Palestino mata a cuatro soldados con un camión en Jerusalén

Al menos 15 personas fueron heridas; primer ministro calificó al atacante como "partidario del EI"
Cuatro soldados israelíes murieron y al menos 15 fueron heridos ayer domingo luego de haber sido atropellados por un camión en Jerusalén, en un ataque perpetrado por un palestino que fue abatido por las fuerzas de seguridad.

Los militares muertos eran tres mujeres y un hombre, todos veinteañeros. Por otra parte, la policía identificó al conductor como un ciudadano palestino habitante de Jerusalén Este, un territorio ocupado por Israel.

Si bien al cierre de esta edición ningún grupo extremista había reivindicado el atentado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sostuvo que era probable que el homicida fuera simpatizante del Estado Islámico (EI). "Sabemos la identidad del atacante. Según todas las señales, es un partidario del EI. Hemos acordonado Jabel Mukabar, el barrio de donde viene, y estamos llevando a cabo otras acciones que no voy a detallar", expresó en un comunicado.
"Sabemos la identidad del atacante; según todas las señales es un partidario del Estado Islámico", dijo Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel.

El ataque tuvo lugar en la tarde en un paseo muy popular, desde el que se puede ver la Ciudad Vieja de Jerusalén. El grupo de soldados bajaba de un ómnibus para visitar el lugar cuando el conductor del camión los atropelló, según comentó un portavoz de la policía. Algunos de los militares quedaron atrapados debajo del vehículo y tuvieron que ser rescatados con ayuda de una grúa.

El atacante fue identificado por la agencia palestina Maan como Fadi Ahmad Hamdan al Qanbar, de 28 años. El hombre había cumplido condena en una prisión israelí y había comprado hacía poco tiempo el camión que usó durante el atentado. Además, estaba casado y tenía cuatro hijos.

Un castigo para la familia

El ministro de Obras Públicas, Yoav Galant, opinó que la familia del homicida debía ser castigada. "El precio a pagar debe ser demoler su casa, expulsar a su familia –incluso si son ciudadanos israelíes– y retirar la ciudadanía a cualquiera que esté conectado con este incidente", afirmó el funcionario.
El jefe nacional de la policía israelí, Roni Alsheich, dijo a la prensa que no podía descartar que el atacante se inspirara en el atentado de Berlín contra un mercado navideño, en el que murieron 12 personas en diciembre pasado.

"Es posible que lo influyera ver la televisión, pero es difícil meterse en la mente de un individuo para determinar qué lo motivó, aunque no hay dudas de que estas cosas tienen un efecto", subrayó.
Por otra parte, el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, dijo que solo podía haber una razón para esta agresión: "Que somos judíos y que vivimos aquí en Israel". El primer ministro anunció que "tras entrevistarse con Lieberman" se habían perfilado algunas medidas en respuesta al "brutal ataque", aunque no expresó cuáles.

En Gaza, el movimiento islamista Hamás aplaudió el atentado, que enmarca dentro de la ola de violencia que llama "la intifada de Al Quds".

"Estas operaciones son decididas por el pueblo palestino para llevar a cabo una revolución hasta el final, hasta que consigan su libertad, liberen su tierra y se deshagan de la ocupación", afirmaron en el grupo.

El ministro de Seguridad Pública, Guilad Erdan, ordenó a la policía no entregar el cuerpo del atacante a la familia. Esta práctica fue puesta en marcha por el gobierno a raíz de la ola de violencia que sacude la región desde octubre de 2015. Cuarenta y dos israelíes y cuatro personas de otras nacionalidades murieron desde entonces.

Además, 246 palestinos perdieron la vida en ese período, la mayoría tiroteados luego de perpetrar ataques o supuestos ataques, y el resto en enfrentamientos con las fuerzas israelíes. Estos atentados fueron cometidos en su gran mayoría con armas blancas, y en algunos casos con armas de fuego o utilizando vehículos para atropellar a peatones.

Fuente: Agencias

Populares de la sección