Palermo: historia y cultura

Mezcla de oriente con occidente, la cosmopolita capital de la isla de Sicilia es una de las ciudades con mayor riqueza histórica de Italia
Fenicios, normandos, romanos, árabes...todos fueron dejando su legado en las diferentes capas que atraviesan Sicilia, la isla al extremo sur del país con forma de bota. También famosa por la Cosa Nostra (la mafia de Sicilia que funcionó como un Estado dentro de otro durante todo el siglo XX), estos tiempos ya pasaron para Palermo y la ciudad es visitable sin riesgos para los turistas. De grandes dimensiones y densamente poblada, posee una gran riqueza cultural; a la vez, las diferentes conquistas han dejado un acervo cultural que permite al turista crear diferentes rutas o itinerarios de acuerdo a las épocas y los estilos de cada uno.

Las calles de Palermo, como en la mayor parte de Italia, son estrechas e intrincadas. Siempre es mejor recorrerlas a pie y utilizar el transporte público (o excursiones), antes que alquilar un coche.

La Ciudad Antigua

Palermo

Los tesoros son muchísimos y muy vastos, pero se puede hacer una mínima selección de los imperdibles en la capital siciliana, como el Palacio Normando y la Capilla Palatina. El Palacio fue construido por los árabes sobre ruinas púnico-romanas; luego fue ampliado por los normandos y los usaron como sede política, hasta que finalmente lo utilizaron los virreyes españoles como residencia en el siglo XVI. Hoy en día es la sede de la Asamblea Regional Siciliana.

En su interior se encuentra la Capilla Palatina, una obra arquitectónica del siglo XII, fundada por el rey Roger II, una maravilla gótico normanda revestida de gigantescos mosaicos con fondo de oro, en una capilla llena de color y luminosidad. Otro de los tesoros históricos y arquitectónicos a apreciar en Palermo, cerca del Palacio Normando, es la iglesia San Juan de los Eremitas, del siglo VI. Luego de la conquista de la isla por parte de los musulmanes se convirtió en mezquita, para ser devuelta a los católicos en el siglo XII. En ese momento se construyeron cinco cúpulas de ocre, su claustro y un gran jardín, y fue encomendada a los monjes benedictinos.

En cuan to a templos, otro que no se puede dejar de visitar es La Catedral, también del siglo XII, construida por los normandos, la cual se fue modificando a lo largo de los años. Una de las capillas que se destacan en su interior es la del Sacramento, por su decoración en piedras preciosas, así como la de Santa Rosalía, donde se encuentra la patrona de Palermo. Para quienes gustan de apreciar el arte barroco, la iglesia de San Doménico es el lugar obligatorio. Perteneció a un monasterio domínico y fue remodelada en su aspecto actual en el año 1640. La fachada es uno de los atractivos principales, así como las capillas en su interior, que albergan a diferentes personajes relevantes de la sociedad local en sus tumbas.
Palermo Palatina

El altar principal está decorado en mármol con incrustaciones de piedras preciosas. Además, en la parte posterior de la iglesia se encuentra el Oratorio de San Domenico, cuyo altar mayor posee una pintura del artista Van Dyck: la Madonna con Santo Domingo y los patrones de Palermo. Por la calle Vittorio Emmanuele (la principal), en la Piazza San Francesco se encuentra un clásico de 1834 donde parar a comer alguna delicia palermitana, sentado en una espectacular terraza: la Antica Focacceria San Francesco. Hay muchas iglesias y muy bellas a descubrir en Palermo, pero dicen que la Martorana es la más hermosa de todas, con su fachada barroca y un destacado campanario.

Uno de los grandes 'hits' de Palermo son las Catacumbas de los Capuchinos, que contienen 8 mil cadáveres de ciudadanos y religiosos momificados y alineados en sus paredes. Las catacumbas datan del siglo XVI y la tradición comenzó cuando dispusieron a un monje famoso de la época para que fuera visitado. Así descubrieron los monjes las especiales condiciones climáticas que se daban en estos lugares para la conservación. Las técnicas que se usaron para embalsamar fueron variando y así se llegó a la galería que existe hoy, con categorías establecidas en: mujeres, hombres, niños, vírgenes, monjes y profesionales. El más destacado por el estado de conservación es el cuerpo de una niña de dos años llamada Rosalía Lombardo, cuyo cuerpo fue momificado en 1920 y luce como si estuviera durmiendo. Muy cerca, otro lugar interesante es Zisa, el palacio que fue restaurado y que en su época fue residencia de los reyes normandos que gobernaban la isla desde Palermo.

Mercado de la Vucciria

Palermo Vucciria

Uno no puede decir que fue a Palermo si no visitó este mercado, el más antiguo de la ciudad (data del siglo X). Se ubica en una gran extensión de callejuelas dispuestas alrededor de la Piazza San Domenico, donde se puede encontrar de todo y sentir el espíritu palermitano, con puestos de fruta, pescado, carne, quesos, especias, objetos y más.

Hoy Palermo ocupa el quinto lugar entre las 10 ciudades que ofrecen mejor street food del mundo. Tanto es así que foodies de todo el planeta viajan hacia allí para conocer, entre toda la oferta gastronómica, los mercados. Incluso hay un tour que se llama 'Streat Palermo' (mezcla de las palabras en inglés 'street' –calle- e 'eat' –comer-), qu recorre los mercados de Il Capo, La Vucciria y Ballaro. En él se degustan maravillas como arancine (bolas de arroz con carne), pannelle y cazzilli (frituras de harina de garbanzo y croquetas), sfincione (pizza palermitana), vinos y postres.

Museo Internacional de Marionetas

Sicilia (y especialmente Palermo) es famosa por sus marionetas. Este museo exhibe más de tres mil, tanto del lugar como de otros países. La colección, con modelos de Palermo, Catania y Nápoles es la más grande y más completa que existe en la actualidad. No solo atrae gran interés el museo sino también verlas en acción, lo que se puede lograr en el Teatro dell'Opera dei Pupi. Vale la pena presenciar un show (es en italiano pero se entiende perfectamente la obra sin saber el idioma), a todo color, con dragones, villanos, doncellas y todo lo que un buen cuento posee. El ticket es económico (unos 10 euros). Además, la oferta cultural es grande en Palermo: son varios los teatros y museos que generan interés en visitantes y locales, como el Politeama y el Massimo, del siglo XIX. El Museo de Arte Moderno es un punto interesante a conocer y el Arqueológico también. También es muy atractivo visitar los 'palazzos', como el del Conte Federico, el Palazzo Mirto o el Valguarnera Gangi.

De compras


Vittorio Emanuele es la calle donde todo sucede en Palermo, donde comprar souvenirs e incluso una marioneta de recuerdo. Libertá es la calle donde se pueden encontrar las grandes casas de moda de Europa. Por la noche, el lugar a visitar es la Plaza Pretoria, donde se encuentra la gente joven y donde es una obligación tomarse una selfie. Ya sea en un bar o en una heladería, una de las recomendaciones es darse un gusto comiendo un "brioce con gelato".

Barrio Kalsa

Palermo Kalsa

Otro punto de interés para visitar es este barrio en el que se conserva la tradición de la conquista árabe en Sicilia, al punto que sus habitantes hablan un dialecto particular. Es el lugar donde probar delicias culinarias orientales, y dicen que también es donde se pueden encontrar los más lujosos ajuares de novia.
Palermo Playa

Playas. Cerca de Palermo están algunas de las increíbles playas que tiene la costa siciliana. En particular son muy recomendables las que tienen calas.
Palermo Catacumbas

Catacumbas. La de los Capuchinos contienen 8 mil cadáveres de ciudadanos y religiosos momificados y alineados en sus paredes: datan del siglo XVI