Para Cristina que lo mira por TV

Vázquez y Dilma se despojan de la retórica ideológica y miran a Europa como destino de sus exportaciones

El martes de esta semana que termina el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, que claramente es más técnico que político y por eso no anda  con vueltas para decir algunas cosas que piensa expresó  durante un foro internacional en Lima organizado por el Banco Mundial que era “escéptico” sobre el futuro de la integración regional, en particular del Mercosur, porque sus socios más grandes Brasil y Argentina “no asumen la responsabilidad” que les cabe para sacar al bloque del estado de casi parálisis e inutilidad en el que cayó debido a las constantes trabas al comercio  y violaciones a la letra del tratado que creó ese mercado común en 1991 con el propósito de facilitar e incrementar el intercambio de bienes y servicios y el libre tránsito de personas entre sus miembros originarios, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Sus dichos, que pasaron casi desapercibidos para la prensa uruguaya -El Observador sí lo consignó tanto en su formato web como papel- fueron no solo las expresiones de untecnócrata que tiene a su cargo la conducción del organismo encargado de velar por la estabilidad de precios y de la moneda. Las palabras del titular del BCU en el fondo reflejan el espíritu de lo que en el oficialismo se admite como un estado de hastío por tener de socios a vecinos que una vez si y otra también le complican la vida al país con consecuencias en su economía y empleo, principalmente Argentina, el peor del barrio.

Y si para muestra alcanza un botón basta mirar lo que esta semana hizo el gobierno queencabeza Tabaré Vázquez con su canciller Rodolfo Nin Novoa y el ministro de Economía, Danilo Astori, despojados de dogmas que secundan al mandatario con determinación.

Vázquez re reunió en Brasil con su par Dilma Rousseff y acordaron avanzar en un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea que se negocia desdehace 20 años, y sobre el que nunca se llega a buen puerto por la indefinición de Argentina.

Brasil manifestó que una de sus prioridades para este año es la firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, informó el canciller Nin Novoa a su regreso a Montevideo. “Hemos dado un paso muy relevante y estamos más cerca que nunca”, dijo Astori, en una conferencia de prensa realizada el jueves  parainformar los detalles del encuentro bilateral celebrado en Brasilia entre lospresidentes de Uruguay y Brasil.

El canciller señaló que el principal tema abordado en el encuentro bilateral fue la "flexibilización" del Mercosur, particularmente en lo que refiere a su capacidad de negociar acuerdos con otros bloques económicos.

Es que en realidad, lo que pretende el gobierno es conseguir otros acuerdos comerciales con bloques y países, en un momento en que la región comienza a padecer los efectos de una incipiente recesión y ya no parece claro que los vecinos regionales ofrezcan mercados seguros para los productos uruguayos.

En palabras no diplomáticas, lo que los secretarios de Estado quisieron explicar fue que Uruguay y Brasil avanzarán en la liberalización comercial con Europa y eventualmente con otros bloques comerciales  sin esperar por Argentina, cuya presidenta CristinaFernández de Kirchner, ya en el epílogo de su mandato, está más preocupada por
negociar la impunidad de funcionarios de su administración y la de su difunto marido que por atender asuntos inherentes a la integración regional.

La Unión Europea y Uruguay son socios políticos y comerciales claves. Actualmente el intercambio de Uruguay con la Unión Europea abarca el 15% de su comercio exterior, con un volumen del orden de los 2.500 millones de euros  

En un contexto de desaceleración económica y necesidad de mercados para vender el trabajo de los uruguayos, Vázquez volvió a diferenciarse de su antecesor José Mujica, que mantuvo relaciones casi carnales con Fernández la presidenta argentina, quien de ahora en más lo verá por TV.


Comentarios

Acerca del autor