Para flexibilizar jornada, se deberá "demostrar" que empresa está en crisis

Cámara de Industrias presentó su propuesta al Ministerio de Trabajo considerando preocupación del PIT-CNT
El PIT-CNT aceptó desde un primer momento la propuesta de la Cámara de Industrias (CIU) de generar un marco en el cual las empresas que atraviesan problemas críticos puedan reducir las horas de trabajo como alternativa al despido. Sin embargo, ponía reparos en que ese marco favoreciera su uso de manera indiscriminada y reclamaba que esa decisión se adoptara en un ámbito de negociación y con los números de las empresas sobre la mesa.

La propuesta presentada ayer por la gremial al Ministerio de Trabajo (MTSS), y a la que accedió El Obsrvador, sostiene que el mecanismo debe surgir "del acuerdo entre la empresa y su sindicato, o entre la empresa y sus trabajadores". Atendiendo a la preocupación del PIT-CNT por la transparencia de la información que demuestre la "coyuntura de crisis", la propuesta establece que "la empresa podrá demostrar sus dificultades a través de un certificado de contador público que acredite la disminución de las ventas, las declaraciones juradas ante DGI, estadísticas de exportación, etc."
El proyecto considera que luego de inscripto el acuerdo bipartito en el MTSS, el salario y otras remuneraciones se ajusten "proporcionalmente" respecto a la reducción del horario de trabajo. Si llegara a haber un despido durante la aplicación de la medida, "para la indemnización se tomará el salario correspondiente al horario completo".

La medida será "de aplicación temporal, renovable todas las veces necesarias que las partes acuerden". Además, contempla una propuesta del PIT-CNT que busca hacer uso de los fondos del Instituto Nacional Empleo y Formación Profesional (Inefop) para capacitar a los trabajadores mientras transcurra el período de reducción horaria.
Queja ante la OIT

El Ministerio de Trabajo, las cámaras empresariales y el PIT-CNT acordaron ayer volver a aplazar la queja presentada por las empresas ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y continuar negociando sobre los puntos que generan desacuerdo por la ley de Negociación Colectiva. Desde la central de trabajadores se afirma, sin embargo, que llegar a un acuerdo es "muy difícil".
Según afirma el texto firmado por las tres partes, la CIU y la Cámara Nacional de Comercio se comprometieron a solicitar a la OIT que la queja presentada en 2009, por la que se pedía modificar la ley para garantizar el respeto de los trabajadores no huelguistas y el derecho de la dirección de la empresa de ingresar en los locales ocupados, entre otros, no se incluya en la próxima conferencia internacional del trabajo, que se realizará desde el 30 de mayo en Ginebra.

Las partes acordaron además comenzar a negociar en forma tripartita desde el 1º de junio y hasta el 31 de diciembre sobre cuatro puntos, dos presentados por la parte empresarial, y que refieren a la queja presentada ante la OIT y al convenio internacional del trabajo 158, que refiere a los despidos con causal; y dos a propuesta de la central de trabajadores, de dos artículos de la ley de negociación colectiva sobre el derecho a la información y las cláusulas de paz.

El tratamiento de la queja en la OIT ya había sido aplazado en marzo de 2015 por un acuerdo con las partes, y en diciembre, el Ministerio de Trabajo presentó una propuesta para modificar cuatro de los siete puntos en los que la organización internacional había hecho recomendaciones a Uruguay. Ahora, según explicó a El Observador el presidente de la CIU, Wáshington Corallo, se resolvió dilatarla nuevamente ante un pedido de los trabajadores de tratar en forma integral los siete puntos.

Corallo reconoció que la negociación no va a ser fácil, pero que se hace un esfuerzo para acceder a un diálogo y que si no prospera se seguirá por otros caminos. Para las cámaras un punto clave son las ocupaciones, que los trabajadores ven como una extensión del derecho de huelga. Critican además el convenio 158, y aseguran que para la OIT es una ley que genera la disminución de puestos de trabajo.
El secretario del PIT-CNT, Marcelo Abdala, dijo a El Observador que la central defiende la ley de negociación colectiva y es muy difícil que haya un cambio de postura, ya que "los temas planteados son muy complejos", y es "muy difícil" llegar a un acuerdo. Las partes se reunirán de forma quincenal y recibirán apoyo de técnicos de la OIT.

Populares de la sección