda de vértigo. Es, acaso, una representación de una investigación profunda para lograr el equilibrio.

Esa búsqueda –cuyas señas de identidad de Singer está en los permanentes viajes, visitas a lugares inexplorados, siempre con una cámara de fotos- se expresa en esta propuesta de mandalas cannábicas.

Las líneas sugeridas que llevan al centro de los mandalas –el punto central- es también una representación del infinito, una fuga hacia el infinito; puede ser la síntesis de Singer: el equilibrio como búsqueda permanente y una tarea interminable pero necesaria.


Comentarios

Acerca del autor