Para Inumet, temporal ocurrió dentro de lo pronosticado

Un ciclón extratropical afectó a Montevideo y varios puntos de la costa

En la tormenta del 3 de enero pasado el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) quedó en la mira por no haber pronosticado a tiempo lo ocurrido. A un mes de ese hecho, un ciclón extratropical causó nuevos daños en la capital y la costa.

Sin embargo, en Inumet aseguran que el temporal del domingo ocurrió dentro de lo previsible y fue pronosticado en tiempo y forma.

El domingo a la hora 14.30, Inumet emitió una advertencia naranja por vientos fuertes de entre 75 y 90 kilómetros por hora y ocasionalmente superiores para seis departamentos al sur del país. En tanto, cercano a las 22, actualizó su advertencia, manteniendo el nivel de riesgo para Montevideo, Canelones, Maldonado y Rocha, pero por vientos de entre 75 y 120 km/h. Los peores destrozos se registraron en el aeropuerto de Melilla, entre la hora 16 y 18 y en el puerto de Punta del Este (ver recuadro).

Al ser consultado por El Observador el asesor del directorio de Inumet Mario Bidegain dijo que los niveles de vientos "estaban previstos", por lo que el fenómeno fue "bien pronosticado y seguido".

En Punta del Este superaron los 100 kilómetros por hora, mientras que en Montevideo y Colonia fueron de entre 95 y 98 kilómetros.

El experto señaló que se trató de un ciclón extratropical que tiene "una génesis diferente" a la tormenta ocurrida en enero, por la duración de los vientos. En aquella ocasión los vientos fueron de poca duración, mientras que en un ciclón pueden extenderse hasta por casi 24 horas. De todas formas, aclaró que el panorama no correspondía a una alerta roja ya que esta se utiliza cuando los vientos superan los 120 kilómetros por hora.

Los daños

La ciudad amaneció el lunes cubierta de hojas y ramas. "Siempre limpio todo el barrio, pero hoy no puedo solo", dijo a El Observador un vecino que con su escoba, pala y un tarro de helado juntaba las hojas que cubrían la vereda de la calle Capurro luego del temporal.

Fueron más de 700 los llamados registrados por la comuna, en su mayoría por caídas de árboles o ramas, aunque también hubo denuncias por fallas en el alumbrado, voladuras de cartelería o de techos. Por esa última causa 23 personas, la mayoría menores, debieron ser evacuados en la zona del Cerro y ayer en la tarde permanecían en esa situación. Además hubo evacuaciones en el barrio de Unión, informó Bomberos.


Según dijo a El Observador el director del Centro Coordinador de Emergencia (Cecoed) de Montevideo, Jorge Cuello, los vientos afectaron por igual a toda la ciudad.

"El árbol se partió a la mitad y destrozó mi casa y la del vecino", dijo a El Observador Clemencia, mientras hacía pasar hacia el fondo de su vivienda a los bomberos. Un tronco grueso y añejo estaba rajado justo al medio y las ramas de varios metros de largo habían caído sobre el techo de su casa y las de al lado (ver foto de tapa). Algunos vecinos habían salido a barrer sus veredas. Otros aprovecharon el temporal para acopiar leña: mientras algunos los llevaban bajo el brazo, junto al cementerio del Buceo, varios hombres llegaron a cargar un camión con los troncos caídos. En algunos casos, los vecinos se quejaron de que no era la primera vez que los árboles colapsaban en el barrio.

700 denuncias recibió la Intendencia de Montevideo por caída de árboles, ramas, voladura de techos o de cartelería entre el domingo 5 y el lunes 6.

A raíz del anterior temporal que derribó cientos de árboles, el ingeniero agrónomo y director interino de Arbolado de la IMM, Alfonso Arcos, dijo a El Observador que la intendencia está trabajando para sustituir las especies actuales por otras de menor porte, debido a que el daño por el impacto de los vientos es mayor cuanto más grande es el árbol.

El temporal también dejó 65 mil hogares sin luz. El 20% de estos seguía sin servicio ayer.

Destrozos en Melilla

Una de las situaciones más complicadas se dio en el aeropuerto de Melilla entre las 16 y las 18 del domingo. El viento arrancó el techo de uno de los hangares e hizo desplomar el de otro sobre tres aviones que estaban allí guardados. "Aquello desapareció todo", contó a El Observador el director del aeropuerto de Melilla, el teniente coronel aviador Fernando Cáceres. La parte de adelante del hangar yacía a varios metros, la otra mitad se voló hacia atrás y cayó sobre una plaza ubicada frente al aeropuerto. Los dos hangares afectados pertenecen al Aeroclub del Uruguay.

Fueron al menos cuatro los aviones que presentaron algún tipo de roturas, y ayer por la mañana comenzaba la evaluación de los daños. Según dijo Cáceres, los costos de reparación serán importantes, ya que hay que tirar abajo parte de la estructura, que sufre riesgo de colapso, y construir un local nuevo.



Populares de la sección