Para IMM "no existe posibilidad de que haya una inconstitucionalidad" en uso de superávit para obras

El director de Recursos Financieros, Juan Voelker, interpretó que las amortizaciones extraordinarias no son las deudas corrientes

Luego de críticas de la oposición a la inversión de $900 millones del superávit de la Intendencia de Montevideo en obras por ser contraria a lo dispuesto en el artículo 302 de la Constitución, la comuna salió a defender su postura y afirma que lo que se busca es "frenar una iniciativa necesaria" para la ciudad.

En ese artículo, la Constitución establece que "todo superávit deberá ser íntegramente aplicado a amortizaciones extraordinarias de las obligaciones departamentales". La clave para la intendencia radica en qué se entiende entonces por "amortizaciones extraordinarias", aunque su postura difiere con la de expertos en Derecho Constitucional.

En entrevista con Informativo Sarandí, el director de Recursos Financieros de la IMM, Juan Voelker aseguró este jueves que la Constitución se refiere a deudas "que están por fuera de los plazos establecidos" y no a las deudas corrientes con proveedores.

A su entender, ese artículo no aplicaría para obligaciones que ya tienen una forma de pagarse. Ese tipo de obligaciones, explicó, tienen una fecha de pago y "no existe la posibilidad de que sean una amortización extraordinaria".

Para las deudas corrientes con proveedores, ejemplificó, los plazos de pago están establecidos y los fondos previstos en el Presupuesto. "Si en vez de pagar a 60 días decimos que pagamos al contado estaríamos violando los pliegos", afirmó Voelker. Siguiendo ese razonamiento, aseguró entonces que los fondos pueden destinarse a obras.

"Entendemos que no existe posibilidad de que haya una inconstitucionalidad en este tema", dijo el jerarca.

Vea también: IMM quiere gastar superávit en obras pero Constitución lo impide

Sin embargo, el abogado constitucionalista Martín Risso entiende que la Constitución es clara e interpreta lo contrario a los juristas consultados por la IMM. En declaraciones a Radio Carve aseguró este miércoles que si "existe una deuda de la intendencia pero que tiene que pagar en diciembre, se adelanta el pago haciendo una amortización extraordinaria. O sea que amortización extraordinaria es cualquier obligación de la intendencia y el hecho de que esté programado que haya un plazo para pagar o no, no cambia la cuestión", dijo.

Risso explicó que en las constituciones de 1934 y de 1942, ese artículo refería a que el superávit de las intendencias debía destinarse a la amortización de deuda pública, entendida como la emisión de títulos negociables. Sin embargo, fue modificado en 1952 "porque se quería que los superávit se destinaran en su totalidad al pago de cualquier obligación, sean programadas como dice (José) Korzeniak o no", señaló.

Para la comuna, el único caso en el que podría corresponder una amortización extraordinaria, sería "si la intendencia de Montevideo hubiera tenido una situación financiera más delicada y tuviera que haber recurrido a la línea de crédito con el BROU", dijo en tanto el director de Recursos Financieros, lo que no sucedió en 2016.

A juicio de la intendencia, tildar esa propuesta de inconstitucional es "ir rebuscando bibliotecas a los efectos de encontrar argumentos de frenar una iniciativa que es necesaria". "Es algo que carece de sentido", sentenció Voelker, que criticó al Partido Nacional por no haber apoyado las obras del Fondo Capital y por estar ahora en contra de invertir el superávit en obras.


Populares de la sección