Para el gobierno cata de marihuana es ilegal

Ante la demora prolongada de la puesta en marcha de la venta de marihuana, surgen alternativas: clubes cannábicos ofrecen participar de catas aunque la ley lo prohíbe; el gobierno anunció que los sancionará
Embed
Vea la línea de tiempo

"Está bien, es ilegal que los extranjeros compren marihuana en Uruguay" pero en los tours se incluye "fumar en los escalones del Palacio Legislativo". Así es como se refiere el diario británico The Telegraph a Uruguay, en su nota titulada "Nueve lugares donde puedes fumar marihuana legamente (incluyendo Corea del Norte)".

La ley de regulación y control del cannabis aprobada en diciembre de 2013 con el impulso del expresidente José Mujica estableció la venta de esta droga en farmacias a uruguayos registrados, pero después de tres años esa medida aún no se pone en práctica. Sí es posible inscribirse para el autocultivo o crear clubes cannábicos, pero en ambas modalidades los extranjeros están excluidos. Pese a eso, los tours dirigidos para ellos son una realidad e incluyen, en muchos casos, la posibilidad de recibir información sobre la ley uruguaya, visitar clubes cannábicos y hasta participar de catas del producto local.

A raíz de una nota publicada por el diario La Nación el martes, en la que se hacía referencia a estos circuitos turísticos con catas en clubes cannábicos de Maldonado, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) publicó como noticia un resumen de las disposiciones sobre
clubes cannábicos que establece la ley para recordar lo que es ilegal.
"No me sorprendió (que haya tours con catas de marihuana). Alguna actividad de esta ha habido y han sido sancionados", dijo el secretario de la Junta Nacional de Drogas.
Además, el secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera, anunció que se sancionará al club. Olivera dijo a El Observador que aquellos clubes cannábicos que ofrezcan actividades y productos a quienes no sean sus miembros son pasibles de sanciones, aunque se negó a hablar de casos puntuales.

Indicó que el Ircca está realizando una "tarea de control" para ver qué clubes cannábicos están ofertando estas actividades y aplicar las sanciones correspondientes. "El Ircca puede sancionar con distintas medidas a clubes que ya están funcionando o eventualmente elevar a la Justicia situaciones de actividades (de agrupaciones) que no estén registradas (como clubes)", declaró Olivera a radio Uruguay.

Explicó que si son clubes registrados que han desvirtuado su función, el Ircca puede "suspender su actividad, retirarles la habilitación o confiscar la plantación que tengan".

Según la nota de La Nación, una agrupación denominada José Ignacio Social Club (balneario La Caracola) ofrece degustaciones y catas a extranjeros por US$ 250. Según detalla, el club ofrece platos elaborados por un chef italiano, piscina y cabalgatas.

Además, el club "acoge a una veintena de socios europeos, estadounidenses, argentinos, brasileños y uruguayos entregados al desprejuiciado ocio veraniego" –dice la nota de La Nación–, cuando la ley prohíbe que se inscriban extranjeros. El Observador intentó comunicarse con este club, pero en las últimas horas dio de baja sus redes sociales y eliminó los teléfonos de contacto.
"Quiero dejar en claro que no habrá turismo cannábico", dijo a El País el presidente Vázquez.
En la nota también se nombra al club Humos del Este, y a uno de sus socios fundadores, Oliver Cano, el cual trabaja de forma independiente junto a una agencia de viajes local –AGT– para la creación de tours sobre la regulación. El director de la agencia de viajes, Álvaro Jimeno, dijo que en ningún momento se pensó introducir catas al tour y que la idea es dar información sobre esta droga, "no hacer apología del consumo".

La ley uruguaya prohíbe "toda forma de publicidad, directa o indirecta, promoción, auspicio o patrocinio de los productos de cannabis psicoactivo".

A su vez, Cano aclaró a El Observador que el club Humos del Este no está relacionado con este tour ni con ningún otro, sino que se trata de una actividad propia.Admitió que existen varios tours de clubes cannábicos en Montevideo donde se ofrecen catas, aunque dijo que no conoce a ninguno de los organizadores.

El que fuma y no convida

Montevideo es el principal lugar de acción de los tours cannábicos. Uno de los que se ofrece en internet es MVD High, que por US$ 200 permite conocer la capital y la regulación.

Aunque en la web –escrita en inglés– no se aclara que se consume la droga durante el paseo, en el video promocional se puede ver a cinco personas fumando marihuana en las canteras del Parque Rodó. El responsable de la empresa organizadora, Marcos Algorta, dijo que desde setiembre de 2016 ya no están haciendo tours porque "demandaban mucho trabajo", aunque admitió que visitaban clubes cannábicos "amigos".

Durante un año, según Algorta, recibieron entre una y dos personas por semana. Al ser consultado sobre si era parte de la oferta del tour el consumo de marihuana, Algorta lo negó, aunque admitió que es posible que haya compartido su cigarrillo con algunos de los turistas.


Por su parte, la página de Facebook Montevideo Green Tours se ofrece como una agencia de viajes cannabis-friendly. Si bien el sitio aclara que no vende marihuana, ante la pregunta de si "convidaban" el producto, el sitio contesta: "el que fuma y no convida...".

El presidente Tabaré Vázquez dijo en entrevista con El País desde España en diciembre que "no habrá turismo cannábico" en Uruguay, algo que ha sido reiterado por diferentes autoridades de gobierno.
Entre las sanciones previstas para aquellos clubes que violen la reglamentación se encuentra la "multa desde 20 UR ($ 18.700) hasta 2.000 UR ($ 1.872.000), decomiso de la mercadería o de los elementos utilizados para cometer la infracción, destrucción de la mercadería cuando corresponda, suspensión del infractor en el registro correspondiente, inhabilitación temporal o permanente, clausura parcial o total, temporal o permanente, de los establecimientos y locales de los licenciatarios, sean propios o de terceros".


El Ministerio del Interior informó a principio de enero que la policía había allanado un club clandestino de cannabis en Bella Unión. En el operativo encontraron 18 cajones con 20 plantas grandes, 111 plantines germinados, dos rollos de supuesta sustancia vegetal, dos rifles, tres handies, una moto y una camioneta.

Olivera dijo a El Observador que en este caso, si bien el club había iniciado los trámites para su habilitación, al comenzar la producción antes de recibirla, incurrió en un delito, en el que actúa la justicia penal, de la misma forma en que lo haría con un narcotraficante.

Populares de la sección

Acerca del autor