Para Bergara es un buen momento para eliminar acciones al portador

Esa alternativa no está en la agenda inmediata del Poder Ejecutivo
El presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, aseguró ayer que Uruguay ha hecho "unos cuantos deberes" para evitar la evasión fiscal y lograr más transparencia. El país, añadió, se encamina a colocarse en las "antípodas" de su pasado como plaza financiera.

Uno de los más recientes ejemplos de esta política es el proyecto de ley que el Poder Ejecutivo envió en los últimos días al Parlamento y que, entre otros, generará "una minimización del secreto bancario", sostuvo Bergara ayer a la salida de la conferencia Los paraísos fiscales y el papel de la OCDE, organizada por la Fundación Astur, que preside Enrique Iglesias.

Hay que entender, dijo, que se trata de un "proceso global y por lo tanto no va a haber dónde esconderse", afirmó retomando una imagen que había manejado rato antes durante su participación vía conferencia el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.

El presidente del BCU señaló que Uruguay tiene por delante dos "hitos": uno el compromiso de integrarse en 2018 al convenio multilateral de intercambio automático de información tributaria de la OCDE. El otro es la nueva evaluación que le realizará el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat) en 2019. "Tener una buena evaluación del GAFI y del foro global de OCDE son análogos al grado inversor", afirmó el jerarca.

Bergara indicó que Uruguay está "en el camino correcto" y que estos "hitos" obligan al país a adecuar su normativa en relación a la identificación del beneficiario final de las sociedades: "descorrer todos los velos societarios para llegar a quién es el efectivo accionista de cada una de las sociedades". En este sentido, dijo que "es un buen momento" para plantear "la erradicación de las acciones al portador". Esto "como ingeniería societaria debería desaparecer, ya que no es consistente con este mundo de transparencia", agregó.

Por su parte, el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, dijo ayer a El Observador que la eliminación de las acciones al portador "no está planteada de manera inmediata" a nivel del gobierno, aunque se entiende que la tendencia global va en ese sentido. "Obviamente que la tendencia internacional es hacia la desaparición de las acciones al portador, pero el gobierno uruguayo como en todos estos temas ha estado actuando de manera gradual" y ese punto "no está hoy en la mesa del Poder Ejecutivo".

La posición oficial, en ese sentido es la que está planteada en el proyecto de ley enviado la semana pasada al Parlamento. A través de esa norma se busca la identificación final de las entidades residentes en Uruguay, así como de sociedades del exterior que tengan un nexo suficiente con el país. Para ello, se obliga a la comunicación al registro centralizado del BCU de la información de titulares legales de acciones y participaciones nominativas en las sociedades. La disposición alcanzará a fideicomisos, fondos de inversión u otro patrimonio de afectación o estructura jurídica con residencia fiscal en Uruguay y del exterior que actúen de forma permanente en el país.

La OCDE y "el lado oscuro"


Por su parte, en la conferencia de ayer Gurría trazó la estrategia de la OCDE para combatir a la evasión fiscal (que llamó del "lado oscuro de la economía"): el Foro Global sobre la Transparencia y el Intercambio de Información con Fines Fiscales (centrado en individuos), y el Base erosion and profit shifting (BEPS), enfocado en multinacionales. Gurría recordó que son 101 las jurisdicciones que se han comprometido a compartir la información financiera en materia fiscal de forma automática. "Eso va a terminar de manera definitiva con el secreto bancario", indicó. Los países que no se sumen a este esquema se convertirán en "parias", dijo. "Estamos en presencia de una verdadera revolución", sostuvo.

Populares de la sección